La vida real

A veces confundimos esa pequeña parte de nuestra vida que compartimos en nuestras redes con la vida real. Que no es que la otra no sea real pero lejos del glamur de La Gata Lola está el tener que limpiarle todos los días el arenero y recoger los pelos que va dejando por la casa. Así de prosaica es la vida real