Presupuestos y cacahuetes

De presupuestos y cacahuetes

Presupuestos y cacahuetesHace poco he pasado unos presupuestos para realizar unos trabajos a un posible cliente. Reconozco que no soy experto en estos temas. Es más, nunca he pasado mi propio presupuesto. Siempre los he pasado en nombre de las empresas para las que he trabajado y siguiendo unas directrices claras sobre como debía realizarlo. Precio hora, valor de los materiales si correspondía, importe extra para posibles imprevistos…

Por primera vez he tenido que hacer unos presupuestos no para una empresa que me marque unas directrices sino para mi. La cosa cambia porque hay una serie de parámetros que no he debido tener nunca en cuenta. Tengo que valorar no solo mi tiempo sino cuanto voy a cobrar por el. No tengo ese precio hora establecido. En estos casos, como haría cualquier hijo de vecino, me he dedicado a preguntar, pedir consejo y mirar por internet para aprender como debo valorar mi tiempo.

Tengo que saber cuanto quiero cobrar realmente yo, que precio deben tener mis horas si quiero ganar a final de mes un sueldo decente suponiendo que trabaje las 8-10 horas de rigor al día y cuantas horas voy a emplear en ese trabajo para establecer la parte proporcional. Y ojo con eso del sueldo mensual que mucha gente tiende a pensar que el sueldo es lo que le llega al banco en concepto de nómina. Craso error. Seguridad social, impuestos, pluses, pagas extra… todo eso también es sueldo. Y si eres autónomo considera gastos en casa, transporte, luz, cuota de seguros, teléfono, internet, impuestos, beneficios a pagar a Hacienda… todo eso tiene que estar previsto porque si quieres ganar 1.000 euros al mes y fijas que trabajando 8 horas al día factures eso te encontrarás que cuando empieces a descontar te quedarás tranquilamente en la mitad o casi.

Os aseguro que el presupuesto pasado es más que razonable, tanto que ha habido la habitual negociación, en la cual aún estamos. Está claro que no es barato pero como reza la viñeta que ilustra este post, si pagas con cacahuetes sólo puedes aspirar a contratar monos.

 – ¿Y como sé que tu puedes hacer esto y que lo vale? – me preguntó el posible cliente en un momento dado de la negociación.

Porque en esto – le dije señalando el presupuesto – soy muy muy bueno, no te quepa ninguna duda.

Pocas veces estoy tan seguro de algo como aquel día y con esa frase. Seguro y orgulloso de mi, que tiendo siempre a infravalorarme, pero hay cosas en las que no. Cosas en las que no soy un mono y no voy a permitir que se me pague con cacahuetes.

4 thoughts on “De presupuestos y cacahuetes”

  1. Buenassss padrinooooo.
    El que quiera monos que los contrate y luego se atenga a las consecuencias. Una vez me enseñó un hombre que lo barato al final siempre te sale más caro.
    Además que conociéndote lo poco que te conozco tendrías que poner un extra en tus presupuestos que pusiera «extra de …….. Euros, sólamente por ser como soy y encima darte la oportunidad de conocerme». La gente se sorprendería pero te aseguro que luego lo entenderían con creces.
    Bueno padrino, que vaya todo bien.
    Un abrazo.

  2. Sólo por matizar algo duro, pero simple.

    Nuestro tiempo y trabajo, por bueno que sea, vale en tanto y cuanto le sirve al que va a pagar y cumple con el objetivo que él tiene.

    Esto es algo que se aprende y que es importante aprenderlo bien y tenerlo claro. Al igual que no podemos regalar lo que hacemos, tampoco nos van a pagar lo que no necesitan o lo que nos les sirve. Por tanto hay que encontrar qué debo ofrecer, a quién y a que precio.

    Suerte con lo que sea que estés intentando hacer 😉

    1. Totalmente justo lo que comentas. El problema puede surgir cuando se sabe lo que se quiere, y no se quiere pagar por ello lo que vale. No se puede ni debe abusar no en un sentido ni en otro

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.