Cuando Harry encontró a Sally

Anoche sufrí, como ya saben los compañeros twiteros, la primera crisis de ideas blogueras. La falta de costumbre de estar tanto tiempo si escribir me bloqueó totalmente anoche y, aunque las ideas se agolpaban en mi mente luchando por salir, fui incapaz de domarlas y hacerlas salir ordenadamente, así que me rendí a mi incapacidad y me dispuse a meterme en la cama. Nada de tele, que me estoy dando cuenta que se puede vivir perfectamente sin ella, y tampoco me apetecía leer, así que me decanté por una película.

Ya os dije también por twiter que siempre he sido un gran coleccionista de cine. Bueno, siempre no. Siempre he visto mucho, pero mi afán coleccionista comenzó con el DVD y con el ha muerto. Siempre me negué a comprar cintas porque no queria atesorar algo que sabía que era materialmente imposible que durase. Por sus características, una cinta se iba a acabar deteriorando y me negaba a tener un montón de cintas que con el paso del tiempo no servirían para nada. El DVD por fin se convirtió en el standar para los siglos de los siglos, así que comencé a atesorar.

Películas que por unos u otros motivos eran importantes para mi. Que me gustaban, que eran obras de arte (siempre a mi modesto entender) o simplemente que me divertían. Un buen puñado de DVD’s tengo almacenados, una colección de lo mas heterogénea, desde Blancanieves o Fantasía (recientemente actualizada a Blue Ray) pasando por El Padrino, Gladiator, la saga de La Guerra de las Galaxias, o series como Ally McBeal. De todo.

Y dentro de este de todo, está, por supuesto, Cuando Harry encontró a Sally. ¿Por qué esta película? No lo se bien, pero si es cierto que es la única que personalmente compré incluso en cinta de VHS en su momento, luego pasó a DVD y seguramente acabe cayendo también en BD. Nunca me molesta verla. Siempre me divierte, siempre me hace pensar para mi mismo «que razón tiene Harry» o «Que razón tiene Sally».

Se que en si es una película muy ñoña. Típica comedia romántica de los 90. Bueno, es del 89 y prácticamente inició el boom del genero en esa década y lo modernizó un poco, con total respeto a los clásicos como demuestran las diversas alusiones a Casablanca en esta película. Marcó el rumbo de los primeros años importantes de la carrera de Meg Ryan como reina de la comedia romántica, San Benito que creo que no acaba de quitarse del todo. Luego vinieron muchas similares, pero para mi ninguna se acercó a la maestría de esta.

La química entre Meg Ryan y Billy Cristal, la fluidez de sus diálogos, la forma de tratar la eterna guerra de sexos… ninguno de los intentos posteriores, repitiendo incluso director, guionistas y casi elenco interpretativo, está para mi a a la altura. Ni Sleepless in Seattle o You’ve got mail, ambas protagonizadas por Meg Ryan y Tom Hanks, por lo que fueron mucho mas taquilleras, llegan para mi a la altura de estos Harry y Sally.

atención spoilers—>
Técnicamente tiene una barbaridad de fallos, errores de racord (creo que se dice así), iluminación… pero todo lo suple el guión. Tiene escenas magistrales, como la declaración final de Harry a Sally, para mi la mejor declaración de amor nunca escrita en cine por su sencillez y efectividad, o ese desprecio al pobre Sheldon que, simplemente por llamarse así, ya no puede ser un buen amante, o la discusión post-encuentro de Harry con su ex, esa forma de analizar como cada uno lleva su ruptura…

Creo que mi visión de las relaciones hombre/mujer están absurdamente basadas en esta película. La dificultad de que hombres y mujeres sean solo amigos(imposible, según Harry), la importancia del sexo en una relación, que del amor al odio hay solo un paso, que una buena pareja tiene que ser complementaria y no dos personas iguales (mensaje subliminal para una psicologa asturiana que tenía un comentario pendiente, puede aprovechar este post). No hablo tanto de la parte romántica o tener que esperar casi 17 años en que una relación se consolide, pero si que coincido en muchos planteamientos que hace la película.

Supongo que la mayoría de los que visitáis este post la habréis visto, pero si hay algún despistado/a, que no deje de verla. Seguro que como poco os suena la escena en la que Meg Ryan finge un orgasmo en una cafetería y al terminar una señora (por cierto, la madre real del director de la película) le dice al camarero «tomaré lo mismo que ella». Esta escena ha salido mil veces y ha sido muy parodiada. Pero la película es mucho más. Tiene una banda sonora deliciosa, de la que os he dejado una muestra antes y otra al final, aparte del video de Sinatra que colgué anoche en Twitter. Algunas imágenes son visualmente preciosas, como la que inicia este post y que es uno de los carteles de la película. Y encima es una película muy light. Sus 90 y poco minutos, divertida (no os asustéis por lo que digo de relaciones, que no es nada sesudo) perfecta para verla cualquier tarde.

Para mi, como dije ayer, de mis películas favoritas. Si existieran películas de cabecera, como se dice con los libros, esta sería de MI película de cabecera. Si no la he visto 20 veeces, la he visto 30. Se que las hay mejores, yo mismo se que El padrino, especialmente la 2, es mucho mejor película que esta. Y otras muchas, pero esta para mi es especial. Y como me dijo una buena amiga twittera anoche, que sea mi favorita no significa que tenga que serlo de nadie mas. Así que aprovecho para preguntar:

Esta es mi película de cabecera. ¿Cual es la vuestra?

4 thoughts on “Cuando Harry encontró a Sally”

  1. Una de las mejores comedias románticas que he visto, trata genial la guerra de sexos, y la relación de los protagonista en fantástica. Es real, al contrario que lo que nos venden el 90% de las películas de este género.
    Y la declaración de amor final, otro puntazo.
    La disfruté mucho, sip.

  2. ¿Película de cabecera? En realidad serían muchas, pero voy a nombrar dos de entre mis favoritas. «El apartamento» de Billy Wilder, y «Con la muerte en los talones» de Alfred Hitchcock. Como ves, bien diferentes ambas, nada que ver la una con la otra.

    Y ya que nombras «El Padrino», he de decir que la trilogía también está entre mis favoritas, sobre todo la 1ª y la 2ª.

  3. Yo si tuviera que elegir alguna del padrino, me quedaba con la 2, aunque las 3 son obras maestras y la primera escena de la primera es espectacular.

    De el apartamento, supongo que ya sabes lo que pienso de ella y con la muerte en los talones, otro clásico sin duda,

    Cuanto buen cine se ha hecho.

    Saludos.

  4. Película de cabecera = a esa que nunca te cansas de ver no? Lo dicho, que no tiene que ser la misma para todos y que la película no tiene que ser la mejor del mundo, pero que te hace sentir de una manera especial cuando la ves.
    Es una gran película, a mi me gustó en su día y me sigue gustando.
    Si tuviese que decir alguna de esas películas que veo y reveo y nunca me canso, serían Love Actually y Amelie. Aunque, como en la música, todo depende del momento y tengo gustos muy diversos, esas dos, son las que cuando no me apetece ver nada nuevo o tengo un día tonto, ahí están para alegrarme el día ;).

    Saludos

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.