Un café con …. Mónica Esteban. Presidenta y fundadora de Juegaterapia

Monica Esteban
Así de feliz Mónica Esteban cuando lleva consolas a los niños en los hospitales

De nuevo tengo la suerte de poder compartir en este humilde blog uno de esos cafés virtuales con una persona que tiene muchísimo que aportar y que estoy seguro que os gustará conocer. Se trata de Mónica Estaban y es la presidenta, fundadora y alma de Juegaterapia. Ya os he hablado en más de una ocasión sobre esta fundación que hace una labor encomiable. Hace ya más de 4 años Mónica dejó su buen trabajo de creativa en una agencia de marketing madrileña para entregarse en cuerpo y alma a esta tarea de repartir consolas de videojuegos en hospitales de toda España, donde muchos niños están pasando por la ardua tarea de luchar contra esa lacra llamada cáncer.

Un golpe de suerte para muchos niños que están encontrando en Mónica y su fundación una válvula de escape para ese mal trago que la vida les ha llevado a tener que pasar. Pero ya estoy hablando yo más de la cuenta y en estos cafés compartidos ya sabéis que yo sólo os dejo disfrutar la buena compañía que accede pasar un ratito con nosotros así que vamos a ello.

Dagarin: Buenos días Mónica. Antes de nada muchísimas gracias por acceder a tomarte conmigo y con todos los lectores este café virtual y compartir con nosotros este rato de charla. La primera pregunta en esta sección es obligada: ¿Café, té, zumo, colcacao,…?

Monica: Me gusta más el té, gracias. Pero de vez en cuando, un cafecito también me apetece. Así que hoy café, no?

Dagarin: Aquí siempre a gusto de la entrevistada, así que té para dos, por favor! 🙂 Sé que lo has contado muchas veces pero para los que aún no lo conozcan, ¿Cómo surgió Juegaterapia?

JuegaTerapia
www.juegaterapia.org

Mónica: Hace cuatro años yo tenía en casa una PSP de mi marido que no utilizaba y decido llevársela al hijo de una amiga del trabajo que estaba en el hospital enfermo de cáncer. Resulta que él ya tenía una pero me dice que en la habitación de al lado hay un niño que está muy triste y que seguro que le encantará. Se la damos y vemos cómo se le ilumina la cara, nos da las gracias y se pone a jugar y se anima muchísimo. A los médicos y a las enfermeras les pareció una buena idea. En ese momento, decido hacer algo para intentar ayudar a más niños. Cuando llego a la oficina empiezo a pedir consolas olvidadas por ahí a cambio de cafés. Yo era directora creativa de una agencia de publicidad. Y a la mañana siguiente tengo tres encima de la mesa. A la siguiente me encuentro con diez… y es ahí cuando empiezo, con la ayuda de mis compañeros a organizar esta idea. Un amigo le pone nombre, Juegaterapia, y luego surge el eslogan: “la quimio jugando se pasa volando”

Dagarin: Por muchas veces que la escuche no deja de maravillarme como de una forma tan espontánea surgió algo tan grande y maravilloso como Juegaterapia. Recuerdo como si fuera ayer ese día que viniste a Málaga y estuve con vosotros en la entrega de unas consolas en el Hospital Materno Infantil. Viniste tú en persona y hablaste con todos y cada uno de los niños a los que entregamos consolas. ¿Sigues asistiendo tu a las entregas, aunque sea algunas?

Mónica: En Madrid a todas!!! Por supuesto. Ese es mi trabajo: estar con los niños y hacer todo lo posible para que todos tengan sus consolas y puedan jugar y ser un poquito más felices mientras están con su quimio. Estoy con ellos en los hospitales y les busco la consola y los videojuegos que mejor se adaptan a sus gustos y edades. Y ellos hablan conmigo por teléfono todos los días. A lo mejor en algún momento no puedo atender alguna llamada, pero si me llaman mis niños… seguro que sí puedo. Ellos son los primero.

Dagarin: Recuerdo también que en aquella entrega hubo algunos problemillas administrativos para poder coordinarla y algún retraso, aunque al final se pudo hacer. Había bastante trabajo previo de gestión y algunas cuestiones administrativas para conseguir que llegaran las consolas a todas las habitaciones y que los donantes supieran exactamente donde habían ido a parar sus consolas. ¿Que tal os reciben ahora en los hospitales?

Mónica: Genial. No te puedes imaginar la alegría de los niños, pero también de todo el equipo médico y de enfermería. Un niño alegre, distraído y relajado ayuda a los médicos y enfermeras a hacer su trabajo porque el pequeño no está pensando en las pruebas, el dolor, las nauseas… está pensando en pasar de pantalla, probar un juego nuevo, echarle una partida a un amigo… y eso es muy bueno para todos. Lo primero, por supuesto para el peque, pero todo el personal sanitario lo agradece. Son niños que colaboran más y mejor a la hora de enfrentarse a sus sesiones de quimio.

Dagarin: Es fantástico todo eso que cuentas, y que es bien cierto, sobre el bien que hacen los videojuegos a los niños. Más aún en esas situaciones, pero lo cierto es que en general tienen mala fama. Cuando sucede cualquier tragedia de algún loco que la emprende a tiros parece que lo primero que hacen es mirar su ordenador a ver si jugaba a Call Of Duty, League of Legends o, si me apuras, hasta Los Sims. ¿Has tenido que luchar también contra esa mala fama de los videojuegos con Juegaterapia?

Mónica: Afortunadamente no. Todos los profesionales del sector saben que en el estado de salud en el que se encuentra un niño enfermo de cáncer, los videojuegos son extraordinariamente beneficiosos. Por supuesto nosotras les llevamos los videojuegos que mejor les encajan con sus gustos y edades. Cuando un niño pasa meses en aislamiento en una habitación con las visitas restringidas, una videoconsola o una tableta les conecta con el mundo exterior o con otro mundo fantástico de juegos en el que se convierten en princesas, guerreros, superhéroes, monstruos…

El Jardin
El espectacular Jardín que ya funciona en el Hospital La Paz de Madrid

Dagarin: La imaginación nos hace libres. Y hablando de libertad… nada mejor que el aire libre. De entregar las consolas usadas que dona la gente a crear todo un Jardín para los niños en la azotea del Hospital La Paz de Madrid, que en breve serán otras 2: en el 12 de Octubre de Madrid y en La Fe de Valencia. ¿Como se lleva este espectacular crecimiento?

Mónica: La verdad es que es emocionante. A nosotros nos pareció una oportunidad increíble que hubiera azoteas que podrían transformarse en jardines y nos lanzamos con toda nuestra energía a por ello. Y lo conseguimos gracias a miles de personas que nos apoyaron y que vieron lo mismo que nosotras veíamos. Que sería fantástico que todos los niños a los que les ha tocado vivir una situación dura durante meses y años metidos en un hospital, puedan jugar al aire libre y ver la luz del sol en un entorno verde como cualquier niño hace cada día. Y ellos además, lo necesitan más.

Dagarin: ¡Es una auténtica maravilla ese proyecto! Mirando la web para preparar estas preguntas me ha llamado la atención que en el equipo directivo, saltando a Pablo Ibáñez (El Hombre de Negro) como presidente de honor, casi todos los puestos están ocupados por mujeres. En un mundo dominado por hombres en los puestos directivos me ha chocado. ¿Te habías dado cuenta? ¿Es algo buscado o casualidades de la vida?

Mónica: Es casualidad pero ¿a qué no está nada mal ver la energía y el poder que tienen las mujeres? Lo más importante es que, además de ser mujeres, todas tenemos en común nuestras ganas de ayudar a los niños y ya no sabemos ser felices sin su felicidad. Es muy especial la sonrisa y la energía de un niño que pasa por una enfermedad tan dura y aun así te regala una alegría y una vitalidad que te impactan.

Dagarin: Las mujeres al poder, siempre! Hablando de El Hombre de Negro… Alejandro Sanz, Fernando Tejero, El gran Wyoming, El Cigala, Vicky Martín Berrocal… muchos rostros famosos lucen vuestra camiseta y son embajadores de Juegaterapia. Incluso Vicente del Bosque estuvo en El Hormiguero fomentando que la gente llamara para conseguir fondos para el nuevo Jardín. ¿Qué hace que tanta gente importante se involucre con vuestro proyecto?

Mónica: Precisamente eso, la naturaleza proyecto. Hacer un jardín en un hospital es algo complicado pero ellos comprueban que con un poquito de su ayuda el paso que damos es de gigante y los niños realmente salen muy beneficiados.

Dagarin: Imposible decir que no a eso. Hace unos días Sony España ha subastado sus Playstation 20 aniversario a través de la web y parte del dinero os lo dona a vosotros (la otra parte es para UNICEF). Proyectos como El Jardín son básicos ahora para Juegaterapia. ¿Sigue siendo igual de importante para vosotros la donación de las consolas o ahora se ha convertido en algo más secundario?

Mónica: La donación de videoconsolas para Juegaterapia es vital. Exactamente igual de importantes que el primer día. Nuestros niños, enfermos de cáncer, pasan mucho tiempo en aislamiento en sus habitaciones, o demasiado débiles para jugar como los otros niños. Necesitan esas videoconsolas. Es la base de nuestro trabajo porque sabemos que les ayuda a disminuir su percepción del dolor y la angustia que pasan con sus ciclos de quimio. Aunque por supuesto, queremos que nuestro proyecto de construcción de jardines siga adelante con la misma fuerza que hasta ahora.

Dagarin: Creciendo sin perder la esencia, siempre con ideas nuevas. Como los Baby Pelones vuestra última gran idea y que están siendo todo un éxito que parece haber desbordado vuestras expectativas. ¿Cómo surgió esa idea?

El baby Pelón con el pañuelo diiseñado por Vicky Martín Berrocal
El baby Pelón con el pañuelo diiseñado por Vicky Martín Berrocal

Mónica: Surge del día a día con nuestros pelones. Vivimos con ellos el cambio físico que supone quedarse sin pelo y lo pasan mal. Hace dos años recibí una llamada de la mamá de Alba que, con doce años había tenido una recaída y volvía a estar ingresada y perdió su pelo por segunda vez. Lo estaba pasando fatal y su madre nos pedía que le lleváramos, por favor, un pañuelo. Inmediatamente salí corriendo para el hospital con un montón de pañuelos y bandanas. A Alba le encantaron y escogió una que le ayudó a sentirse mejor y verse un poquito más guapa. Cuando volví a la oficina pensé que teníamos que hacer algo, un muñeco que les ayude a verse guapos y que les sirviera de referente. Que nos ayude a todos a normalizar la situación. Y empezamos a darle vueltas a la idea hasta que en un viaje a Onil, en Alicante, visitamos la fábrica de muñecas Berjuán y ahí encontramos a nuestros Baby Pelones con sus pañuelos.

Dagarin: Me encanta leer como todo en vosotros surge de una forma tan natural e improvisada, siempre desde el cariño y las ganas de hacer algo bueno. Sobre los Baby Pelones, hace poco publicabais que gracias a ellos se han creado puestos de trabajo para satisfacer la demanda. Soléis hablar de lo que recibís de donativos, están los proyectos de los hospitales en la web, vuestros estatutos a la vista de todos… En una época de desconfianza hacía las instituciones y empresas en general dais muchísima importancia a la transparencia en todo lo que hacéis.

Mónica: Sí, muchísima, por supuesto. Desde el principio. Piensa que nosotros a todos los donantes de las videoconsolas les informamos del hospital al que ha ido a parar o al niño al que se la hemos regalado. Además, los peques que reciben la consola les suelen enviar un dibujo, un email o una foto dándole las gracias. Y esa es nuestra política, la transparencia en todo.

Dagarin: Lo sé de primera mano y ojalá todo el mundo tuviera esa mentalidad de transparencia. Cuando estuve hace un tiempo en vuestra sede de Madrid era pequeña pero llena de gente con muchísima ilusión. Habéis crecido, sois ya una fundación conocida y reconocida. Quiero pensar, porque os lo merecéis, que ya contáis con más recursos… ¿Qué queda de aquella sede llena de gente que sacaba tiempo de donde no lo tenía para clasificar consolas, preparar pegatinas y organizar eventos “artesanalmente”?

Mónica: Pues seguimos siendo pequeños para todo lo que queremos hacer, aunque cada día aumentamos la familia con gente llena de ilusión como dices y que saca tiempo de donde no lo tiene. Así que, en esencia, estamos igual. Somos más pero le ponemos a todo lo que hacemos el corazón y las fuerzas que nuestros niños se merecen.

Dagarin: ¿Y de aquella Mónica llena de ilusión y volcada con cada pequeña o gran consola que entregaba en el hospital de Málaga?

Mónica: Con más ilusión. Porque ahora, además de tener la sonrisa de mis niños tengo un equipo fantástico y el apoyo de miles de personas que apuestan por nosotros y nuestros proyectos. No se puede pedir más, no crees?

Dagarin: No se puede pedir más. Bueno, que en vez de miles sean millones de personas, que te lo has ganado, con tu esfuerzo y haciendo el bien a muchísima gente. Aparte de las aperturas de los dos siguientes Jardines, ¿Alguna otra meta que tengas en mente para Juegaterapia?

Diseño del futuro Jardín de mi Hospi en el Hospital La Fe de Valencia
Diseño del futuro Jardín de mi Hospi en el Hospital La Fe de Valencia

Mónica: No dejar ningún hospital sin un Jardín de mi Hospi.

Dagarin: Eso si que es apostar fuere. Pero conociendo tu tesón, seguro que lo acabas consiguiendo. A mi me tienes convencido para que mis donativos sean para vosotros pero… convence a los lectores de este pequeño blog para que vuelquen su espíritu solidario hacia Juegaterapia y cómo pueden hacerlo.

Mónica: Que visiten nuestra web, nuestro Facebook para conocer nuestro día a día con los pequeños y nos apoyen como ellos quieran. Nos encantaría que además de tener un Baby Pelón se unan a nuestro pelotón especial de Juegaterapeutas, que es como llamamos a nuestros socios. Nosotros luchamos al lado de nuestros niños con videoconsolas, tabletas, jardines para jugar al aire libre y lo que haga falta para que sean felices y pasen sus ciclos de quimio de la mejor forma posible.

Un placer tomar este té hoy con Mónica. Yo que he estado tomando café con ella veo su ojos y oigo su voz en cada palabra. Su fuerza y sus ganas de ayudar a todos esos peques que lo necesitan. Desde que conozco el proyecto me ha parecido una idea fantástica y espero que hoy os haya convencido también a vosotros.

Gracias a Mónica Esteban por su generosidad dedicando tiempo a esto y a Lourdes Amayas por coordinarla y hacerla posible. un abrazo enorme a ambas. Y vosotros ya sabéis: la quimio jugando se pasa volando. Así que no dejéis de visitar sus webs, donde encontraréis muchas más cosas muy interesantes y colaborar donando consolas o tablets, haciéndoos juegoterapeutas o regalando esos Baby Pelones.

www.juegaterapia.org

www.eljardindemihospi.org

www.babypelones.es

También puede que te interese...

  • Un café con… Estepy9 julio, 2015 Un café con… Estepy (6)
    Bienvenidos de nuevo a una sección que, por desgracia, tenía un poco olvidada. Café […]
  • Un café con… Laila Jiménez27 enero, 2015 Un café con… Laila Jiménez (5)
    Si me seguís y me hacéis caso seguro que conocéis ya a Laila Jiménez. Reportera de […]
  • Un café con… Cris Andina4 diciembre, 2014 Un café con… Cris Andina (0)
    Cris Andina es de las primeras personas que conocí en twitter y además, si no me falla […]
  • ¿Dónde está Alicia Young?23 octubre, 2014 ¿Dónde está Alicia Young? (87)
    Desde el cierre de La Cafetería no había vuelto a saber nada de Alicia Young. Hasta la […]
  • Entrevista a Marta Fernández12 noviembre, 2014 Entrevista a Marta Fernández (11)
    Cuando hace unos días Marta Fernández me dijo por twitter “tenemos que hacer algo para […]

2 thoughts on “Un café con …. Mónica Esteban. Presidenta y fundadora de Juegaterapia”

  1. Hace 2 años acudí al hospital clínico de Valencia el día de Navidad. El hijo de una amiga, de 5 años, había ingresado unos días antes por un linfoma.
    No sabía si sería bien recibido, (los padres estaban separándose), o no, pero me fuí a un quiosco a por libros y tebeos, y un cochecito de juguete
    Ver como el chaval se le iluminó la cara al verme aparecer con esos regalos el día de Navidad, fue tremendo.
    La madre, (mi amiga), se salió al pasillo a llorar de felicidad, porque alguien se había acordado de traerle un regalo al niño.
    Esa sensación, es indescriptible, y coincido con Mónica. La sonrisa de un niño en un hospital, es lo mejor del mundo.
    Gran entrevista, Dani, y agradecer a Mónica y su organización, los esfuerzos que hacen por los niños.

Deja un comentario