Chorriestudios: Trabajar de 8 a 22

TrabajarHoy me vais a permitir que el ChorriEstudio sea más estudio que chorri. Guasapeaando y hablando el otro día con una muy buena amiga estuvimos comentando eso que tantas veces se habla de la cantidad de horas que echamos en el puesto de trabajo. Y además muchas veces son horas inútiles. Bien organizado y planificado podrían ser suficientes la mitad o se podría hacer muchos más trabajo. O mejor… la cuestión es la cantidad de tiempo inútil que pasamos a veces en nuestro puesto de trabajo.

En este reportaje se analiza como en España seguimos estando a la cabeza en número de horas trabajadas pero en la cola en cuanto a productividad. Parece contradictorio pero no y además los motivos que dan son bastante conocidos y seguro que reconocidos. Aquí nos gusta mucho calentar la silla, como comentan en el artículo. Estar mucho tiempo en la oficina. Ser de los primeros en llegar y los últimos en irnos. Sobre todo y especialmente si es una pequeña/mediana empresa donde el jefe nos ve. Queda muy bien eso de estar allí cuando el jefe llega, suponiendo que el jefe llegue temprano, y quedarte cuando se va alegando que tienes mil cosas pendientes.

Como diría Rutger Hauer, he visto cosas que vosotros no creeríais. Y estoy seguro de que vosotros también. Trabajos que aparecen y desaparecen. Mesas llenas de papeles que misteriosamente se despejan en minutos cuando conviene que parezca que la cosa está despejada. Pero la cuestión es que los primeros que han fomentado siempre eso han sido los propios jefes. No se mide la productividad de una persona, el trabajo que hacen, sino cuantas horas están sentados en su mesa. Da igual si lo que hacen en 1 hora se puede hacer en 15 minutos. Da igual si una persona prefiere trabajar todas las horas seguidas o concentradas  y tener la tarde libre para estar con sus hijos, jugar al Paddle o rascarse los huevos las narices. Da igual si una persona prefiere quedarse en casa y trabajar las mañanas en pijama o empezar a trabajar a las 6 de la tarde aunque luego termine a las 10 de la noche porque sus biorritmos funcionen así (cada persona es un mundo).

Aquí todo eso da igual, aquí los estudios demuestran que lo único que importa son las horas que un trabajador pase sentado en su silla. Así triunfan aquí los anuncios de Hemoal. Son conceptos nuestros y arraigados, como declara el estudio que muchos de nosotros ya sabíamos. Eso no se estila fuera de nuestras fronteras. Según la comisión nacional de horarios (si, hay una comisión para eso), de media salimos del trabajo 2 horas más tarde que el resto de europeos. Es nuestra cruz: vivir para trabajar, no trabajar para vivir. Mientras en casi todas partes se trata de conciliar vida laboral con familiar y personal, aquí seguimos con mentalidades arcaicas.

En fin, que hoy más que un chorriestudio tenemos un estudio sobre lo chorris que seguimos siendo por aquí por España. A ver si algún día se van dando cuenta quienes tienen que verlo que un trabajador contento siempre será más productivo, hasta un 6% más además de reducir costes,  aunque eche menos horas. Pero eso me temo que no lo verán estos ojitos.

Fuente: El país

También puede que te interese...

16 thoughts on “Chorriestudios: Trabajar de 8 a 22”

  1. Más razón que un santo, nos gusta/estamos obligados a aparentar en el curro y que parezca que seamos unos currantes esforzados; cuando la verdad es que muchas cosas pueden estar hechas en un momento.

    Lo peor, salir al extranjero y ver como las jornadas tan extensas están mal vistas y la flexibilidad horaria es una realidad.

    Un abrazo!!

    1. Ojalá algún día seamos el extranjero porque es una gozada ver como la gente se organiza y las empresas dejan que se autogestionen los horarios para compatibilizar trabajo y vida personal

    1. Haya paz 🙂 Este horario es inviable Paula!! Eso es un momento puntual pero en general los horarios son malísimos aquí y como bien dice Gabriela hace que uno tenga que decidir demasiadas veces. Trabajo o familia. Y así nos va cada vez con una población más envejecida porque tener hijos, familia incluso pareja, es casi una odisea.

      Ojalá se pusieran más facilidades pero incluso horarios normales… yo trabajo de 8:30 a 13:30 y de 16:30 a 19:30. ¿Que horario es ese? y hay muchos así o parecidos. No te dejan tiempo a disfrutar a los niños, ni a tu pareja. Ya lo de tener hobbies, estudiar,… en fin. Es de lo que se trata: es una putada un fallo tremendo y ojalá cambié. Eso si, si se diera el caso de tener que elegir… creo que tendría clara mi decisión.

      Besos a las dos!!

    1. Con el que tengo ahora o con el “normal”. Hace usted unas preguntas muy indiscretas Amiga Paula 🙂

      Si llega el momento, los tendré. Y quien dice momento dice persona, circunstancias… no sería el trabajo lo que lo impidiera.

    1. Nada que perdonar! Mencanta que este espacio esté aquí para hablar, preguntar, charlar… Y si no me hubiera gustado la pregunta, no la hubiera respondido 😉

  2. Ojo los datos de productividad en España, pueden ser engañosos, y por eso sale más bajo que países que trabajan menos horas. ¿Como va a parar a los datos oficiales de productividad, aquella parte que los trabajadores hacen y sus empresas no llegan a facturar por estar en negro. Esos datos no están en el PIB, y es un tiempo de verdad de trabajo, que genera una productividad y que no se contabiliza.
    A picaros desde tiempos de Cervantes para aquí, no hay país que nos gane.

    1. Cuanta razón. Y tampoco se pueden contabilizar todas esas horas que no se pagan, con lo cual es trabajo sin coste para las empresas.

      Un profesor mío siempre decía que la estadística es la ciencia del engaño. Según la estadística si yo me como dos pollos y tu ninguno, nos habremos comido un pollo cada uno. Pero el resultado es que yo estaré llenísimo y tu muerto de hambre. Así es el mundo de los estudios y chorriestudios 🙂

Deja un comentario