It just works (simplemente funciona)

Perdonad que empiece con un título en inglés pero se trata de una frase que durante muchos años ha tenido por bandera Apple, aunque no recuerdo haberla escuchado últimamente en sus presentaciones, y creo correcto destacarla primero en versión original. Ese ha sido su lema y esa es la razón por la que, desde que he vuelto al iPhone hace unas semanas, soy feliz. Porque it just works, simplemente funciona.

Mi marcha a Android

Hace algo más de un año decidí abandonar el mundo iPhone y pasarme a Android. Eso que le vas dando vueltas a las maravillas que te cuentan y que ves a los demás y te apetece probarlo. Se juntó con un par de malas experiencias con mi iPhone, que no con Apple en general, y que darían para algún post que no sé si tengo escrito.

Aún en iOS uso bastantes servicios de Google. Su correo, los contactos, algo de sus Google Docs… Usarlos en el sistema de Apple es francamente sencillo pero siempre tenía la impresión de que me perdía algo. Estaba convencido de que usar esos y el resto de servicios de Google en su propia plataforma sería aún más gratificante así que me decidí por un Huawei P3 Pro por su gran cámara y porque no quería probar un móvil de 200 € para que luego vinieran los listos de turno a decir que no puedo comparar un iPhone de 1000 pavos con un Android de 200. 

Migrando a Android

Tener ya lo más importante en servicios de Google facilita mucho la migración. Por supuesto que la base es sencilla. Mi cuenta de Google (en mi caso G-Suite, lo que marca una gran diferencia que ya os contaré) y recuperas lo básico. Configuración de Chrome, correos, YouTube, contactos, notas de Keep…. Alguna cosa se queda por el camino, como las copias del maldito Guasap, que en el iPhone se hacen en iCloud, el sistema de Apple, y no puedes acceder a ellas desde Android, pero nada supuso una crisis importante y estaba previsto.

No me voy a explayar sobre las incidencias de un cambio así, que las hay y ya os digo que estaban todas previstas, porque no quiero hacer un tratado sobre migración  iOS/Android, a no ser que os apetezca que lo haga y me lo hagáis saber en los comentarios, pero os digo que en general es posible y con un poco de cuidado no pierdes nada. Fotos, correos, contactos, documentos… para mi con eso basta.

A partir de ahí, cuando parece que todo va a ir como la seda, es cuando empiezas a toparte con la realidad de Android.

Simplemente no ha funcionado.

It doesn’t work. Simplemente no funciona. Al menos para mí. La primera dura realidad es esa, no funciona. No al menos como yo quiero. Muchas cosas que en Apple funcionaban en mi Huawei no.

Empezando por algo tan aparentemente sencillo como que las fotos que hago se suban automáticamente a mi cuenta de Dropbox. Sólo sube las de la cámara, nada de las que recibes por guasap u otras fuentes por ese sistema que tiene Android de organizar las cosas. Fue mi primer escollo que consideré importante, pero hay muchos más. Si, existe Google Fotos, Amazon Photos, OneDrive… pero ya empezamos con los cambios porque algo, que debería funcionar igual, no funciona.

Los recordatorios no he conseguido que se disparen por ubicación. No funcionan, así de sencillo, y así lo leí en los foros de Google. Tampoco las automatizaciones que tengo para la domótica con la app Hue de Phillips van bien, funcionan cuando les da la gana. Se ve que Android desconecta el GPS, o le quita frecuencia o vaya usted a saber qué hace, pero la cuestión es que de 10 veces funciona 2, si es que llega. Lo cual da más rabia porque si un día funciona….

Y como esas podría contaros decenas de cosas que no he conseguido que funcionen. Que aparentemente deben hacerlo, que son sencillas, pero no hay manera.

Luchando contra gigantes

Por supuesto he disfrutado mucho mi Huawei. Una cámara maravillosa, buenos videos, fluido, rápido… pero tengo la sensación de haber pasado un año luchando contra gigantes.

Cada cosa que se salía tan sólo un poco de lo normal se convertía en una lucha para hacer que funcionara. Videos a cámara lenta, las activaciones por posicionamiento, las copias de seguridad «a mi manera»… tantas y tantas cosas que me suponían una lucha tras otra para configurar.

Tampoco soy de los que dejo que Apple lo haga todo por mí. Ya os digo que tengo copias de mis fotos archivadas a mi manera en mis carpetas, además de tener la que él me hace a su manera. No uso apenas ningún programa suyo como correo (uso Spark), calendario (uso Google Calendar), Música (uso Spotify), Podcast (utilizo PocketCast)… y así bastantes. No vivo anclado al ecosistema Apple pero todo lo que instalo funciona y se integra a la perfección. Muchísimo más que en Android, y os lo digo con conocimiento de causa.

It just works

Es un lema que Apple debería volver a recalcar. Es el espíritu de la marca que me hace vivir disfrutando la tecnología y no luchando para que funcione. Simplemente funciona. Hace lo que le digo, sin más. No sé como, ni me interesa. No puedo programar scripts, no es código abierto, no puedo acceder a cada archivo del sistema… ni falta que me hace.

Yo sólo quiero que funcione bien. Y ahora siento que mi móvil funciona.

2 thoughts on “It just works (simplemente funciona)”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.