Al Cesar lo que es del Cesar

Supongo que ya me habréis leído mas de una vez rajando de mi empresa, de sus habitantes y de su jefe. Este post también va sobre mi empresa y sobre su jefe pero, sin que sirva de precendente, no es un post crítico sino todo lo contrario.

Hoy se ha descubierto una metedura de pata importante mía. Así de claro, la metí en su día hasta el sobaco. No voy a poner excusas porque no las hay. Que si, que mucho estrés, muchas cosas en la mochila, etc… pero al final la pata la he metido yo. Hace unos meses, no se como ocurrió, no contabilicé una factura. Una de mis múltiples funciones (de momento) en mi trabajo es llevar parte de la contabilidad, lo que es la introducción de datos. Luego lo que son balances, sacar datos y los trámites con Hacienda los lleva un gestor externo. En estos días se ha presentado un cuadre en hacienda en el que hay que decir lo que se ha facturado a cada cliente y lo que hemos comprado a cada proveedor, el 347, que a muchos os sonará a poco que trabajéis en una oficina.

La cosa ha ido razonablemente bien. Algún breve despiste por nuestra parte o de algún cliente o proveedor, pero todo solucionable y nada grave. Salvo con uno y, como no podía ser de otra forma, con una factura importante. A ver, importante para nosotros, que no manejamos facturas de cientos de miles de euros, lo mas es alguna de vez en cuando de unos pocos miles. Nosotros somos como los bazares chinos, poco importe pero mucha cantidad.

Pues precisamente en una de esas pocas grandes he metido la pata y no contabilicé la factura, con lo que ello supone de no declarar a Hacienda el importe de un IVA sustancioso. Error grave, lo se, pero se me escapó esa factura. No se si no le di al botón de grabar al terminar de contabilizarla o que pero el caso es que la tenía archivada como lista. Hoy hemos localizado la dichosa factura y ha tocado el turno de decírselo al jefe.

Con los antecedentes que mas o menos conocéis, pues me esperaba lo peor. Regañina, voces, llamarme de inútil para abajo, etc. Pues nada de eso señores. Dejemos una cosa clara: la solución es tan sencilla como presentar una corrección a hacienda y pagar lo que debió pagarse hace unos meses. No hay sanción, no hay que pagar mas sino solamente pagar ahora lo que se nos pasó pagar en su día. Así se lo hemos hecho ver el gestor y yo y la cosa ha quedado sencillamente ahí. Nada de gritos, nada de «como se te ha escapado», nada de «Para una cosa que haces»… nada de nada. Solo se ha puesto obviamente serio, ha dicho que se rectifique rápidamente y listo.

Y me ha encantado. A ver, por nuestras caras, especialmente la mía, se sabía que el trago era malo, que sabía perfectamente que había cometido un error, desde el primer momento lo he reconocido. ¿Que sentido tiene hacer leña del árbol caído? Sin embargo yo esperaba ese machaque y encontrar esa respuesta de aceptación de mis disculpas sin machacar ha sido para mi una buena cosa. Bastante mal lo he pasado y os puedo garantizar que si antes miraba 2 veces estas cosas, ahora lo mirare 4 o 5 para que no vuelva a suceder.

Espero que este sencillo hecho suponga que algo, finalmente está cambiando. Lo dudo mucho, supongo que habrá sido un lapsus pasajero, pero ojalá signifique que las cosas van a cambiar y la actitud respecto a los trabajadores empiecen a ser diferentes.

8 thoughts on “Al Cesar lo que es del Cesar”

  1. Yo no es que haya estado en muchos curros y en los que he estaod he tenido mis meteduras de pata en las que he salido más que avergonzado. Ahora bien, no sé si el mundo laboral es como lo pinta so que sólo es tu oficina en la que se insulta y se menosprecia así a la gente.

    Tengo miedo.

  2. Nooo, por suerte no es así. Yo he conocido bastantes empresas por mi anterior trabajo y la mayoría no es así, aunque la mía no es un casa único.

    Es una pena pero muchos jefes confunden motivar con putear, que no es lo mismo, aunque otros si saben cuando apretar y cuando aflojar un poco. Hay de todo en esta vida.

  3. Oye, ¿responderías a un par de puntos de mi curiosidad? Es que tengo varias dudas que están entre la mera curiosidad, valga la redundancia, y el poder situarte en el mundo físico y laboral. xD Siempre puedes borrar esto si te parece una propuesta indecente. Bueno, las dos dudas que más sueños me quitan por las noches son las siguientes: ¿de dónde eres y en qué trabajas?

  4. jajaja. La curiosidad mató al gato, Closto, jeje. Nada, yo solo rechazo los mensajes de publicidad, que por eso he puesto la moderacion. El resto, salen aqui 🙂

    Aunque esas preguntas van en contra de la base de internet, de eso del anominato y bla bla bla, como tengo facebook y todo eso, pos no me importa responder.

    Soy de Málaga y mi trabajo es de administrativo/ contable/ cajero/ almacenero/ repartidor/ cobrador/ informático/ telefonista/ …. en una empresa. Vamos, lo que vulgarmente se denomina «chico para todo» 🙂

    Saludos

  5. Soy un ávido del marujeo insustancial relativo a los ocnocidos o amigos. Es algo que me venía de serie, pero un amigo me lo ha multiplicado porque su afición es conocida en toda la ciudad xD.

    Ya lo siento si estaba fuera de lugar, pero llevaba años queriendo preguntártelo.

  6. La ostia ! Cada dia estoy mas contento y a la par mas orgulloso de la empresa en la que llevo unos meses currando. Es increible lo diferentes que pueden llegar a ser unos jefes de otros. Creo que si el empeño que unos usan en ser unos HIJOS DE LA GRANDISIMA PUTA lo dedicaran a ver como puede mejorar su empresa si cuidan un poco de los empleados esta crisis hace mucho tiempo que habria comenzado a remontar, seguro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.