Mi vida digital XI: Rutinas

La semana pasada Google entró en mi vida digital con sus altavoces inteligentes. Un Google Home que en breve fue acompañado por un Google Home mini. Nos adentramos en el mundo de apagar y encender las luces con la voz y varios comandos adicionales pero he dejado para un capítulo aparte una de las cosas más potentes que tienen tanto Google Home como Alexa y que son las rutinas.

El control

Fácilmente le cogemos el truco al asistente una vez configurado. Con nuestra cuenta de Spotify o Google configurada decirle que nos ponga nuestras listas o música de tal estilo. Crear nuestras listas es lo más práctico del mundo, especialmente la de la compra. Tener un Google Home Mini cerca de la cocina y en cuanto ves que queda poca leche decirle Ok Google, añade leche a mi lista de la compra se convierte en un hábito genial automático y que echas de menos fuera de casa. Crear recordatorios o eventos en el calendario sobre la marcha es maravilloso.

Por cierto que hay una cosa que le quiero decir a los señores de Google: me parece indignante, como diría la otra, que no pueda vincular un calendario de G-Suite, la opción de pago de Google, a Google Home. Deben ser cuentas de Gmail y no entiendo como ese servicio lo capan a los usuarios que pagan y la dan a los gratuitos. Cabría esperar que las cuentas de pago tuvieran ventajas, no inconvenientes. Y no es un problema técnico porque Alexa las reconoce sin problema. No sé que pretenden pero me ha obligado a hacer malabarismos absurdos con mis calendarios por esa idiotez.

Lo que hablamos de encender las luces del baño, la cocina… todo funciona a golpe de voz y en poco tiempo te acostumbras a ir hablando con la casa. A medida que te acercas al despacho vas dando la orden para que se encienda la luz. Y así todo. Pero a veces ir orden a orden es incómodo. Nos vamos a la cama y debemos apagar todas las luces del salón, pasillo, cocina, encender la mesita de noche… son tranquilamente 3-4 órdenes. Como además no disponemos aún de la función de habla continua debemos repetir varias veces el Ok Google. Se convierte en un pequeño engorro… hasta que descubres las rutinas.

Rutinas

Las rutinas es algo tan sencillo como encadenar varias órdenes seguidas. No es nada complicado. Viene ya con algunas predefinidas que podemos adaptar a nuestro gusto. Justo hace unos días hablando con mi hermana me contó que había descubierto la de buenas noches. Basta con decir le Ok Google, buenas noches y, por defecto, pondrá nuestro móvil en silencio (si es Android) nos contará el tiempo que va a hacer, nos leerá nuestro calendario para el día siguiente, nos preguntará a que hora pone la alarma y pondrá en reproducción sonidos para dormir tipo grillos, olas, lluvia… Todo eso sólo con decir buenas noches. Y puede ser sólo el principio.

Las rutinas son poderosas cuando las combinas con la domótica. Una sola orden y la casa se pone en movimiento a tu servicio. Hay que dedicarles un poco de tiempo para adaptarlas a tu gusto pero una vez funcionan es fantástico. Yo tengo 4 rutinas principales que os pongo como ejemplo

Mis rutinas

A la cama. Cada noche, ya esté en el salón, cocina o despacho trabajando, lo primero que le digo es A la cama. Lo que hace es apagar toda la casa y encender 2 luces en el pasillo, la del baño y la mesita de noche. Así tengo todo preparado para ir tranquilamente al baño y a la cama. Nada de tener que ir apagando luces una a una, interruptores o lo que sea.

Buenas noches. Una vez en la cama, le digo buenas noches y apaga todas las luces excepto una en el pasillo, que la deja al 10% durante toda la noche por si me tengo que levantar a algo, enciende el enchufe donde tengo conectado el antimosquitos (en mi casa no descansan ni en invierno), me dice el tiempo para el día siguiente, me lee los eventos del calendario y me da un mensaje de buenas noches.

Buenos días. Mi primera orden matinal. Me saluda contando alguna efemérides del día, apaga el insecticida y enciende luces de cocina, baño y pasillo, mi recorrido matinal.

Desayuno. Mi última rutina matinal. Sube la luz de la cocina, apaga baño y pasillo, me lee los eventos del día, me dice el tiempo que va a hacer, cómo está el tráfico hacia m i trabajo y me lee las noticias que tengo escogidas. Todo ello en el dispositivo que tengo en la cocina siempre, porque es mi hora de desayuno y no quiero que suene en el salón.

Posibilidades infinitas

Como veis es algo totalmente adaptado a mi, a mi rutina, a lo que yo hago cada día y cada noche. Se pueden definir todas las que queráis. Desde crear un ambiente relax en el que, por ejemplo, apague todas las luces salvo una lámpara relax que tengáis cerca, encienda una máquina de perfume que tengáis y os ponga música Zen en uno de los altavoces. A la rutina desayuno le podéis añadir que encienda la cafetera, por ejemplo. Si tenéis termo eléctrico y una tarifa nocturna le podéis añadir a las buenas noches que encienda el termo y a la buenos días que lo apague para no gastar durante el día.

Cualquier cosa es susceptible de estar en las rutinas y sentiréis el poder de poner toda la casa a vuestro servicio. Todo funcionando para vuestra comodidad con sólo un par de órdenes.

Y hasta aquí esta semana. La próxima conoceremos a Alexa, que también se ha hecho un hueco en casa y de hecho desbancando a Google, pero de eso hablaremos la semana que viene.

2 thoughts on “Mi vida digital XI: Rutinas”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.