45

4545 años cumplo hoy. Ahí es nada. Llevo varios días con lo de escribir un post al respecto en la cabeza y al final lo he dejado para última hora. Tranquilos, que no es para que me felicitéis. Es que me parece que una cifra tan redonda merece un algo, ¿no os parece? No suelo hacer balances por mis cumpleaños, o sí, no sé. Tengo lagunas. Soy más de hacerlo en septiembre que siempre he dicho que es cuando empieza el año realmente, pero hoy me apetece.

45 años no se cumplen todos los días. Ya he cubierto, con creces, el ecuador de mi vida y os tengo que decir una cosa que quizás suene a chulería pero que siento así: estoy mejor que nunca. Estos últimos meses me han hecho desembocar en unos 45 años la mar de esplendorosos. Este Dagarin no tiene nada que ver con el Dagarin de hace unos meses y menos aún con el de hace unos años. Y curiosamente viendo hoy Inside Out (del revés) me ha hecho asentar muchas de las cosas que llevo en mente estos días. No os contaré nada pero si tenéis ocasión vedla y reflexionad sobre los cientos de metáforas sobre la psicología humana que componen esa película.

Entre otras muchas cosas está una de las cosas que creo que me hacen sentir estos 45 años de una forma especial y es haberme dado cuenta que al final todo es cuestión de actitud en esta vida. La inmensa mayoría de las cosas no son buenas o malas sino que depende de como lo enfoques. Es como dice Estepy en su libro: el vaso no está medio lleno ni medio vacío solo está a la mitad. De ti depende como verlo. Creo que a esto me han llevado estos 45 años, a saber cambiar de perspectiva.

Básicamente he decidido, y lo llevo aplicando un tiempo, ser feliz. He decidido que he pasado un montón de tiempo preocupado, agobiado, martirizado… y ya. He clarificado mis prioridades y principalmente he puesto una por encima de todas las demás: yo. Así de simple. Quiero ser feliz y pienso aprovechar cada instante que se me presente para serlo. Y lo que me haga ser infeliz o bien lo eliminaré o, si no puedo eliminarlo, lo relativizaré. Ser feliz es una opción.

Me siento feliz conmigo. Me siento satisfecho con quien soy y lo que tengo. Sigo teniendo ambición y quiero tener más, por supuesto, pero no me obsesiona. Me siento contento con la gente que me rodea en general. Sé quien me quiere. Sé a quien quiero y por qué. No tengo muy claro lo que quiero pero sé perfectamente lo que NO quiero. Sé disfrutar lo que tengo, que no conformarme con lo que hay. Sé que las cosas no son blancas ni negras sino de miles de colores maravillosos. Sé que no existe nada perfecto pero disfruto todo lo bueno que me llega aún con sus imperfecciones.

Vale, confieso que quizás hago algo de trampa porque no estoy solo aunque a veces lo crea e incluso lo diga. Cuento con gente muy importante cerca que me llena de vida. Que ilumina cada día y enciende mi corazón. Si, ya sé que suena cursi pero es muy cierto. Hay gente que es capaz de sacar lo mejor de uno mismo y he tenido la suerte de topar con gente. Gente que sabe que no te tiene que sacarme una sonrisa el día que estoy mal sino simplemente estar ahí y escuchar. Sin condescendencia, sin pena ni lástima, sólo escuchar. Teniendo gente así cerca es tan fácil ser feliz. Sabes que eso es lo único importante: que personas así te quiera como tú a ellas te llena de energía y te hace sentir que no lo estás haciendo nada mal. Eso si, valorando y reforzando siempre mi yo, sabiendo que la dependencia no es buena consejera y que con 45 años uno debe saber valerse, en todos los sentidos, por si mismo.

45 años dan tranquilidad. Dan seguridad. Dan esa capacidad de pasar de lo que no te interesa y dar toda la importancia a lo realmente valioso. Y empezando por uno mismo, lo más importante en esta vida son las personas. Me siento afortunado de tener a ciertas personas cercas. Por supuesto no daré nombres pero sé que no hace falta.

Mencantan mis 45 años. No sé lo que queda por venir pero con todo lo bueno y lo malo que he pasado sé que estoy viviendo ahora mi mejor momento. Lo sé con la seguridad y la consciencia de que nada es perfecto pero estoy genial con todo lo bueno y no tan bueno de este momento. Así que lleguen 45 más!!

También puede que te interese...

  • La habitación de los porros18 septiembre, 2015 La habitación de los porros (8)
    Hubo un tiempo en mi vida en que tuve mi propia casa, no sé si os lo había contado. Tan […]
  • De por qué nos gustan Batman y el Atleti4 mayo, 2016 De por qué nos gustan Batman y el Atleti (4)
    Vale, confieso que yo, que no es que sea anti-fútbol del todo pero tampoco amante del […]
  • Da igual1 mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Llorar2 mayo, 2015 Llorar (8)
    ¿Soléis llorar con facilidad? Y no cuenta que se os escape una lágrima, o unas cuantas, […]
  • Cambiar26 febrero, 2016 Cambiar (19)
    ¿Cuánto tiempo necesitamos para cambiar? ¿Cuánto podemos cambiar? ¿Llega un punto en […]

13 thoughts on “45”

    1. Muchas gracias, Gabi. Espero que haya sido leve. Las lecciones las va dando la vida. Hay que saber escucharla y estar atentos en clase. Estoy convencido de que tu también tienes muchas por compartir.

      Un abrazo, un besazo y me tomo algo a tu salud luego!

  1. Que sigan mejorando las cosas, felicidades Dani, estaremos por aqui, y ya te contare que tal uno de los estrenos que mas ansio de la temporada, Inside Out pinta spectacular, y Pixar llevaba 3 pelis seguidas decepcionandome un poco

    1. Suele ocurrir que cuando esperas mucho de una peli te decepciona. Esperaba mucho de esta peli y no sólo no me ha decepcionado sino que ha superado todas mis expectativas. Para mi, de lo mejor de Pixar sin ninguna duda. Muy lejos ser un mero producto comercial pese a que los personajes son tan adorables que quiero un peluche de cada uno. Ya me contarás

  2. Pues te cuento ya, no se si es la mejor de Pixar, si la mas adulta, me ha encantado, asi, sin mas, es genial, hace pensar, conmovedora (y Lava a primera vista es moñas, pero me ha resultado preciosa)

Deja un comentario