Pilar Rubio

Tengo que reconocer que Pilar Rubio, la nueva super-mega guapa oficial de Telecinco no era santo de mi devoción hasta hace unas semanas. En cuanto a lo de super-mega guapa, pues tampoco me parece que sea para tanto. Aparte de los ojazos que tiene, que si me parecen espectaculares, la veo una chica guapa normal, no entiendo que haya tanta locura con ella, la verdad. Aunque lo cierto es que siempre me han tirado mas por guapas bellezas no tan reconocidas como la de Pilar Rubio, pero ese creo que es problema mío.

El caso es que hace unas semanas, no recuerdo cuando, la vi en un programa de Telecinco, tampoco recuerdo cual, en una entrevista que le estaban haciendo promocionando el Mira Quien Baila (ups, perdón, Mas Que Baile, que si no me denuncia TVE). Allí estaba ella, con esos ojazos y con su eterna y perfecta sonrisa, aguantando estoicamente videos antiguos donde no era la sex-symbol que ahora se conoce y las embestidas, muy light, de un grupo de periodistas.

No es que la entrevista fuera a sacar trapos sucios, pero bueno, las pocas preguntas algo comprometidas las solventó con una sonrisa y un quiebro en la conversación que me dejaron maravillados. Y escuche de su boca un par de cosas que me llamaron la atención. Para empezar, la chica tiene mas de 30 años (creo que acaba de cumplir 34, pero no se la cifra exacta), que es roquera y que de inteligencia anda bastanta sobrada. Culpa mía, que suelo sucumbir al prejuicio de que las guapas oficiales son tontas, pero nada mas lejos de la realidad en este caso.

Y ya empecé a ver algunas cosas mas de ellas en otras cadenas y por ahí. Y la verdad es que me sorprendió principalmente su profesionalidad. Como guapa que es, tiene su novio del que nadie sabe nada, que parece muy reservada en lo personal. Y en varias entrevistas han querido sacarle el tema y eso, pero ella siempre se escabulle con una sonrisa y con alguna tontería para dejar encantado al entrevistador/a y no responder. Y lo mismo le da que sea un acto oficial como que la pillen por la calle o en mitad de los pasillos. Siempre saca a relucir su cara sonrisa a quien sea y responde a todo el mundo.

No se si es algo que le haya dado su etapa de reportera de calle con Se lo que hicisteis… pero el caso es que nunca le he visto un mal gesto. Y es algo digno de admirar. Tiene que ser horroroso ser famoso, que estés comprando papel higiénico en el DIA y se te acerque un reportero a hacerte preguntas indiscretas. Lo entiendo, pero creo que los famosos tienen que entender que eso va con el puesto. Lo mismo que tienen muchas ventajas y cosas buenas, sin duda esa es una de las partes malas de la fama. Pero parece que a muchos se le olvida y cuando llega un reportero lo mandan a freir esparragos o vemos esas habituales escenas de borderia que pueblan las televisiones.

Entiendo que sea incómodo, pero a mi no se me acerca nadie a preguntarme nada incómodo. ¿Por qué? Pues porqué no soy famoso. Tampoco tengo casa de lujo ni puedo ponerme cada día ropa diferente, pero por eso a nadie le interesa mi intimidad.

Creo que muchos famosos de alto y bajo postín deberían recibir un cursillo acelerado de educación y buenas formas con la prensa de Pilar Rubio, que para mi se está convirtiendo en una profesional como la copa de un pino. Que lo mismo te sale a la calle a meter micro a quien sea que se planta en un plató a bailar lo que le echen, que te responde lo que sea o no te responde con educación. Un espejo en el que deberían mirarse todos esos famosos y pseudofamosos que quieren vivir de salir en la tele.

Olé por Pilar Rubio.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.