Seriéfilo

THE AFFAIR – Season 1 – Pictured (L-R): Dominic West as Noah and Ruth Wilson as Alison – Photo Credit: © 2014 Steven Lippman/Showtime. The series premieres Sunday, October 12 at 10:00 PM ET/PT.
THE AFFAIR – Season 1 – Pictured (L-R): Dominic West as Noah and Ruth Wilson as Alison – Photo Credit: © 2014 Steven Lippman/Showtime.
The series premieres Sunday, October 12 at 10:00 PM ET/PT.

Hace ya tiempo que me volví bastante seriéfilo. Amante de las series, aficionado a las series… como prefiráis definirlo. Me gustan mucho bastante series y os he hablado de unas cuantas por aquí. Black Mirror y sobre todo Breaking Bad, que es una de mis series favoritas de todos los tiempos sin ninguna duda y sigo suscribiendo todo lo que escribí en aquellos post. Total, a lo que iba, que por muy seriéfilo que me considere tengo unos gustos más o menos definidos y veo una serie de cosas en las series que me gustaría compartir con vosotros. Empezamos.

Para empezar os diré que, en general, no me gustan las series que se dice “procedimentales”. Hablo de series como CSI, The Black List, Se ha escrito un crimen… Son esas series en las que cada capítulo cuenta una historia que empieza y termina en ese capítulo, aunque haya algún hilo argumental que una todos los capítulos. Personajes, por ejemplo y sus relaciones y cosas así. Sólo tengo como excepción, que yo recuerde, Black Mirror pero que en esa serie cada capítulo es tan independiente que en realidad ni siquiera parecen de la misma serie. En definitiva, me gusta ver una serie como una enorme película de un puñado de horas.

Luego me gustan también las series que guardan coherencia entre temporadas, a saber. Breaking Bad, de nuevo mi paradigma de serie. Desde el capítulo 1 hasta el último nos cuenta una historia, con historias y personajes que aparecen y desaparecen pero con una coherencia extrema. Como comentaba en los post que ya escribí, vemos la evolución de Walter y la vamos considerando lógica, vives su vida. Un día te da por volver a los primeros capítulos y ves a alguien que parece un completo desconocido, pero es que la vida y sus circunstancias son lo que han llevado a cambiar. Es coherente. Me gusta que en las series ocurra eso. Luego está que eso me guste más o menos, ese es otro cantar. Ejemplo: The Walking Dead.

Ver de nuevo los primeros capítulos de la primera temporada es tremendo. En aquellos capítulos todo se basaba en la lucha de unos seres humanos contra los zombis, aunque al creador de la serie no le guste usar esa palabra y jamás la hayamos oído en la serie. La supervivencia de la especie frente al posible apocalipsis y algunas luchas entre ellos. La serie ha ido girando, quizás sin que hayamos sido muy conscientes y ahora la lucha no es tanto contra los zombis sino entre los propios seres humanos. No hablo solo de Negan, el último malvado. Hablo de El Gobernador, de los actuales Salvadores y de otras comunas. Hoy la serie es una lucha entre grupos humanos. Y en este caso confieso, como ya os conté, que la serie para mi ha perdido interés pero era lógico que la serie virase, ¿verdad?

Com ese ejemplo os puedo poner unos cuantos. 24 fue una grandísima serie en su primera temporada. Ese concepto de que los hecho ocurrían en tiempo real, ¿Lo recordáis? Como estaban medidas incluso las pausas publicitarias en su emisión en Estados Unidos. Si Jack Bauer decía “Llego en 15 minutos” podías poner tu cronómetro en marcha que tardaría 15 minutos reales en llegar. Era así. Fascinante, trepidante, imprevisible… las siguientes temporadas se quedaron sólo con el concepto de hacerlo parecer sólo en un día y en convertir a Jack en un puto superheroe. Se perdió mucho esa magia de la primera temporada.

Y en realidad todo este post viene para hablaros de una de las series que estoy viendo actualmente y que por desgracia en esta tercera temporada recién comenzada ha perdido, para mi, toda la magia de la primera: The Affair. De hecho incluso el título es ya un juego de palabras en inglés muy inteligente ya que Affair se puede considerar con el concepto habitual de “lío sentimental” que le damos en español pero también como “el caso” y la serie juega con ese doble concepto entre la infidelidad de los protagonistas y el caso de asesinato que sucede en la serie.

La primera temporada se plantea de una forma brillante. La historia de el affaire entre los protagonistas pero contada siempre desde dos puntos de vista. De hecho los primeros capítulos se dividen siempre en dos partes. Noah y Allison. Vemos algo que sucede entre ambos primero desde el punto de vista de uno de los personajes y luego desde el otro. Son los mismo hechos, las mismas situaciones pero cada uno los vive de forma totalmente diferente y así lo vemos nosotros. Por ejemplo en los primeros encuentros entre los personajes a él le parece que es ella quien le está seduciendo pero cuando lo vemos desde el punto de vista de ella es él quien la persigue y fuerza la situación. Polos opuestos del mismo hecho ¿Qué versión es la correcta? Nadie te lo dice. Tu, como espectador, serás juez. Tú, como alguien que escucha las dos versiones sin haber estado allí, deberás tomar partido por uno o por otro y dar por buena una de las dos versiones.

Es de nuevo una premisa fascinante y así han sobrevivido dos temporadas. Una primera magistral y una segunda muy buena. La tercera sólo mantiene la premisa de ese rótulo en el cual nos indica que vemos los hechos desde el punto de vista de un personaje pero en realidad lo que vemos es la historia de un personaje u otro. Ya no es el mismo hecho desde dos puntos de vista, son hechos totalmente independientes. Sin duda para mi ha perdido toda la magia de esa primera temporada.

Y así es la seriefilia, que te leva por mil derroteros. Mil historias, mil personajes, mil vidas, mil formas de contar cada historia… Ahora ando enganchado también a Narcos de la que acabo de ver el capítulo 7 de la primera temporada en el que hay escenas sublimes. Lo que de pequeño me aportaba el cine ahora me lo aportan las series. Me gustan esas largas historias. Si, soy bastante seriéfilo aunque el tiempo es limitado y también me gusta jugar, leer, pasear, tapear, hablar con mis amigos… y tengo que trabajar. El tiempo, tan limitado. El tiempo que me apremia a ver Rouge One, porque cada vez veo menos cine pero hay películas que son, o espero con esta, puro espectáculo de luz, sonido, acción… Cine de CocaCola y palomitas. ¡Allá voy!

Por cierto, ¿Cuales son vuestras series favoritas? Pasen y comenten.

También puede que te interese...

  • Pequeñas mentiras ¿sin importancia?24 abril, 2017 Pequeñas mentiras ¿sin importancia? (6)
    ¿Cuantas veces soltamos el muy tranquilizador "muy bien, gracias" cuando nos preguntan […]
  • 1000 maneras de jugar a videojuegos15 febrero, 2016 1000 maneras de jugar a videojuegos (8)
    Los que me conocéis sabéis que meencantan los videojuegos. Los que me conocéis […]
  • Identidad digital9 septiembre, 2010 Identidad digital (0)
    Hablando estos días atras con un nuevo amigo a través de correo electrónico, ha […]
  • Algo hubo28 octubre, 2010 Algo hubo (7)
    Bueno, pues al final el supuesto debate ha quedado en un sencillo programa especial, con […]
  • ¡Viva Felipe VI! ¡Viva la república!19 junio, 2014 ¡Viva Felipe VI! ¡Viva la república! (3)
    Pues si, así de bipolar es este post, porque hoy quiero... no sé, ¿Felicitar? a todos […]

16 thoughts on “Seriéfilo”

  1. Breaking Bad, Lost y Juego de Tronos son las grandes series e mi vida. También me gustan Penny Dreadful, Black Mirror, las primeras de TWD y The Strain, The Exorcist, The Mindy Project… hay muchas, siempre he sido muy de series. Suerte con ese Rogue One (ya por ahí no coincidimos, que yo paso muy fuerte de Star Wars aunque me linchen xDDD)

    1. De tus grandes series Lost jamás he visto nada. No puedo decir que no me guste porque igual un día empiezo y me atrapa. Juego de Tronos como tú con StarWars: aunque me linchen paso muy fuerte y con esa si que lo intenté 🙂

      Ya te contaré que tal esta

  2. Totalmente de acuerdo contigo como casi siempre bro! Para mi que te faltan algunas importantes pero no las vas a poner todas. También sé que JDT no entra en tu selecta seriefilia y después de la decepcionante última temporada no seré yo quien te contradiga. Al final voy a tener que admirar la decisión de Penny Dreadful de no alargar la serie con otras temporadas que te amarguen el buen sabor de boca que te dejan al no intentar estirar lo inestirable. Por cierto qué me dices de Sense8?

    1. Uy!!! Sense 8!! Como se me ha podido pasar!! Deseando el especial de navidad y la segunda temporada.

      Importante lo que cuentas de Penny Deadful!! Ojalá hicieran más veces eso de darle un final antes de achicharrarla, pero mientras la gallina de algunos huevos siguen estrujando.

      Beso!

  3. Pues mira, para mi las grandes series son Galactica, TWD, aun con sus momentos (De 3 o 4 capitulos) para preparar el terreno, y los bajones mas grandes las segunda temporada y sucesivas de Lost, la tercera de Homeland (aun llego a remontar) por cierto, deberias probar con Daredevil, que grande llega a ser, un abrazo Dani

    1. Probaré a ver que tal ese DareDevil pero es que no soy mucho de superheroes. Y homeland si es cierto que ha sabido reinventarse bien.

      De Galáctica tengo un recuerdo muuuuy vago

          1. Dale una oportunidad a la nueva, como minimo te sorprendera, y por si acaso, feliz año aunque creamos que el año laboral sea en septiembre, un abrazo Dani

  4. Yo creo que The Walking Dead trataba la lucha contra los zombies en la primera temporada y a partir de la segunda fue cambiando a la lucha entre humanos por la supervivencia. Tiene momentos muy buenos pero luego otros que no pasa nada. Comencé a pasar escenas de tramas secundarias hasta que deje de verla.

    Desde el boom de las series con Los Soprano en el 99 me gustan muchas aparte de esta. Tambien 24, Breaking Bad, Dexter, The Americans… Pero en mi top estarian House, Fringe (la serie de JJ Abrams posterior a Perdidos). Para mi, mejor que esta aunque mucho más friki La ciencia límite, universos paralelos, Los observadores… Te encariñas de sus personajes. Maravillosa.
    Y que decir de Hijos de la anarquía? Un Hamlet moderno con bandas de moteros en California. Realista y en algunos momentos realmente brutal.
    Y una serie poco conocida, o que se habla poco de ella pero es increíble y fascinante. Cada capitulo y cada temporada son mejores. En 2005 ganó el globo de oro a la mejor serie. Nip Tuck. Los cirujanos plásticos de Miami. La superficialidad de las personas que se operan para estar mejor y los que lo hacen por pura necesidad. Y la vida de los dos que, vaya dos. Diseccionando la naturaleza humana.

    Saludos
    Francisco.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.