26 de Junio de 1985

Y ahora estaréis intrigados, ¿verdad? Es uno de esos títulos de post que no sirven para que google te indexe y atraer visitas, pero que si soy seguidores de este blog seguro que os intriga. Me he remontado mas de 25 años atrás, ahi es nada. No hace unos días de esa fecha. Lo curioso es que soy bastante consciente que este post será de los que la mayoría abandonéis en unos minutos, en cuanto intuyáis de que va. No obstante, tengo la esperanza que algunos/as de los aludidos/as en este post si pasen por aquí y les interese lo suficiente como para entrar en facebook.dagarin.com y agregarme como amigo 🙂 Además, va a ser un post lleno de fotitos de esas que gustan mirar, así que sed un poco condescendientes con este carca. Os cuento.

Resulta que tengo una semanita de vacaciones. Las necesitaba, después de un mes da Agosto tremendo en el que dos personas hemos quedado en la oficina haciendo el trabajo de 6. Podéis imaginar el mes que hemos pasado. Así que mi compañera y yo decidimos reservarnos esta semana para primeros de Septiembre, una vez que se incorporase la gente de sus vacaciones, para tomarnos un pequeño respiro. Como suele suceder, estos respiros no son para tocarse las narices a dos manos. Bueno, algo si, pero no todo. Una de esas tareas que siempre pospones cuando llegan los fines de semana es el saneamiento de armarios y cajones convertidos en escombreras.

Ropa inútil, cajas vacías, papeles que ya no valen para nada… todo esto va creando un ecosistema propio dentro de esos rincones oscuros, atrayendo sin remedio a otros papeles, cajas…. Total, que la misión está casi finiquitada esta tarde y con bastante éxito. Unas 3 bolsas de ropa que ya no utilizo para reciclar y unas 7-8 de basura, con cosas inútiles, cajas vacias, etc. Un auténtico éxito.

En este trajín aparecen muchas de esas cosas que uno tiene la manía de guardad como recuerdo. Que si un bolígrafo de regalo, que si una moneda que me han traído del extranjero, que si la invitación del boda del pasado sábado… Son cosas que uno gusta guardar para, pasado el tiempo, volver a verlas y recordad esos momentos. Las fui acumulando en una cajita y esta tarde, ya con el grueso del trabajo realizado, me he dispuesto a guardarlas. ¿Donde? Pues en una caja de cartón que tengo especialmente dedicada a esto. Sabía perfectamente lo que ocurriría cuando guardase esto, y así ha sucedido: Esta caja es un tremendo agujero negro que irremediablemente me atrae a sus profundidades. No he podido evitar comenzar a sacar todo el contenido de la caja.

No voy a dejaros fotos de la caja, pero para que os hagáis una idea, hay desde mi primera nómina (allá por el año 89) de 69.000 pesetas, mi primera compra a plazos: un pedazo de equipo de música, con CD y todo en aquella época, que me costó 101.000 pesetas, casi sueldo y medio. Una flor hecha con una servilleta que me regaló una amiga muy especial, felicitaciones de cumpleaños, la primera factura de hotel del primer viaje que hice con mi empresa fuera de mi ciudad, pastillas de jabón de hoteles (que siguen desprendiendo aroma pese a la inmensidad de años que tienen…

De todo. Nada con absolutamente ningún valor material pero con tremendo valor emocional. Mas que objetos, lo que sale de esa caja son recuerdos. Cientos de recuerdos condensados en una caja tan pequeña (es poco mas grande que una caja de zapatos).

Y fotos, por supuesto. Fotos “especiales”, que no tengo en el albúm de fotos habitual porque son aún mas evocadoras que las fotos habituales. Y, como no podía ser de otra manera, estas fotos son de personas. Gente con la que he compartido momentos especiales en mi vida. Y por desgracia mi memoria de pez bobo me impide acordarme de los nombres de algunos de ellos. Por lo menos, de los nombres completos. Por eso, por si alguna de estas personas que aparecen en las fotos que voy a poner viene por aquí, le repito mi facebook para que, si le apetece, me agregue. Me gustaría saber como están, como les va la vida, si son felices, si siguen recordando esos momentos…. facebook.dagarin.com. Si os apetece agregadme.

En el Insti

Recuerdos02Estos que veis aquí son mis compañeros de instituto. Pocas fotos tengo de ellos, pero aquí estamos, estudiantes de informática. Unos con mas ganas y otros con menos, que había gente cuya auténtico futuro lo orientaba hacia la administración. Por desgracia, ya os hablé de mi memoria de pez, pero hay cuatro a los que recuerdo especialmente, como los dos que destacan por arriba. El del centro es Angel. Lo que suele llamarse un tio de puta madre. Lo veía un poco como el lider, era el mas divertido, el que siempre proponía cosas, responsable con los estudios (mas o menos, como todos, jaja). Era un tío al que instintivamente seguía y escuchaba. El otro de arriba, el de la derecha, era Soto (perdona colega, pero soy incapaz de recordad el nombre, supongo que para ti seré Madueño, jeje). Era además uno de los que mas cerca vivía de casa y aparte de clases compartimos ratos fuera. Nunca se me olvidará que gracias a el descubrí a los Monthy Phyton y a La Vida de Brian. Recuerdo como si fuera ayer estar en su casa con otros amigos viéndola en video. Además, fue de las primeras películas que vi subtituladas, si no la primera, porque en aquella época esa película estaba medio-prohibida en España y no la habían doblado. También recuerdo vagamente que la está justo debajo suya era su novia, pero soy incapaz de recordar su mombre.

Eso respecto a los chicos, pero recuerdo a dos personas mas. Yo soy el gafotas que está en el centro de la imagen en la fila de abajo. La chica que se ve a la derecha mía, la morena, es Encarni. Un encanto de chica. Buena, trabajadora, estudiosa, simpática… Sin embargo, yo reconozco que la descubrí tarde, casi al final. Hablaba con ella, pero menos, porque mi atención absurda de quinceañero se centraba en Pepa, la que está a la izquierda. Esa castaña sonriente es Pepa y, desde el primer día que la vi, fue el típico flechazo adolescente. Pepa, un nombre de lo mas romántico, ¿a que sí? jajaja. De todas formas, durante los 3 años estuve enganchadísimo con ella, por supuesto sin comerme ni una rosca, que la chica tenía su novio de toda la vida y tal. Además, los mas antiguos del lugar recordarán una canción muy de moda por aquellos 80 que se llamaba “Lady in Red”. Un baladón cursi y ñoño cantado por un islandes (creó, o algún país nórdico) mas feo que pegarle a un padre con un calcetín sudao. Pues precisamente ella, mi pepa, el primer día apareció por allí con un vestido rojo, zapatos rojos y el mismo bolso rojo que veis en la foto. Vamos, que yo me quedé prendado de ella y así con la tontería pasaron los 3 años de clases y, como digo, mi ceguera me impidió disfrutar mas de Encarni, que era una chica super-maja.

En casa con los colegas

Recuerdos09Aquí si que no acabo de entender como he perdido el contacto con estos amigos. No se han ido a ninguna parte y fuimos durante años muy buenos amigos. Es de esas cosas que siempre dices, “los tengo que llamar” y de hecho no creo que pase de esta semana de vacaciones que los llame porque me apetece mucho volver a saber de ellos. Dejando de lado las múltiples fotos de Mariah Carey, que nunca entenderé como ha llegado a ponerse como se ha puesto hoy en día de estúpida y fea, os cuento al resto de elementos de la foto. A mi ya me conoceis, abajo a la derecha. Justo a mi izquierda en la foto, con su super-perilla, es Jose, Lopera para mi por siempre, que es como le conocí. Un muy buen amigo, al que conocí al poco de dejar el instituto y con el que compartí alguna que otra borrachera y, sobre todo, muchas cafradas en casa. Ketchup en el techo en fiestas de cumpleaños, dedos magullados con bolas de billar y de todo. Cuantas risas y cuantos buenos momentos compartimos.

Justo sobre el, Lourdes, otra gran amiga, a la que conocí gracias a mi novia de por aquel entonces, la otra chica de la foto y de la que hablaré luego. Todo lo loco que era mi amigo, en plan cariñoso, porque luego es un tío super-responsable para el trabajo, la familia y demás, ella lo es al contrario. Mucho mas calmada, seria, tranquila. Como siempre digo, una buena mezcla para compensar el uno con el otro. Curioso el tema, porque Jose era amigo mío y Lourdes de Sandra, mi novia. Con los años, mi novia y yo nos separamos y ellos se casaron, y fueron felices y estarán comiendo perdices, o eso supongo.

Sandra

Sandra01Mi novia. La de toda la vida, la que siempre digo mi ex hoy en día. He tenido mas novias y mas relaciones, pero realmente Sandra fue la primera (en todo) y además la mas duradera. Fueron varios años no me preguntéis cuantos porque no lo recuerdo, pero fueron, en general, años muy buenos. No os voy ahora a contar los motivos de la separación, pero si puedo decir que tengo esta y otras fotos guardadas y cuando las me vienen a la cabeza muy buenos ratos, no los malos. Muchos trabajos juntos, besos, cariño, malos ratos compartidos,… Fueron unos años muy muy felices, pese a que el final no fue todo lo bueno que me hubiera gustado, pero son las cosas de la vida y me quedo con lo bueno. Aparte, comentar que de esta foto estoy especialmente satisfecho. Hablamos de los años 90, cuando no había nada de fotografía digital, photoshop ni similares. Esta foto, aparte del encuadre, tiene un color que me gusta especialmente, que refleja perfectamente la calidad de ese anochecer, y me encanta verla porque se trata de un trabajo manual. Hoy coges cualquier foto, le pasas un filtro de color y ya lo tienes. Esta está escaneada de una foto en papel, sacada de un negativo. Lo que yo digo una foto entre un millón.

Amores platónicos

Recuerdos10Antes de nada, comentar que esta foto no es mía, sino de mi hermana, al igual que esta persona no es amiga mía sino también de mi hermana. Ya os comenté mi especie de amor platónico por Pepa, pero eso en realidad no fue ni amor, fue una tontería estudiantil de esas de enchocharte con una tía porque sí y, principalmente, porque no paraba de darme calabazas. En cambió con esta chica si que fue algo especial. Apenas llegué a conocerla mas que por las visitas que de vez en cuando hacía junto con mi hermana a casa. No hablé mucho con ella nunca, pero lo poco que hablé me encantó. Además, tiene una belleza que a mi me sigue encantando. Morena, morena, pelo largo y gran sonrisa. Además, una tía de caracter fuerte, con ideas claras, que incluso fue casco azul en Bosnia (si no recuerdo mal, aunque pudo ser otro sitio, perdonad mi mala memoria de pez). No es que fuera amor platónico, pero si que sentí siempre una atracción muy fuerte por ella pese a no conocerla y a que, posiblemente, no teníamos nada en común. He intentado localizar a todas estas personas hoy en Facebook pero la única que he logrado localizar, además con una tremenda facilidad, ha sido a ella. Sigue siendo amiga de mi hermana, también en Facebook, así que le he mandado petición de amiga. Viendo fotos que tiene recientes, de este mismo año, realmente no ha cambiado casi nada. Seguro que en caso de verla por la calle la reconocería a la primera, porque los años se han portado muy bien con ella, al menos en lo físico.

Y hay muchos mas recuerdos y cosas curiosas en esa caja. He subido también algunas fotos mas a flickr, en esta dirección. Por favor os pido perdón por esa camisa de rumbero cutre que llevo en alguna de la fotos, eran años locos para mi. Y me dejo en el tintero a Silvia, Itzel, Alberto, Inma, Pili, Jose María (a estos 3 también los conocías tu, Antoñito, jajaja), Fernando, Dunia, Natalia, Lorenzo…. hay mucha gente a la que quiero o he querido metida en esa caja, muchos trozos de mi corazón. Daría para unos cuantos posts.

Creo que se me olvida algo. ¿Que era, que era? Ahhhh, la fecha del título del post 🙂 Pues he encontrado también un pequeño “diario” personal. En realidad no apuntaba cosas como un diario habitual, solo fechas. Fechas que consideraba importantes recordar el día de mañana y que me ha hecho ilusión recordar leyéndolo. Cosas vitales como el día que le pedí el numero de teléfono a pepa (por Dios, perdonadme, tenía 16 años y tardé en madurar), viajes con la familia, conciertos, mi primer día de trabajo, …

Pues la fecha que titula este post es el día en que mi padre me compró el Commodore 64, mi primer ordenador. Gracias a esta compra de mi padre hoy en día soy el friky que soy, disfrutando como un guarro con los ordenadores. Creo que es una de las fechas mas importantes de esa lista, porque si ese día, con 14 años aún, mi padre no me hubiera comprado es ordenador para premiarme por las notas, posiblemente no hubiera estudiado informática, ni hubiera conocido a Pepa, ni hubiera trabajado donde trabajé, ni hubiera conocido a Sandra (que vino a casa a usar mi ordenador porque poca gente tenía por aquellos tiempos)… Sin duda, esa compra hizo que mi vida fuera por un camino muy diferente al que hubiera tomado de no tenerlo.

También puede que te interese...

  • Da igual1 mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Sí, estoy soltero. ¿Y?3 diciembre, 2016 Sí, estoy soltero. ¿Y? (11)
    Pues sí, estoy soltero. ¿Y? ¿Qué pasa? ¿Algún problema? ¿Tengo la lepra o alguna otra […]
  • Mojarse18 febrero, 2014 Mojarse (5)
    Supongo que ya sabréis por Twitter, Facebook o Instagram (o por todas ellas, que he […]
  • El tiempo es relativo28 mayo, 2015 El tiempo es relativo (7)
    Cuanta razón tenía Einstein, ¿verdad? Lo de que el tiempo es relativo es algo que […]
  • Conformismo27 enero, 2013 Conformismo (14)
    Empiezo confesando que este post surgió para  el blog de Marta Fernández. Viendo las […]

9 thoughts on “26 de Junio de 1985”

  1. Gracias, chiquitíns 🙂 Se que estos post también son de tu agrado. Y dentro de un rato, otro que creo que también te gustara: tecnología y recuerdos unidos. A las 22:00.

    Saludosss

  2. Y no solo eramos muy buenos amigos sino que sigo considerando que lo somos y como puedes ver a pesar de no sacar tiempo para quedar o dar una simple llamada, que la verdad he de reconocer que no cuesta nada, si que me gusta ver como te va leyendo tus post y demas, vamos que aunque te sorprenda te sigo la pista por que como te digo siempre seremos buenos amigos.
    Oye es verdad que eramos unos cafres que con las bolas del billar nos destrozamos los dedos mas de una vez y para que decir los cristales del mueble, vamos que es verdad que tenemos cantidad de batallitas en nuestro haber, bueno tio que yo me enrollo mas que una persiana, un saludo y un fuerte abrazo mio y de lou

  3. Oye como te dije cuando estabas pensando en cerrar el blog, no lo hagas, por que como ves, por el nos mantenemos en contacto contigo los que parece que estamos bien lejos. un abrazo.

  4. Me alegra mucho saber que andas por aquí, mariquitasuca 🙂 Si me mandas un mail con tu teléfono, que supongo que habrá cambiado ya 200 veces desde la última vez, te prometo que te llamo el finde que viene y nos tomamos unas birras y unas tapitas en el tapamania o donde vosotros queráis, que me apetece mucho saber de vosotros.

    Besos para ambosss.

Deja un comentario