Lo del 8M en tiempos de pandemia

Me vais a permitir que me desahogue aquí un poco porque estoy escuchando que se está planteando celebrar el 8M casi como si no pasara nada, con manifestaciones en la calle como siempre. Y me parece de locos.

No entraré en el fondo del 8M. Habrá quien esté de acuerdo con esta celebración y quien no. No me posiciono pero sí me posiciono rotundamente en que NO PROCEDE CELEBRARLO. Este año no. Este año no toca.

Llevan meses tocándonos las narices y los bolsillo. Obligándonos a llevar mascarilla, sin dejarnos viajar, sin dejarnos salir de casa entre las 22:00 y las 6:00. Y eso son sólo unas pocas de las muchas cosas que hemos sufrido.

Miles, millones de personas, no pueden trabajar porque juntarse 8-10 personas en una terraza al aire libre es un foco de contagio. Ojo, no pueden trabajar ni llevar dinero a sus casas para pagar hipotecas, alquileres, luz, agua, teléfono, pañales, comida…

En Navidades nos han obligado cortarnos con las reuniones, ya no recuerdo ni el número exacto que nos permitían pero seguro que no eran 500 personas. Daba igual en un piso de 60m2 o en una casa rural alquilada con un patio de 500 m2. No se podía.

Miles de millones de euros perdidos por no poder celebrar Carnavales, procesiones, ferias… Venga a cortarnos libertad y todos tragamos, más o menos. Todos tenemos que entender que es necesario, que es para salvar vidas. A nuestros abuelos, a nuestros padres o nuestros amigos. Todos con el corazón en vilo e intentando asimilar que es por nuestro bien.

Aunque miles de personas sufran cada día en su casa en lugar de esta trabajando. Miles de familias, pero se asume como un mal necesario.

¿Y ahora pueden manifestarse para reivindicar el 8M? ¿Eso no es necesario cortarlo? ¿Ahí no se van a contagiar o es que da lo mismo porque el 8M es algo vital?

Permitidme que me enfade y que me toque muchísimo los huevos. Les oigo, aún no se sabe que van a hacer, y me dan ganas de organizar una manifestación, de unas 500 personas por grupo, para quemar las mascarillas. Como símbolo de insumisión. Que no es normal que nos obliguen a asumir sacrificios como algo necesario y sean incapaces de prohibir una manifestación totalmente innecesaria en estos tiempos.

Que difundan un hashtag, que salga la gente a los balcones a aplaudir, que haya documentales en la tele. Y el año que viene, la pandemia dirá. Insisto, no voy contra el 8M. Voy contra los ineptos y cobardes incapaces de decir «señoras y señores, no hay manifestaciones este año que estamos en mitad de una pandemia y hay que seguir haciendo sacrificios».

Me parece una locura y una estupidez. Ni siquiera pensarlo. Nadie se piensa en celebrar la Semana Santa ¿cómo se les ocurre ni siquiera pensar esto?

En fin, desahogos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.