De cuando las magdalenas eran magdalenas

Magdalenas¿En qué maldito momento las magdalenas de toda la vida pasaron a convertirse en Muffins? Y es más, ¿Cómo evolucionó el muffin a CupCake en tan corto espacio de tiempo? Si aquí sólo teníamos magdalenas de las cuadradas o las redondas. De repente un día a alguien se le ocurrió empezar a echarle nata y cremas de colores por encima y todo tipo de adornos y dulces variados. Chocolates, cremas, «mititillas» de cualquier cosa. Y tuvimos que traer una palabra de fuera y adaptarla. Como diría Dani Rovira: «¿C’a pasao?». Con lo buena que está una magdalena mojada en el café/colacao/chocolate.

Y me pregunto esto porque estoy en casa tranquilo merendando, esos placeres que sólo disfruto habitualmente algún fin de semana, y me he preparado una rebanada de pan con queso y pavo. Sencilla. Una tostada de las de toda la vida. Pero si me voy a la calle me la vendería como una «tosta» de leche elaborada y cocinado de Pavo caliente. Una tostada, vamos, pero lo de tosta vende.

No sé tampoco en que momento los churros se diversificaron para que ya a la hora de pedir un churro, según donde, te pongan un churro de toda la vida, una porra, un tejeringo, un churrito madrileño, una porra rellena de chocolate o crema pastelera, recubierta o no de algún otro tipo de algo. Y es que se nos va la pinza. O las palmeras, válgame Dios. No sé si fuera de Málaga esa moda ha llegado pero de toda la vida las palmeras eran «blancas» o de chocolate. Y punto. Para de contar. ¿Qué es eso de Palmeras de 1 metro de diámetro, o casi, rellenas de trufa, kinder, tarta de queso, ferrero rocher, oreo, chocolate, dulce de leche…? ¿Para cuando rellenas de boquerones en vinagre? Madre del amor hermoso.

Que nos empeñamos en tonterías y en inventar y cambiar los nombres a las cosas. ¿Cuando le cambiamos el nombre a la española fiambrera por el de «tapergüer»? Y lo más importante: ¿Porqué? ¿Qué hemos ganado con ello aparte de pasar vergüenza al decir el nombre porque somos conscientes de que es un anglicismo de lo más absurdo?. Que nos gusta dárnosla de snob y de «enteraos».

Que nos empeñamos en cambiar las cosas de nombre cuando antes todos nos entendíamos perfectamente. ¿Pero qué invento es este? En fin, reflexiones de una calurosa tarde de verano bajo el aire acondicionado.

10 thoughts on “De cuando las magdalenas eran magdalenas”

  1. Se te han olvidado los 10.000 nuevos sabores de los helados, pero nadie lo hace de café!!

    Es lo que pasa cuando nos dejamos influenciar por tanta tontería, perdón, moda exterior y no somos capaces de mantener lo nuestro.

    PD: sobaos pasiegos en chocolate en invierno!! 😉

  2. Hombre, esta muy bien el probar sabores nuevos, pero de ahi a ponerles nombres absurdos, (anda que los nombres de la carta del Starbucks no se las trae) en fin, mientras me dejen el jamon y los chorizos de Cantimpalo tal y como estan, tendre paciencia.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.