Buzón

El buzón

BuzónTodos tememos pequeños gestos que se convierten en manías que día a día repetimos de forma mecánica. No me refiero a las cosas ‘habituales’ como lavarnos los dientes sino a pequeñas manías propias. Por ejemplo una de mis sobrinas y su escalón.

La que era casa de mi madre, y que ahora es donde vivo, es un tercer piso sin ascensor. Hay que subir seis tramos de escalera para llegar a la puerta, que está justo junto a otro tramo para continuar la subida al cuarto piso. Mi sobrina tiene la manía de poner siempre un pie en el escalón que empieza el siguiente tramo de escalera y que no va a subir. Sólo un pie, un pequeño saltito que hace desde siempre. No recuerdo cuando empezó a hacerlo pero era muy pequeña y por supuesto lo sigue haciendo.

Son pequeñas manías que no hacen daño a nadie y que mantenemos. Yo, por ejemplo, miro siempre el buzón de casa antes de subir. O lo hacía, ahora con la edad a veces lo ignoro, pero durante años ha sido un gesto que he mantenido de manera inconsciente. Daba igual que fuera la tercera vez que pasaba en el día. Daba igual que fuera sábado, domingo, martes, las 3 de la madrugada… Echaba un vistazo. Y ese gesto ahora me recuerda casi cada día a mi ex.

Cuando estaba con ella por supuesto lo hacía. Miraba y si había correspondencia la recogía. Cada día. Cada vez que subíamos a casa. Nunca le di importancia. Ni siquiera era consciente de ello hasta que un día, cuando ya no estábamos bien en nuestra relación, me lo hizo saber claramente.

– ‘Pero si es domingo y lo has mirado esta mañana. ¿Por qué lo tienes que volver a mirar? Todos los días, cada vez que subimos, a mirar el buzón’ – me espetó cuando me separé de ella para mirar si había cartas.

No recuerdo las palabras exactas. Seguramente se colaría algún coño, cojones o similar porque no fue nada agradable la forma en que lo dijo, eso sí que lo recuerdo bien. No estábamos ya en nuestros mejores momentos. No recuerdo si aquel día veníamos discutiendo o de haber discutido hacía poco, pero recuerdo esa frase como si fuera ayer. Casi cada vez que miro si hay algo en el buzón recuerdo ese día y me acuerdo de ella. Extraño recordar tanto a alguien con quien has convivido tanto tiempo por algo tan poco agradable.

Me recuerda que todos tenemos manías. Me recuerda que la convivencia es dura. Me recuerda que lo que hoy es un detalle sin importancia los años lo pueden convertir en algo insoportable. Me recuerda ese monólogo del enorme Gila y el lunar.

Cosas sin importancia. Anécdotas que me gusta compartir con vosotros un sábado por la noche

15 thoughts on “El buzón”

  1. Me estás haciendo revisar a ver qué manías tengo!! xD Quizás la más tonta es al salir de casa, y revisar todos los bolsillos buscando llaves, cartera y móvil. Otras en el coche… pero como siempre voy solo, nadie se me ha quejado. xD

    Creo que tendemos a recordar lo malo con más vivencia porque nos marca más que una buena experiencia, siempre las tenemos presente porque queremos corregirlas y evitar que se repitan en el futuro.

    Un abrazo!!

    1. Manías tenemos todos, jajaja.

      Yo últimamente me centro más en recordar lo bueno, que hay mucho a mi alrededor por suerte. Me quedo con gestos y miradas pero si es verdad que en general las malas experiencias se graban más en la memoria. Intentemos que no sea así, ¿no?

      Un abrazo!

  2. Lo que vienen a ser las pequeñas manias, con el paso del tiempo se pueden hacer insoportables, y ademas aun es mas dificil aguantar lo de los demas, cosas que te hacen apreciar mas tus momentos a solas Dani.

    1. Con el tiempo. La cuestión es que hablamos de cuando teníamos veintipocos años y llevábamos apenas 2 años juntos. No es aún momento de tanto aborrecer una pequeña manía como esa. ¿O sí? No sé, dudo 🙂

      1. No es tiempo, pero se junto el pan con el hambre y lo pagaste con eso, si no, puede que hubiera salido otra cosa 2-3 dias mas tarde, no veo tan raro lo del buzon, de hecho yo el mio lo miro tambien a menudo,aunque SEPA que solo suelen ser facturas, recibos y propaganda, en fin, nunca se sabra del todo el motivo.

        1. Lo que dice Gabriela es lo que yo creo que pasó. Llega en momento en que no soportas a alguien y cualquier tontería es un mundo. Ese día lo exteriorizó y yo lo noté. Seguramente por eso tengo tan vivo ese Instante

  3. Las manías (de los demás). Cuando estamos bien, no las damos importancia. Incluso nos resultan graciosas. Pero, cuando estamos mal, se convierten en arma arrojadiza.
    Y quien no las tiene…

    1. Muy arrojadiza y con mucha fuerza. Fue un comentario muy muy despectivo. Quizás fue sencillamente la forma de sacar una ira contenida por otras razones.

  4. uff que post más difícil para una maníaca empedernida como yo. Que duro no? q te reprochen tus manías, q notes q ya no te soportan. Q desgaste de la relación. Lo siento mucho

    1. ‘Que notes que ya no te soportan’. Dura frase pero jamás lo hubiera expresado mejor. No son las manías lo que molestan, son las personas que las tienen las que las llegan a hacer desagradables

      Compartamos manías 🙂

      Besazo Gabriela!

    1. Mmmmm. Una amiga de mi hermana también recuerda como ni madre untaba el pan. Hoy, en honor a mi madre que hubiera cumplido 78 añazos hace unos días, voy a intentar hacer torrijas a su manera.

      Un abrazo, primo!

  5. Te lo han dicho ya por ahí arriba y yo también lo pienso: no era mirar el buzón lo que le molestaba. Podría haber sido cualquier otro detalle.

    Y manías tenemos todos xD Yo, por ejemplo, repito cada mañana las mismas acciones y en el mismo orden. Si un día por lo que sea me lavo los dientes antes de echarme colonia, por ejemplo, me lío y seguramente se me olvide hacer algo antes de salir xD

    1. jajajaja. Es cierto que en el momento que rompemos la rutina, por el motivo que sea, nos descolocamos y ya no damos pie con bola. Y sip, no es el buzón, es el cogerle manía a alguien. A mi también me pasa con una persona últimamente, que sus pequeños gestos me molestan. Y eso que no es convivencia ni relación de pareja, solo un conocido, pero ufff.

      Besos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.