Colas

ColasJusto enfrente de mi oficina hay un banco de alimentos. Lo inauguraron hace unos meses, no recuerdo cuantos, y abre dos días en semana, martes y jueves, a las 5 de la tarde. Desde las 3 ya suele haber gente esperando. A la hora de la apertura, la cola es más que considerable.

Confieso que no sé como funciona. Nunca he querido preguntar como es eso de tener que hacer cola para comprar artículos de primera necesidad para llegar a fin de mes. Porque de eso se trata, de una cola para poder sobrevivir. La gente que está ahí no va a comprar el último iPhone, el Galaxy S6 o entradas para un concierto del grupo de moda. La gente que forma esa cola necesita leche, pan, azúcar, sal, legumbres…. cosas que todos nosotros tenemos en casa y que usamos sin pensar. Damos por hecho que estarán ahí siempre.

Ayer vi de nuevo esa cola y he vuelto a pensar en eso, qué diferentes son unas colas y otras. Cuantas colas «absurdas» hacemos o hemos hecho en nuestra vida por tonterías. Esas colas de personas mayores en el banco a las 7 de la mañana para entrar los primeros como si la vida se les fuera en ello. Las de los niños en El Corte Inglés o la FNAC porque está el youtuber de moda firmando camisetas o simplemente haciéndose selfies.

Incluso me pregunto cuantas de esas personas que ahora guardan esa triste cola para poder comprar comida han estado antes en las otras colas, considerando que se les iba la vida en conseguir los primeros la PS3 para sus hijos el día que se ponía a la venta, sin imaginar que acabarían en esas tristes circunstancias.

Que poca importancia damos a nuestra felicidad cotidiana, a lo que tenemos. Cuanto tiempo perdido en tonterías y cuantas preocupaciones absurdas. En fin, reflexiones de un miércoles por la mañana. No os preocupéis, que no volverá a ocurrir 😉

7 thoughts on “Colas”

  1. Hay colas tristes como ésta y las hay absurdas como cuando te apuntan para pillar mesa en un bar, esperando de pie a que alguien termine de comer. Yo es que no las soporto, no soy de las que esperan ni soy de las que ya estoy sentada terminando de comer, porque adoro las charlas de sobremesa y no me gusta que esté gente mirándome, por lo que en cualquiera de los casos abandono. Tampoco he hecho nunca cola para ver a otra persona por muy famosa que sea ni he pedido autógrafos, que a mi tampoco me los piden…. pero esa, la de la foto, esa es muy triste y muy bonita a la vez. Yo veo gente necesitada y gente solidaria que se dan la mano. Me ha gustado el post y te animo a que un día preguntes cómo funciona desde dentro y desde fuera, desde la solidaridad y desde la necesidad…. y ya nos cuentas.
    Beso

    1. Se entendía todo pero creo que he corregido un par de cosas que se habían colado.

      Lo cierto es que estos malos momentos sacan lo mejor de muchas personas dispuestas a dar lo que casi no tienen o como poco su tiempo, ese bien que es tan escaso, para tender una mano a los demás.

      Lo de las colas de los restaurantes, hice un (por primera vez) no hace mucho y una y no más santo Tomás. Que horror. Ya entramos sin ganas. Y de famosos… ni un autógrafo tengo tampoco oye. No es algo que me motive especialmente. Lo bonito de los famosos llega a ser cuando tienes ocasión de conocerles y ver que son personas normales. Bueno, si que tengo un autógrafo pero esa es una bonita historia para un post de esos que a veces se me escapan por la noche 😉

      Beso Paula!!!

      PD: Igual un día entro a preguntar y os cuento como funciona. Me has motivado a hacer un poco de reportero 🙂

  2. Y aún en esas colas llenas de solidaridad como dice Paula, se pueden ver escenas digamos surrealistas, cuando ves a alguien con el último modelo de smartphone que te hace cuestionarte las prioridades de la gente.

    Hacer cola?? Una vez, para comprar entradas para un partido de la sub ’21 y se acabaron en mis narices 😛 No he hecho cola ni para entrar en los conciertos, cervezas antes y ya entraré, que la entrada la tengo. Y en cuanto a autógrafos, soy tan flojo que hice fotocopias a los que pidió un colega a los jugadores de la España de basket cuando se concentraban aquí; no soy nada mitomano.

    Un abrazo!!

    1. Lo de las fotocopias me lo apunto jajajaja.

      Lo de los conciertos ne ha recordado los trenes. Esa gente haciendo cola para entrar o salir los primeros. Pero si el asiento está resevado y no por entrar antes el tren va a salir mas pronto. Si es que nl tenemos remedio

      Un abrazo!!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.