Propósitos para el 2014(IV): Cuidarme

PropositosEs un clásico entre los propósitos de año nuevo. Las dietas, el gimnasio, perder esos kilos y ponerte en forma… Los señores de los centros de fitness están ya reforzando plantillas como locos en previsión de la operación Post-Turrones. Ya luego vendrán las operaciones buñuelo, bikini y demás. Que todos sabemos que estos propósitos nos duran 2 telediarios como mucho a casi todos.

Mi propósito no llega a tanto. No pretendo ponerme a dieta radical ni voy a macharcame 2 horas diarias en el gimnasio. Lo mio ya no tiene demasiado arreglo y a estas alturas la única tableta de chocolate a la que puedo aspirar es a la de Nestlé. Con cariño y disfrutándola pero solo a eso. Pero a lo que si puedo aspirar es a empezar caminando cada día una horita al salir del trabajo mientras escucho mi músiquita o quizás, solo quizás, empiece a aficionarme a los Podcast que dice la gente que está muy chulo. Y quizás, solo quizás, dentro de un mesecito me apetezca correr un poco en vez de caminar. Y oxigenarme (aunque sea en la ciudad) y sudar un poco. Y puede que me apetezca hacer algunos estiramientos o ejercicios en esas máquinas que hay por el paseo marítimo de Málaga y que no me pilla demasiado lejos (quizás 15 minutos andando). Quizás, eh, solo quizás.

También hago propósito de cuidar mi alimentación. De comprar más verduras para hacerme ensaladas sin esas salsas de queso que tanto me gustan a mi. Y sin picatostes aceitosos. Y volver a cogerle el gusto al pollo a la plancha con su poquito de pimienta recién molida. Y si tengo que comer en el trabajo, que eso por ahora seguirá ocurriendo, pues igual me da por pedirme algo de pescado a la plancha con su verdurita cocida de guarnición en vez de unas albóndigas en salsa de almendras con patatas fritas. Y que el café de la mañana sea con leche de Soja o con Leche sin lactosa desnatada en vez de la leche de toda la vida.

Claro que llegará el fin de semana y si quedo con los amigos me tomaré una cerveza bien fresquita y no una cocacola zero sin cafeína, que eso ni es cocacola ni na de na. Ya os lo he dicho, no es mi objetivo convertirme en el terror de las chicas, pero si quiero cuidarme. Por salud, por mi, por sentirme bien. Por, como dije ayer, quererme más. Y ese poquito de ejercicio sé que lo necesito y me vendrá de lujo.

Si dejé de fumar puedo con todo.

Pero ojo, que esto será en el 2014, que esta noche me pegaré el habitual atracón de comer de nochebuena como espero que hagáis todos vosotros. Como no podía ser menos, desde este rinconcito Dagarin os desea que paséis una muy feliz Nochebuena. Disfrutad. Añorad lo justo a los que no están y disfrutad de los que estéis. Un abrazo a todos!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.