Mi vida digital especial Navidad. Alexa. Un ejemplo práctico paso a paso

Cuenta la leyenda que a día de hoy, 2.018, todavía hay empresas que dan paga extra de Navidad. Continúa la leyenda diciendo que esas personas que las reciben dedican ese dinerillo extra a llenar sus mesas de opíparas viandas, agasajan a sus comensales con jamón y vino del bueno. Cuentan que esos afortunados dedican parte de esa paga a ayudar a Papá Noel para que pueda hacer buenos regalitos así que para ellos y para los que quieren tener una Alexa en su vida, va este post.

Inicié esta serie de entradas para contaros mi experiencia con la domótica que está siendo larga e intensa. Tanto la serie de capítulos como mi experiencia en sí. Pero en estas fechas esos afortunados que quieran iniciarse igual necesitan una ayuda más directa y sencilla sobre qué necesitan para empezar y no tienen tiempo de leer todos estos tochos. Para vosotros, los que queréis pedir a Papa Noel o a los reyes un kit completo para comenzar con la vida digital, va este post directo y al grano: Qué necesitáis y cuánto os costará.

Vamos al lío.

¿Qué necesito para empezar?

Voy a poner un ejemplo práctico de lo que para mí seria un kit básico: Una luz ambiental en el salón y un asistente digital. Voy a optar por la solución Tradfri de Ikea que, aunque no es la mejor, sí que es la más barata y funciona perfectamente. Respecto al asistente, me quedo con Alexa ya que es mucho más versátil para cuestiones domóticas.

Aquí tenéis la lista de la compra para Papá Noel. Con enlaces y precios a día de hoy 20 de Diciembre de 2018.

  • Kit de bombilla + control remoto Ikea Tradfri. 24,99 €. Enlace a la web de Ikea. Opto por este kit y no otro aún más barato porque la lámpara es regulable en intensidad y tono, lo cual viene muy bien para dar un ambiente acogedor en el salón a la hora de ver la tele, por ejemplo.
  • Pasarela Tradfri. 29,99 €. Enlace a la web de Ikea. Imprescindible como hemos visto en otras entradas si queréis tener acceso al control de voz desde algún asistente.
  • Amazon Echo. 64,99 € Enlace a la web de Amazon. ¡Atención! Esta es una buena oferta navideña de Amazon, este precio es sólo temporal. Lo normal hubiera sido recomendar un Echo Dot pero su precio es de 59,99 €. Si no tenéis problema por la diferencia de tamaño, por 5 € tenéis un altavoz con mucho mejor sonido. Si la oferta ha terminado cuando lo compréis, optad por la versión Dot (enlace a la web de Amazon)

Precio total: 119,97 €

Por menos de 120,00 € comenzáis en este mundillo de la digitalización de vuestra casa y sentáis las bases para poco a poco ir comprando las bombillas que necesitéis, sensores de presencia, interruptores, enchufes… esto es sólo el comienzo.

Configurando el DagaKit

Con ese kit lo tenéis todo. A partir de ahora os cuento cómo configurarlo y será más largo pero espero que os aclare todas las dudas que podáis tener si estáis pensando iniciaros. Me he permitido darle hasta nombre y ponerlo en funcionamiento os aseguro que va a ser de lo más sencillo. Vamos por orden y debemos empezar por la iluminación.

La pasarela Tradfri

La instalación es de lo más sencilla. Viene con un cable de red y un alimentador de corriente. Sólo tenemos que conectar el cable de corriente (un Micro USB normal a la pared) y el cable de red al router. Abrir la pasarela, conectarlo, ver que se encienden las luces y cerrar. Incluso podéis guardar el trozo de cable que sobra dentro de la pasarela.

A partir de ahí, descargáis la aplicación Tradfri para vuestro smartphone (hay versiones para iOS y Android) y en cuanto la abráis sólo tenéis que seguir las instrucciones en pantalla para que la detecte y configure. Fácil y sencillo, no tiene más complicación.

El control remoto

Cómo os conté en su día, para añadir bombillas a la pasarela necesitáis un control remoto (o sensor, pero de eso no toca hablar aquí porque no lo tenemos en el kit). Por tanto antes de nada debemos conectar el control remoto a la pasarela. El proceso no es nada complicado.

Antes de nada, os recomiendo resetear el control remoto. Para ello quitáis la tapa trasera, donde está la pila y pulsáis 5 veces el botón de sincronización que trae. Una luz roja parpadeará en el frontal del control y en 10 segundos lo tenéis listo. De todas formas, estas instrucciones os la dará el software Tradfri cuando vayáis a conectarlo a la pasarela.

Para emparejarlo con la pasarela debéis abrir el software en vuestro móvil y decirle que vais a agregar nuevos dispositivos. Os preguntará qué dispositivo y le indicáis que es un control remoto (hablo siempre del DagaKit). Os dará gráficamente las instrucciones pero en esencia se trata de pulsar el botón que hay dentro del controlador hasta que una luz de la pasarela parpadea. En unos segundos veréis aparecer el control en la aplicación del móvil. Sólo debéis ponerle un nombre y listo. Fácil y para toda la familia.

La bombilla

Ya casi hemos terminado con la iluminación, sólo nos queda la bombilla. Basta con cambiar la bombilla que tengamos conectada en la lámpara que sea por la nueva. Ya funcionará normalmente con el botón de encendido y apagado. Nos queda conectarla al control remoto y la pasarela, que es el mismo paso. Abrimos otra vez el software de Ikea, vamos a agregar dispositivos y esta vez le decimos que es una bombilla. De nuevo tenemos todas las instrucciones en pantalla.

Basta con encender la bombilla desde el interruptor de corriente normal, acercar el control remoto a la bombilla (a unos 2cm) y presionar el botón de antes junto a la pila. En un instante la bombilla empieza a parpadear. Dejamos apretado el botón hasta que el software nos confirme que ha reconocido la bombilla y sólo tenemos que darle un nombre.

A partir de ese momento la bombilla la debemos controlar con el control remoto o la aplicación. Hay que tener en cuenta que si apagamos la bombilla desde el interruptor no podemos encenderla desde el mando. No os preocupéis no hay que volver a configurarla pero la costumbre nos lleva al principio a apagarla del interruptor y no debemos hacerlo

El software

La aplicación Tradfri es sencilla, demasiado sencilla para mi gusto. Ya tenemos los dispositivos conectados así que sólo debemos cambiarles los nombres para que sean más claro para nosotros. De momento tenemos sólo dos dispositivos pero no está de más crear una habitación y agruparlos. Como el gusanillo os pique os aseguro que en nada empezaréis a cambiar bombillas por toda la casa (cada bombilla suelta cuesta entre 8 € y 20 € dependiendo del tipo de bombilla).

También podéis programar algunas rutinas por horas para que las luces se enciendan y apaguen en determinados momentos. Práctico si vais a iros de vacaciones para simular que hay alguien en casa, pero es todo muy simple, ni de lejos permite el control que permite el software de Phillips pero también es cierto que cada vez que entro en la aplicación algo ha mejorado y sobre todo ha ganado muchísima estabilidad.

Alexa

Antes de nada, igual os preguntáis porqué me he decantado por Amazon en lugar de Google y os lo explico rápidamente: la gestión domótica de Alexa es muy superior a la de Google a día de escritura de este post. El reconocimiento vocal de Google y su Inteligencia Artificial son superiores pero dado que el principal uso que le doy a mi asistente es la domótica, y en este kit lo estamos centrando en eso, he optado sin duda por Alexa. Son muchos pequeños detalles que ya contaré en su momento pero por ahora basta decir que es bastante más cómodo para este uso y en general tiene poco que envidiar a Google.

Configurarlo por supuesto no tiene ningún misterio. Bajad la aplicación Alexa a vuestro móvil, os registráis con vuestra cuenta de Amazon y cogerá la red WIFI que tengáis en vuestro móvil para usarla en los dispositivos por defecto. De hecho, es curioso pero aunque no lo tengáis configurado ni lo hayáis conectado, Amazon es quien os lo ha venido y ya ha agregado el dispositivo en cuestión a vuestra lista de dispositivos por lo que no tenéis ni que hacer búsquedas del dispositivo.

Una vez descargada, conectad el Echo a la corriente. Os saluda en varios idiomas, recoge la configuración de WIFI e idioma que hayáis puesto en la App, se actualiza a la última versión de software disponible y voilá, ya tenéis a Alexa a vuestro servicio. Dedicad unos minutos a configurarle vuestro calendario, vuestra lista de la compra, donde vivís, vuestro servicio de noticias favorito, vuestra cuenta de Spotify si tenéis… Recordad que es todo un asistente digital que os puede ser muy útil para muchísimas más cosas más allá de encender y apagar luces con la voz.

 Alexa, enciende el Salón

Ya sólo nos queda el último paso, decirle a Alexa las luces que tenemos en casa. La forma que tiene Alexa de aprender cosas nuevas son las Skills, pequeños programas que le dicen a Alexa lo que tiene que hacer. Desde buscar recetas, poner videos o, en nuestro caso, qué luces tenemos y cómo funciona. Sabiendo eso, la cosa parece sencilla: necesitamos una Skill para las luces Tradfri.

Basta con irnos al menú, la sección skills y veremos desde un Trivial a aplicaciones sobre el tiempo. Buscamos «Tradfri» en el buscador de skills y lo descargamos. Vamos a nuestra aplicación Tradfri y en la sección de configuración vamos al apartado Integraciones y seleccionamos Alexa. Vinculamos la aplicación con nuestra cuenta de Alexa, la que usamos antes que es nuestra cuenta de Amazon, y listo.

Tendremos en Alexa, en el apartado de casa abajo a la derecha, nuestra bombilla. Una vez lo reconoce la app, en cuestión de segundos podremos decir al altavoz Alexa, enciende el salón, o el nombre que le hayamos puesto a la bombilla (recoge el nombre que pusimos en Tradfri pero lo podremos cambiar) y la luz del salón se encenderá. Parece casi magia las primeras veces, os lo aseguro.

Y esto es sólo el principio

Ya tenéis vuestra primera bombilla. Estáis tumbados en el salón viendo la tele y se acabo eso de levantarse a apagar la luz. Alexa, pon el salón al 20% y ya tenéis una iluminación suave para ver la tele. Alexa, pon la luz en tono cálido y todavía mucho mejor. Alexa, pon la luz al máximo lista para la cena de navidad. Y así todo. Alexa, pon ambiente navideño y tendréis configurada una rutina que ponga la luz cálida y empiecen a sonar villancicos.

Y se os ocurrirá compra un enchufe que añada a esa rutina encender el árbol de navidad, por ejemplo, en lugar de tiraros por el suelo buscando el enchufe. Yo acabo de hacerlo y va de maravilla. Y querréis, como me ha pasado a mí, controlar más luces. Y querréis crear rutinas. Y os gustará que con un Alexa, Buenos días se encienda la luz del pasillo, la del baño y Alexa os diga lo que tenéis en el calendario, el tiempo que hace y las noticias del día.

Todo es empezar y este creo que es un buen kit de iniciación. Espero que este post os sea útil para decidiros a empezar y ya sabéis: cualquier duda a los comentarios.

Feliz navidad y que Papá Noel llegue cargado de asistentes digitales, luces inteligentes, termostatos…

5 thoughts on “Mi vida digital especial Navidad. Alexa. Un ejemplo práctico paso a paso”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.