Tiempos Modernos

Tiempos modernos

Tiempos ModernosCada día tengo menos aguante y cada día tengo menos paciencia. Cada día me carga más la gente que va con una cara y a la media vuelta todo cambia. La gente que raja a muerte y que en cuando la situación cambia todo son risas, cariños, besos… no lo aguanto. Y es un problema. Esa gente son las que tienen muchos «amigos» o vida social o como queráis llamarlo.

Yo no puedo. No puedo ver como un grupo de gente pasa días y semanas rajando de algo o de alguien y cuando se les da la oportunidad todo son silencios o incluso palabras contrarias. Como meses y meses de rajar se convierten en un «como nos queremos todos y vamos todos adelante» a las primeras de cambio con dos palabras bonitas. O ni eso, porque es que a veces no hacen falta ni esas dos palabras para que salten las arengas de «todos unidos, como nos queremos, a por todas» Y no puedo, no me sale. Me cuesta cambiar tan de repente de sentimientos. Puedo hacerlo, pero no tan fácil y no tras haber sentido que soy el culpable de muchos males. No puedo. No me sale. Me sale pensar, meterme en mi burbuja y replantearme cosas que supongo que no haré, pero no me sale ni mucho menos salir feliz a la lucha. Esas «arengas» extrañas no van conmigo.

Y no va conmigo la gente falsa, la gente que cambia de la noche al día según a quien tengan delante. O la gente que es capaz de pasar de quererte como si fueras su hermano/hijo/compañero del alma y que por un desliz te convierte en la persona más detestable del mundo. Todos tenemos fallos y los giros tan repentinos, en un sentido o en otro, no me gustan, me descolocan. Las cosas no cambian de la noche a la mañana. Las cosas cambian poco a poco.

¿Habéis visto la película Tiempos Modernos? Si, lo sé soy un carca. Habló no sólo de cine en blanco y negro, además hablo de cine MUDO!! Ahí es nada. Es de Charles Chaplin «Charlot». En el denuncia la mecanización del trabajo. Eso de que los hombres se convirtieran en autómatas en las cadenas de montaje. Repetir la misma tarea una y otra vez de manera mecánica. No pensar, no colaborar, no calentarse la cabeza. Hacer lo mismo una y otra vez. Deshumanizarse. Pues muchas veces me gustaría tener un trabajo así. Llegar, que me dieran mi trabajo, hacerlo y fuera. No pensar. Total ¿para qué? ¿Habéis visto lo feliz que está Charlot en la imagen? #PuesEso

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.