No me gusta el WhatsApp

WhatsAppVenga, ahí lo dejo en el titular, toda una declaración de intenciones para que me llaméis asocial, antitecnología o como queráis, y eso es así. Los que me conocéis desde hace un tiempo ya sabéis que es así y los que me conocéis desde hace más tiempo conoceis mi fobia por los messengers en su momento, cuando todo el mundo los adoraba, y todas esas cosas. Si, soy así, no me gustan los chats en general.

Y mira que he probado y que un tipo tecnológico como yo debería estar todo el día enganchado al móvil o a cualquier cosa del ordenador chateando. Llámese Facebook, Line, Hangouts… Igual realmente soy algo asocial, no lo voy a descartar del todo, pero es que me agobian esas conversaciones tremendas en el WhatsApp. Por cierto, permitidme que a partir de ahora sea el “guasap”, me sale más natural. Total, a lo que iba, que a mi me vendieron el guasap (nunca mejor dicho) como el sustituto de los SMS y me pareció perfecto. Lo compré y a la media hora lo tenía amortizado con 4 mensajes que había mandado. Genial. Adiós la puñetera ruina de los SMS  a 15 centimos más IVA cada uno, que al final eran de lo que más engordaba la factura. A partir de ahora, guasap a todo cristo, que además casi todos mis amigos tenían el programita de marras.

Y hasta aquí bien. Como los SMS:

  • ¿Donde estás?
  • Voy para allá, llego en 15 minutos
  • vale nos vemos en a puerta de la librería (nótese que me hago el intelectual con lo de la librería)
  • Enga, hasta ahora

Ese tipo de conversaciones eran las más largas que pensaba tener. Pero algunos amigos empezaron a tomarlo como un chat.

  • ¿Como estas?
  • Bien, currando.
  • ¿Mucho curro?
  • Bastante
  • Que lata ¿no? Yo tengo la mesa a reventar de papeles
  • (foto de la mesa a reventar de papeles)
  • Pues si, es lo que hay.
  • Yo me aburro mucho (carita aburrida)
  • Ya veo ya
  • ¿Y te queda mucho curro?
  • Pues no sé, depende del por culo que sigas dando (eso lo borras y escribes) creo que un rato bueno
  • Vale. ¿Y luego que vas  a hacer?
  • Pensaba irme a casa a descansar
  • ¿Quedamos y tomamos algo? (iconitos de cervecitas y copas varias)
  • Vale, te aviso cuando salga
  • ¿Y donde vamos?
  • A alguna terracita, no
  • Es que hace calor mejor un sitio con aire acondicionando
  • Vale, nos metemos dentro donde sea
  • ¿O nos vamos al paseo marítimo? (iconitos de cervezas y sombrillas de playa)

Y podría seguir narrando conversaciones estúpidas e insulsas que se alargan. Y empiezas a hablar con la gente y avisarles que tu no eres de guasap para que no te tomen por borde, aunque algunos te toman por borde y no lo entienden(los menos y los que normalmente provocaban esas conversaciones absolutamente vacías). Lo mismo que me pasa con el chat de Facebook, me pasaba con el messenger… Por no hablar de los grupos de Guasap, donde 10-15 personas empiezan conversaciones a un ritmo demencial y que confieso, es defecto únicamente mío, que soy incapaz de seguir. Me agobio igual que me agobian las multitudes en la vida 1.0. Y no por vacíos o insulsos, es mi condición de “huir” de las multitudes. Insisto, fallo mío. Me decía el viernes por la noche una amiga mientras cenábamos “¿Y no te agobia el Twitter y si te agobia un grupo de guasap? No te entiendo”. Confieso que no supe responderle porque yo mismo no tengo respuesta.

Porque no todas las conversaciones por guasap son chorradas, ni mucho menos. He tenido más de una de dos y de tres que no son ninguna tontería. E incluso me ha ayudado a forjar alguna amistad con amigos y amigas que de otra forma no hubiera podido quizás ni conocer. Me acuerdo especialmente de una twittera gallega, de cuyo nombre no puedo olvidarme pero que tampoco quiero compartir. Muchas charlas por guasap cuando empezamos a conocernos por twitter, los dos pasando un momento regular. Sin Guasap dudo que hubiéramos llegado a conocernos en persona y compartir todo lo que compartimos. Conversaciones interminables en la habitación de aquel hotel de la Gran Vía de Madrid. Confesiones mutuas y risas plenas.

Pero ¿sabeis qué? al final se terminó de forjar a base de charlas por teléfono. Charlas. Reales. Escuchando nuestras voces. Donde el tiempo no se perdía en escribir con los móviles. Conste que no quiero demonizar el guasap, es fantástico y una gran manera de conocer gente, me encanta estar en ciertos grupos aunque no sea muy participativo (ellos me entienden y saben que son muy grandes y que los aprecio a todos), pero no está hecho para mí. Incluso cuando estoy quedando con alguien si la cosa se alarga más de 3-4 mensajes, cojo el teléfono y llamo. Igual es que, aunque me las de de moderno, soy un poco antiguo y estas modernidades no van conmigo. O simplemente soy vago para escribir con el iPhone, que igual es así de sencillo. Sea como sea, no os enfadéis conmigo si me mandáis vuestro teléfono y no os guasapeo mucho. Cosas de Dagarin. Supongo que en el fondo soy más de bares que de móviles.

También puede que te interese...

32 comentarios en “No me gusta el WhatsApp

  1. Hola Dani….pues yo estoy en parte de acuerdo contigo….
    Para mi el guasap por ejemplo me ha permitido tener más contacto con algunas personas que de alguna manera igual se fueron alejando de uno sin ningún motivo aparente y que gracias a este invento pues no se han alejado para siempre.
    Además del tema de fotos y de grupos….y el instante.

    Pero si, estoy de acuerdo que el mejor medio es el bar o la cercanía.
    Yo lo prefiero…o en su caso hablar por telefono…y esta claro que si la otra persona me dice de quedar para hablar…si puedo, no dudo en hacerlo…acercarme si es posible para poder hablar cara a cara con la otra persona..

    Pero bueno, tranquilo que no te vamos a quemar porque no te guste el guasap.

    1. jajaja. Gracias, Xabi. Lo cierto es que uno se siente raro confesando estas cosas en unos tiempos en los que todo cristo está enganchado al guasap y similares pero me alegra saber que no me vais a quemar, 🙂 Le reconozco esas ventajas que me dices de contactar con gente distante pero yo soy más de mails, por ejemplo. Me gusta esa pausa de dedicar unos minutos a leer y a escribir. Pensar lo que le dices, darle forma y contar todo. Ya te digo, va a ser la edad 😉

      Un saludo!!!

  2. Buenos días, don Daniel.

    Pues una vez más, y ya he perdido la cuenta, no estoy de acuerdo contigo.
    A mí me encanta el guasap y me ayuda muchísimo, a nivel personal, familiar e incluso a nivel laboral.

    Que las relaciones son mejor cara a cara, de acuerdo, pero no le quito ni una pizca de importancia al tan recurrido guasap!!.

    Un fuerte abrazo, compañero!!

    1. Si tu vienes aquí buscando marcha, que lo se yo!!! jajaja.

      En el trabajo el gusasap se ha convertido en algo VITAL para nosotros, y sirve para muchas otra cosas, pero será mi “flohera” y tal que me impide estar mas de dos minutos seguido guasapeando, no lo sé. Lo uso, claro que lo uso, personal y profesionalmente, pero lo justito.

      Un abrazo!!

      PD: Mi pelo hoy bien, creí que te interesaría saberlo 😛
      PD2: VivaMunera y las diferencias de opiniones!!

  3. Buenos dias!! jajaja me meo leyendote que bueno estoy totalmente de acuerdo contigo yo el whatshapp no es que lo use mucho me obligan a usarlo porq me mandan gilipollás y como dices tu si es algo serio o tal marco numero y mejor se habla jajjaa pero he de decir que si hablo es porque estoy en casa aburrido o en el curro que estoy tranqui sin clientes ahí alomejor me extiendo mas escribiendo ya que bueno me lo puedo permitir ya que me entretengo pero pienso como tu jajaja aunque yo no soy de molestar a la peña ehh que haces y tal y preguntar tontunas yo escribo al que me escribe solamente jajaja o alguna urgencia claro o similar jeje bueno que tengais un buen dia fuera what shapp! jajaja

    1. Primer comentario de apoyo!!! 🙂 Gracias, Javi!! Si es que las cosas son para lo que son. Y el guasap genial, pero en su justa medida.

      Bueno lunes, Señor!!!!

  4. Buenos días Daniel, yo no demonizo este tipo de mensajería, tanto SMS como WhatsApp, depende del uso que se haga, hay cosas que no se deberían de decir por estos medios, aunque parece que sea más facil hacerlo. Conozco casos de declaraciones de amor o pedir una cita por mensajito de estos y tal vez sea un antiguo pero, para torear y casarse hay que arrimarse!! Por no decir una anecdota en primera persona que viví hace años en que un trabajor se despidió de la empresa por SMS. Lo que si me da mucha rabia y en eso te doy la razón, es en lo de los grupos que bombardean de mensajes por whastapp y no paras de recibir alertas, al final llegué a la conclusión de borrarme de la mayoria de estos grupos, yo reconozco que en esto soy un poco antisocial también.
    Oscar

    1. Al final todo va en función del uso. En esto, como en las comidas, todo es bueno siempre que no se abuse 😉

      Un saludo, Oscar!

  5. Jajaja, ese revolucionario man.
    Lo que puedo decir del “guasap”, y no es por lo poco que nos conocemos, es que estoy de acuerdo en eso de poder hablar con gente, ya sean amigos, familia, trabajos y así a cualquier hora sin fijarte en la tarifa (aunque tengo tarifa plana) y puedas mandar fotos sin los precios del SMS, que como tu dices es lo que engordaba la factura.
    Si puedo no estar del todo de acuerdo en parte, con lo de las conversaciones de grupos. Ya sabes por donde voy, Jaja. Están muy bien, pero cuando miras el móvil y tienes 400 mensajes para arriba yaaaaa, como que no hace tanta gracia y por ahí si te doy la razón.
    Nos vemos en Twitter, no en el “guasap”

    1. 400, 800 y más de mil! Ya tu sabes 🙂 pero bueno, un ratito de vez en cuando no viene mal.

      Eso si, nos vemos por Twitter y por Roquetas si o si.

      Abrazo!!

  6. Esta vez no estoy de acuerdo con tigo el watts es genial por lo menos para mi
    Menajes rápidos y respuestas rápidas , al final todo es tecnología y nos adaptamos a ella .Un saludo Daniel

      1. No estás solo . Yo no te conozco pero entré por el título . De hecho entré al buscador con esas palabras buscando coincidencias . Estoy totalmente de acuerdo . Me da risa tus expresiones pues soy mexicana . Pero el “dichoso guasap’. Casi todo el rato es vacío y mucho es falso , están mostrando solo letritas sin expresión facial ni tono de voz . Mucho meme y mucho “seguir la corriente” . Termina uno por “contagiarse” de esa vaciedad y ganas de ser el más popular en un torrente de comentarios que no llegan a una conversación real , casi nunca.

  7. Buenas tardes a todos.
    Estoy casi totalmente de acuerdo contigo, el mayor grupo de guasap que tengo es de cuatro miembros (incluido yo), mis dos hijos y mi parienta.
    Yo también suelo huir de las aglomeraciones, te habrás dado cuenta que en twitter no me suelo meter en muchos “líos”, aunque a veces apetece 🙂
    En el Face tengo desactivado el chat, de otra forma no podría “pasear” tranquilamente por el muro.
    En la falla tenemos un grupo bastante grande de guasap, pero yo siempre me he negado a entrar en él, porque veo o mejor dicho, oigo el “pi-pa pi-pa” del móvil de mi mujer que cada pocos minutos está sonando y así todo el día…, puff
    En cualquier caso, siempre nos quedará el pequeño mensaje de guasap para quedar en el BAR!!
    Besos y abrazos para todos
    Juan

  8. Buenas tardes Daniel
    Yo al whatsapp le veo muchas ventajas, pero cuando le da por ponerse pelmita y no para de pitar por nuevos y constantes mensajes del grupo de amigoooos…. es que lo apagaría jejeje, aunque a veces es divertido, en mi grupo de amigos no paran de mandar cosas con gracia y me río mucho, pero me suele robar mucho tiempo y si estoy ocupado y no puedo leerlos en el momento, se me acumulan 20 ó 30 y es una locura.
    En fin, que sí, pero que no, depende cómo se utilice y con quién.jeje
    Un abrazo.
    ________________Cyrano.

    1. 20 o 30? Esta tarde tenía 958 acumulados en un grupo. Ains. Y mira que me gustaría dar para todo, pero me falta tiempooooo y me agobiooo, jajajaja. Al final insisto en que es culpa mia, que me agobio facil 🙂

      Un abrazo!

      1. 958…?????? la madre que….
        Qué locura, por dios, sólo de pensarlo me canso jeje
        No me extraña que le tengas manía, yo también se la tendría. me he quedado blanco.
        Chiquillo…. apaga ese móvil o se te va a comer jejeje
        958….958….958….958…. Joder…!!! 958
        Si me pasa a mí me muero o mato al teléfono.
        Abrazo.
        _________________Cyrano.

  9. Saludos Don Daniel

    Sinceramente, yo tampoco entiendo que no te agobie el Twitter y sí el Whatsapp, no me lo tomes a mal, pero no me cabe en la cabeza xDDDD. Eso sí, te diré que en general estoy de acuerdo contigo. A mí me llegaban a suplicar que metiese internet en el móvil, que comprase uno con Android. Tengo Twitter, Line, Whatsapp, Skype y todo lo que haga falta y más, total…para que???
    RESPUESTA: Para que te manden chorradas y te llenen el móvil de fotos y vídeos absurdos, salvo unos pocos interesantes, para que te cuenten verdaderas tonterías o para que las chicas te pongan excusas para no quedar tan fácilmente que ni pasan la vergüenza de decírtelo a la cara o por teléfono. Por ello, estoy plenamente de acuerdo contigo en que abusamos de estos “chats” porque nuestras vidas están vacías de contenido interesante, de verdadera relación con los nuestros, y con gente nueva. Se perdieron los buenos modales de antes, el hacer una llamada cordial, 1 minuto y quedamos para un café. Ahora no, ahora nos contamos tonterías por el Whatsapp, para nada, para pasar el tiempo. Así de triste, pero yo…ME RESISTO!!!
    La gente se sorprende cuando les llamo y no les mando un whatsapp. Será que tienen vergüenza. Yo es q aprovecho la tarifa con minutos que he contratado xD

    Un saludo!!!

    1. jajaja. ya te digo, creo que soy bipolar por eso de no agobiarme en twitter 🙂

      A mi me puedes llamar si problema, no me voy a sorprender 🙂 Un saludo!

  10. Hola Dani, lo tengo pero no lo utilizo, paso de estar tecleando, si alguien quiere comunicarse conmigo que me llame o llamo.
    Va bien pppsiii!!! pero otra forma más de estar localizado cuando puedes no querer estarlo, (el tipico que esta en un bar solo y dice pues voy a “wasapear/chatear” con este o con aquel.
    En fin para gustos los colores,
    Saludetes

  11. No soy antitecnologico, pero si asocial, yo di de baja mi numero de whatsapp y después lo eliminé, eso fue hace varios meses desde que fue comprada por facebook, me preocupa mucho mi privacidad, pero si tengo Telegram pero si alguien tiene que decirme algo importante lo tiene que decir en persona porque no contesto mensajes de ese tipo en chats.

    1. Ya veo que has encontrado la llave que te dejé bajo el felpudo 😉

      No es que sea bipolar. Es que las circunstancias cambian y uno evoluciona. Pero vamos que sigo pensando que donde haya una buena conversación con una copa de vino delante o una llamada telefónica…

  12. Totalmente de acuerdo. No comprendo como hay gente que acepta como habitual el “guasapeaR” todo tipo de chorradas insustanciales. Me cago en los que van de modernos idiotizados. Joder hay que ser independiente y saber apagar el movil cuando no quieres que te den la vara. Hablen con un desconocido/a en el tren, hagan algo artístico…..

  13. Es práctico para algunas cosas pero la gente se pasa. Y no se dan cuenta de que agobian.
    Te escriben idioteces.
    Hay una que es la que me molesta que empieza a quejarse del trabajo, de esto, de lo otro. Y además de volver aburrida la conversación la torna negativa.
    Me harté de ella y dejé de contestar y me bloqueó.

    JAJAJA

    Por favor…

    A veces pienso en quitarlo pero no puedo, porque me comunico con familia o amigos y nos enviamos fotos y esto o lo otro de cosas que si nos importan y de vez en cuando. O cosas de trabajo incluso.

    Pero por gente desubicada no puedes estar tranquila y lo peor es que se ofenden.

    Si es importante que llamen.

    1. Es una gran vía de comunicación con gente querida pero hay gente que no lo sabe mantener en su medida. Agobiando como dices y exigiendo atención excesiva. Todo en su medida es bueno.

      Abrazo Mara y bienvenida.

  14. Me alegra mucho saber que hay más personas a las que no les agrada el “guasap”. En mi caso, me genera mucha ansiedad, sobre todo dependiendo del momento y especialmente si recién conozco a esa persona. En mi opinión, si nos acabamos de conocer, deberíamos tener conversaciones reales y ya después de tener mucha confianza, SI ESO, hablamos un rato por mensajitos, que no es que haga mucha gracia pero bueno…
    La verdad es que no entiendo porque me pasa esto, cuando estoy con personas a mi lado, no me incomoda chatear, incluso me entretengo, pero cuando estoy sola…no sé, me resulta…fastidioso, pero tampoco quiero ser borde, así que cuando alguien me habla y no me apetece contestarle, dejo el mensaje sin leer y eso me genera MUCHÍSIMA ansiedad, porque sé que la otra persona quiere respuesta, y no una respuesta directa, si no una conversación larga (odio cuando empiezan los mensajes con un simple hola…osea, ¿que quieres? ¿Te digo adios?)
    Juro que en persona soy un amor, pero no sirvo para esto de las redes sociales 🙁

    1. Esa es otra, esa obligación a contestar. Yo suelo hacerlo, pero no siempre ni debería ser una obligación, aunque para mucha gente sí que lo es.

      Bienvenida Isabel

Deja un comentario