Margaritas

Hoy he ido junto al mar y ya había algunas margaritas por aquel sitio. Ahí arriba, a unos metros de la playa. No hay demasiadas pero aún es pronto.

He ido a buscar margaritas y a pensar en ti un poco más de lo normal, porque no creo que pase un sólo día sin que, de una u otra manera, me acuerde de ti. Ya sea un pensamiento fugaz, una frase que decías, pienso aún que te tengo que llamar cuando salgo de viaje y ya he llegado para que te quedes tranquila, cuando veo alguna margarita en alguna parte.

Hoy he ido también a comer a uno de los pocos sitios donde sé que disfrutabas especialmente. No he podido pedir tu pizza vegetal porque ya sabes que yo nunca he sido de verduras como tú, una de esas muchas cosas buenas que tenías que no he heredado de ti, pero he pedido la pasta al horno que siempre pedía para acompañarte. Sé que hoy hubiéramos ido a celebrar tus 81. Tú no puedes ya pero al menos yo he estado allí pensando en ti, como cada día.

Ojalá creyera en el más allá, en que estás en un lugar mejor donde ya no te duele nada y puedes ver eternamente maratones de tus series favoritas y comer pizza sin sentir remordimiento. Por desgracia no creo, y ya me gustaría, pero sin embargo aquí estoy escribiéndote como sí me leyeras. Y es que aunque sé que no estás, sigues tan presente en mi día a día casi 5 años después que se me hace muy natural hablar contigo.

Ojalá el tiempo me demuestre que estoy equivocado y nos veamos cuando toque. Ojalá seas feliz. Ojalá nunca falten margaritas a tu alrededor.

6 thoughts on “Margaritas”

  1. Pues si existe un despuesdé quiero que sepa que todos pondríamos un hijo así en nuestra vida, sin caer en la cuenta que un hijo así sólo lo tiene una madre así. Un beso al cielo y feliz 81.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.