De sorpresas y decepciones

Hay una máxima que aprendí hace tiempo y que procuro mantener en mi día a día: nunca esperes nada de nadie. A veces se me olvida, pero sin duda es una gran máxima. Si nunca esperas nada de nadie, nunca van a llegar las decepciones, no sentirás que nadie te ha fallado porque en realidad […]