Cazando Lágrimas de San Lorenzo

Supongo que hay momentos en los que uno se agarra a un clavo ardiendo. O momentos en los que a uno le apetece evadirse, como os comenté el otro día. El caso es que anoche no tenía planes y me fui a la caza de unas cuantas Perséidas, las Lágrimas de San Lorenzo. Como bien […]