MVD: Mi experiencia con Fitbit Inspire HR

Nota: Esta entrada sobre Fitbit Inspire HR tendrá continuidad en unos días. Bien para confirmar impresiones, bien para rectificarlas. Razones al final del artículo.

Como en toda vida de cualquier persona, mi vida digital tiene sus altos y bajos, alegrías y penas, cosas buenas y malas. Hoy toca hablar de una no demasiado buena pero tampoco catalogaré de mala del todo porque, a día de hoy, no sé el alcance que tiene.

Seguimos con la historia de la salud pero ya no me centro tanto en mi enfermedad, la diabetes, y hablo de mantener un estilo de vida más saludable, que eso nos viene bien a todos estemos enfermos o no. La tecnología, por supuesto, también puede y debe ayudarnos a eso, que no todo en la tecnología es sentarse delante del ordenador o decirle a Alexa que encienda la luz para no tener que levantarnos.

Hoy toca hablar de cómo en mi vida digital he pretendido introducir de nuevo aparatos de salud que ya tuve y como, por ahora, no están funcionando demasiado bien. Hoy toca hablar de las pulseras de actividad y, en concreto, de la Fitbit Inspire HR.

Pulseras de actividad

Antes de hablar de mi caso, del que ya os adelanté algo fuera de esta sección, os hablo de las pulseras de actividad en general. Estos dispositivos quedan algo por debajo de los Smartwatch, algunas no tienen ni siquiera pantalla y sólo disponen de indicadores LED y/o vibración, y su misión no es tanto darnos información como recopilarla.

Son dispositivos pequeños y ligeros, normalmente con varios días de autonomía, destinados a que los llevemos puestos las 24 horas y monitoricen nuestra actividad. Desde las horas que pasamos durmiendo, y las fases por las que atraviesa, hasta ritmo cardiaco, pasos que damos, tensión arterial, calorías quemadas… Cuántos más datos registren, mejor.

Su rango de precio va desde los poco más de 20 € hasta unos 200 €. A partir de ahí suelen ya adentrarse en la categoría de SmartWatch que ya incluyen pantalla más grande, hora, sincronización de notificaciones con el móvil, en muchos casos poder responderlas, hacer llamadas…

Las de rango medio incorporan pantallas donde podemos seguir el progreso de nuestra actividad, y con esas características la reina a día de hoy es la Mi Band 3 de Xiaomi. (Cada vez que la veo más me parece que cometí un grave error con mi compra)

FitBit Inspire HR

La pionera en este mercado y la reina del cotarro es Fitbit en cuanto a nombre y prestigio. Tiene un rango importante de pulseras con diferentes prestaciones. Desde la sencilla Inspire por 70 € hasta los relojes Versa por 200 €.

Habiendo probado ya una pulsera en su día de Razer sin pantalla y habiendo pasado por el Apple Watch, quería un término medio. Había escuchado que la Xiaomi no era demasiado precisa en cuanto a recuento de pasos y monitorización de actividad me decanté por la marca más conocida: FitBit. Y dentro de su gama más económica me quedé con la que incluía monitorización del ritmo cardiaco, la Inspire HR.

Marca conocida, duración de la batería de 5 días, notificaciones del móvil en la pantalla, registro del sueño, compatible con iPhone… parecía tenerlo casi todo a excepción de sincronizar con la aplicación Salud, algo que me parece mal pero llevadero. Total, que me decanté por ella.

El derecho al desistimiento

Qué importante es ese derecho que tenemos los consumidores cuando compramos online, derecho del que carecemos cuando compramos en una tienda física aunque sea tan grande como El Corte Inglés. Os conté lo que pienso en esta entrada así que no me extiendo en eso y me centro en porqué hubiera devuelto la pulsera a la semana de comprarla y os estaría hablando de la Xiaomi Band 3

La caja contiene lo básico: una pulsera más larga y otra más corta para ajustarse a diferentes muñecas, un cable USB para cargarla que apenas tiene 10 CM y resulta increíblemente incómodo porque la dejes donde la dejes queda colgando y al ser magnético el conector es fácil que deje de hacer contacto. Y el monitor de actividad, claro.

Poco más que unas instrucciones sobre como conectarla a la aplicación de Fitbit, tampoco es necesario mucho más. Realizado el proceso, conectada pulsera… comienza mi experiencia de uso.

Usando la FitBit Inspire HR

Lo primero que debo decir es que espero poder escribir un post rectificativo sobre esta pulsera en unos días porque finalmente sea defecto de fabricación Y FitBit me de una nueva unidad pero, a día de hoy, mi experiencia es pésima.

Para empezar, lo pasé regular para sincronizar con mi iPhone. Ya sabéis lo que me gusta trastear estas cosas, no es el primer dispositivo no Apple que conecto al iPhone y pocos me han dado tantos problemas. Tuve que resetearla como 5 veces hasta que finalmente se conectó a su propia aplicación. Mal comienzo.

Por más que lo he intentado no he conseguido activar la sincronización continua por lo que no hay manera de que la pulsera me indique cuando tengo llamadas, mensajes, etc… Bueno, vamos a dejarlo porque al final lo que a mi me interesa es la revisión de mi actividad y eso con sincronizarlo una vez al día, o cada 2-3 días, sin problema. La información se va guardando en la pulsera y cuando entro en la App recoge los datos automáticamente.

Datos, datos, datos

Los datos son la vida y el sentido de esto. No sólo los que recoges sino los que le das. Uno de los más curiosos es la hidratación. Puedes ir informando en la app el agua que bebes para que te diga si estás realizando una hidratación óptima… según lo que tu le indiques ya que eres tú quien le dices lo que quieres beber. Pero eso, la verdad, me parece anecdótico, la chicha está en los datos que recopila.

En teoría, según sus propios algoritmos, ella detecta cuando estás haciendo una actividad. Andar, correr, nadar, pesas… y va anotando ese tiempo. Te fijas un mínimo diario de actividad y la pulsera te indica cuando la has conseguido. Igual con los pasos totales diarios, pasos mínimos cada hora (cuando se cierre una hora y no hayas conseguido esos pasos te envía una alerta para que te pongas en marcha para conseguirlo)… Todo parece funcionar muy bien.

Por la noche si la llevas puestas, no es demasiado incómoda pero yo no he llegado a acostumbrarme del todo y me costaba dormir, registra tu sueño. Fases REM, sueño ligero, profundo, tiempo despierto. Me interesaba mucho esa parte y la forma de analizarlo es en el móvil una vez sincronizado, y empiezan los problemas.

La sincronización

No sé si es sólo la sincronización o es que mi pulsera no está bien pero lo cierto es que el traspaso de información al móvil es pésimo. Muchos días el monitor me dice que he cubierto sobradamente los objetivos marcados pero no me da el logro en la App. Respecto al sueño, ha habido varios días que en lugar de las fases tengo una barra gris donde me viene a decir que cree que he dormido esas horas pero que no ha podido analizar mis fases de sueño.

Respecto al monitor en sí, hay veces que no me muevo en una hora y me da objetivos cumplidos y otras que aunque soy muy consciente de haber andado de sobra no me detecta esos pasos. La pantalla es de una calidad pésima y como tengas algo de luz solar no hay forma de ver nada pero además la respuesta táctil falla muchísimo, y eso que los únicos gestos son deslizar el dedo hacia arriba o hacia abajo. La cantidad de veces que tengo que repetirlo 2, 3 4 o más veces para que funcione no es normal.

Para colmo más de una vez me he encontrado la pulsera parada con una información en pantalla y sin reaccionar, bloqueada. hasta que no he mantenido pulsados unos segundos el botón que tiene no he conseguido que reaccione.

Experiencia pésima

Siempre lo digo y no es una excepción: esta es mi experiencia. A mí no me paga nadie ni me regalan ninguno de los aparatos de los que os hablo así que tengo la total libertad para contar las cosas tal y como las vivo. Por suerte casi siempre la experiencia es positiva, en  mayor o menor grado, pero en este caso ha sido muy negativa. Cuando te falla la sincronización o detectas a ciencia cierta que no detecta cosas que debería, pierdes toda confianza en un dispositivo que debe trabajar en silencio y darte buena información. Si debes estar pendiente de ella, mal vamos, y eso es lo que me está ocurriendo con ella, que no me fío ni un pelo de la información que me da.

Para colmo El Corte Inglés no admite devoluciones, me lo dejaron claro porque si no a la semana la hubiera devuelto, y la garantía la tramitan con FitBit, no se hacen cargo directamente ellos. He intentado hablar con Fitbit y aunque me han atendido muy amablemente no pasan de decirme que la reinicie una y otra vez, que actualice el firmware y que la vuelva a observar. Perder el tiempo, vamos, porque son cosas que ya he hecho y así les he dicho pero no hay manera.

La he entregado a El Corte Inglés donde se han atrevido a decirme que es que mi móvil no es compatible, cuando en la web de FitBit aparece como compatible. Ando esperando, cerca de dos semanas ya, que ellos me solucionen algo para ver si me dan una nueva pulsera y puedo reescribir este post diciendo que todo era culpa de una unidad defectuosa y que una vez cambiada todo va de lujo. Confiemos en que haya suerte.

Seguiremos informando pero, a día de hoy, no recomiendo en absoluto esta Fitbit Inspire HR. Y de paso tampoco recomiendo comprar este tipo de aparatos en El Corte Inglés. Amazon, o cualquier tienda online, es vuestra amiga.

3 thoughts on “MVD: Mi experiencia con Fitbit Inspire HR”

  1. Yo espero que sea un fallo de la unidad en concreto, porque tengo compañeras con modelos de fitbit y enganchan con el movil y demas con total facilidad (excepto con los Bq, como mi Suunto, que con esa marca tampoco funciona) yo es que para correr no necesito un Smartwatch, una pulsera no me sirve de mucho, necesito un GPS y esos si que tienen um margen de precio entre los 200 y 700 euretes de nada…

    1. Es que al final todo tiene un precio y no podemos pedirle lo mismo a un producto de 500 € que a uno de 100, pero lo que sí le pido es que haga lo que dice que debe hacer y eso no lo ha cumplido.

      Yo también espero que una unidad nueva sea la solución. La marca tiene nombre y tiempo en el mercado, eso para mí es garantía de buen producto

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.