¿Crees en el poliamor?

Bonito palabro, verdad. Poliamor. Sabed para empezar que aún no está recogido en la RAE pero si se ha tragado cocreta y almóndiga no deberían tardar en aceptar una palabra tan bien compuesta y tan correcta. Por tanto y ya que el diccionario no la define, os cuento por si no sabéis que poliamor significa multi amor, o lo que es lo mismo aplicado a lo que voy a contar, amar a varias personas a la vez. Porque ojo, no debemos confundir el poliamor con infidelidad, cuernos, cana al aire o similar. Eso es simplemente tener sexo con alguien de manera esporádica fuera del ámbito de la pareja, eso no es poliamor.

¿Hasta qué punto es posible el poliamor?. Desde luego querer a varias personas para mí es posible y yo parto de la base de que el enamoramiento es sólo un periodo transitorio de la relación. Antes o después esa pasión inicial se va, y tampoco creo que deba apenarnos, es ley de vida. El enamoramiento dura lo que dura, yo lo tengo estipulado en 2-3 años, y evoluciona. Queda el amor, cariño, complicidad… eso queda siempre y con suerte también esa chispa química y erótica. Esa es la evolución natural de cualquier relación.

Sin embargo esos primeros meses, esos encuentros, ese descubrir cada día algo nuevo, esas mariposas en el estómago… llegan a crear adicción y hay personas que lo necesitan. Son felices en su relación, están con alguien a quien aman pero una vez el enamoramiento ha evolucionado necesitan volver a sentirlo. No quieren dejar a su pareja pero quieren gustar y que les guste alguien, sentir esa emoción, sentir ese chute de vitalidad en cada encuentro, cada roce, cada conversación… Sin embargo tampoco eso es poliamor.

En la penúltima serie que he visto al protagonista se le llena la boca diciendo que ama a dos mujeres. Su esposa formal, que no tiene ni idea de su segunda relación, y la que mantiene con otra mujer a 30 kilómetros de la primera y que no sólo sabe que está casado sino que respeta esa vida paralela que lleva. Él no tiene ataduras con su esposa como hijos o dependencia económica. Puede libremente marcharse pero no lo hace porque, según él, la quiere. Es feliz con ambas, la dos le llenan y aportan. Una es feliz sabiéndolo y no le importa. La otra es feliz en su ignorancia. Y con ambas mantiene una relación estable que dura ya años.

A él lo cojo de los pelos y a ella le digo “Este maromo ya tiene dueña”

Esta frase la escuché hace unos días en la tele a una chavala de 21 años hablando con orgullo sobre lo celosa que es. Tiene tela la frase, ¿no? Posesión. Ese es el problema de las relaciones, la sensación de que la otra persona es tuya y que tú, en cierto modo, eres suyo. También creo que tiene mucho que ver con el miedo y la inseguridad. Tememos perder a esa persona si la compartimos. Tememos no ser suficiente para ella/él y que descubra que la otra persona es mejor que nosotros. Creo que ese es el principal problema, el miedo a la pérdida.

El mismo protagonista de la serie, el que está siendo infiel a su mujer con otra casi cada día, siente celos cuando esa segunda mujer le confirma que sí, que tiene relaciones con otras personas cuando él no está. Y siente esa punzada de dolor, se nota. Es fácil ser abierto y moderno hacia fuera pero cuando te toca a ti esos temores aparecen.

Yo la verdad es que no sé si soy poliamoroso. Reconozco sentir esa punzada a veces si pienso en mi pareja con otra persona. No me planteo eso que llaman “relación abierta”. O quizás sí, no lo sé. Quizás todo dependa de las circunstancias. Quizás todo tenga que ver con sentirse feliz, con estar contento con lo que se tiene y no aspirar a más, no necesitar más.

Exclusividad, una relación permanente, la convivencia… quizás sea más fácil una relación en la que vayas disfrutando cada día, sin hacer daño. Sin mentir. Esto en la serie no es así pero es otra pregunta que queda en el aire. ¿Es justo que no le cuente a su esposa lo que está sucediendo? Ella es feliz en esa ignorancia y ojos que no ven… Supongo que me diréis que debe dejarla decidir si quiere vivir así pero… ¿seguro?

Son temas complicados, este post ha sido escrito y borrado 3 veces antes de salir. He quitado partes y añadidas otras porque el tema da para muchísimo. Hay mil preguntas en el aire que os invito a haceros y, si alguien quiere compartir su reflexión, invitado está.

¿Es posible amar a varias personas? ¿Podría amar a varias personas? ¿Admitiría que mi pareja estuviese conmigo y con otras personas? ¿Posesión, celos, miedo…? ¿Sería capaz de llevar una doble vida para poder amar a dos personas a la vez? ¿Sería justo hacerlo sin contárselo a ambas?

Igual es absurdo que os hagáis las preguntas. Posiblemente por mucho que reflexionéis sobre el tema no sabréis realmente cual es vuestra decisión hasta que no os encontréis algún día en esa situación real. Una cosa son las teorías y otra enfrentarte cara a cara con esa situación, os lo aseguro.

17 thoughts on “¿Crees en el poliamor?”

  1. bueno que quieres que te diga,ya lo decia el gran antonio machin en una cancion,”como se puede querer a dos mujeres a la vez” decia en una estrofa,puede suceder,lo malo seria que no quisieras a ninguna o ninguna te quisiera a ti,jajajajajaja

    1. jajajaja. ¡Eso sí que es chungo! A mi el tiempo, con estas y otras cosas, me ha enseñado a nunca decir nunca. Puedes tener las ideas muy claras y que las circunstancias te las pongan del revés.

      Un saludo

  2. Yo no tengo ni idea de si podría llevar una relación poliamorosa porque desde pequeños nos han colado el mito del amor romántico por las orejas. Que tu pareja es tuya. Tuya. Tu posesión. Tu objeto. Y aunque hagamos un ejercicio de introspección y gestión emocional, es muy difícil comprender y asimilar todas las consecuencias que eso acarrea y que nos marcan nuestra forma de entender las relaciones y el amor.
    Quizá el día que algo haga clic en la cabeza, seamos capaces de no considerar a nuestra pareja como algo nuestro, sino como una entidad independiente que ha decidido compartir parte de su vida con nosotros. Y quizá así supiéramos gestionar mejor los celos y el tipo de interacción que tendríamos con los demás.
    O quizá no. Yo no tengo ni idea, y en determinadas etapas de mi vida en las que me he sentido insegura por muchos aspectos, esa inseguridad se ha reflejado también en mis relaciones de pareja; pero cuando he estado bien conmigo misma y me he sentido plena, lo veía todo mucho más simple y fácil.
    Ay, no sé.

    1. Ya veo que lo tienes clarísimo jajaja

      Todo parte al final de lo que nos han contado pero sobre todo de cómo estamos con nosotros mismos. La inseguridad hace muchísimo. Hay que estar bien, no depender, no necesitar a la otra pareja. Que te aporte sin que sea una necesidad.

      Total, que porqué no.

  3. No se si funcionara o no, pero ni veo a la sociedad española preparada para ello de momento, y hay que estar muy seguro para mantener algo asi con todo en contra ni creo que funcione para mi, por lo menos a dia de hoy!

    1. La sociedad desde luego no lo está. Son siglos inculcando la monogamia, fidelidad, etc… por supuesto legal no sería tener dos mujeres pero lo que personas adultas decidan y hagan en su vida privada es decisión suya. Otra cosa es la seguridad personal que implica, lo que hablamos de no tener miedo a compartir. Esa cuestión es diferente pero quien sabe si quizás estar con esas personas no te pueda dar precisamente esa seguridad que necesitas.

      Y me gusta ese “a día de hoy” que pones al final. El tiempo puede cambiarlo todo.

      Un saludo.

  4. Bueno, como veo que esa cerveza no llega te cuento por aquí lo que he deducido sobre la cuestión que planteas; a la vez no pero intercaladamente sí, es decir, no se solapan, no es simultáneo. No se ama a dos a la vez, es intermitente.
    Ahora qué?

    1. Ofú! Menuda vuelta de tuerca, un giro de guión inesperado. Pero eso no es dos a la vez, es un poco paralelo. Hay que pensarlo más. A ver con las cervezas

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.