¿Te gusta la persona que eres?

Hoy un compañero de trabajo se ha marchado. No le han echado, ni siquiera se ha ido a un lugar donde gane más pasta, simplemente ha decidido seguir lo que el corazón le pedía: marcharse a vivir una experiencia. Y a mí esa gente que busca cambios en su vida, que analiza la situación, reflexiona y se decide a cambiar, me sorprende y me encanta.

Se ha ido a Thailandia, Indonesia o algo así, no sé exactamente donde ha ido pero ya os digo que no se marcha a ganar un pastizal sino a cuestiones humanitarias, voluntariado. Ha decidido dedicar un año de su vida a enriquecer su espíritu en lugar de su cuenta bancaria. No he entrado en detalles, yo imagino que cuando tomas esa decisión es porque lo tienes meditado, que el cuerpo no vive de la misma comida que el alma. Necesitas dinero para viajar, comer, ropa, incluso ayudar ya que vas de voluntario, pero supongo que hay personas que viven con muy poco mientras el corazón esté contento.

A mí la gente que se analiza y toma decisiones así de radicales pero con las ideas claras me gusta. No hace mucho una amiga tomó una decisión parecida. Un trabajo que no la llenaba sino que más bien la vaciaba y decidió dejarlo. Porque sí, porque era necesario, porque no sólo de comida vivimos los seres humanos. A veces hay que pararse a pensar y tomar decisiones. Da igual que para el resto de la gente no parezcan lógicas, no importa. Lo único que cuenta es tomar esa decisión correcta para ti en ese momento.

Podrías contaros más casos a mi alrededor. Desde una persona que hace muchos años dejó un trabajo fijo y se arriesgó a montar su propia empresa a un amigo que está a punto de dejar atrás 15 años de su vida para comenzar una nueva aventura confiando en su colchón y en que sus capacidades le harán triunfar, pero creo que el detonante de estas reflexiones, aparte de la marcha de este compañero, es una conversación muy interesante que he tenido esta semana.

Conversaciones de esas que se te quedan marcadas y reflexionas sobre ella en el momento pero más aún horas e incluso días después. Me hablaba una buena amiga, con la que he compartido mucha y buena charla esta semana, de su juventud y de cómo había ella había cambiado de rumbo su vida en algunas ocasiones. No sólo estudios, sino forma de ser. La frase que da forma a la pregunta que titula este post la dijo en esa conversación: No me gustaba la persona que era y decidí cambiar.

Así de natural soltó una frase que para mí tiene una profundidad enorme. Hablamos de reinventarse. Implica análisis. Rectifico: auto-análisis, que es mucho más complicado. Implica reflexión. Implica capacidad de auto-crítica y sobre todo determinación. Porque no sólo lo pensó: lo decidió y lo hizo. Yo, que ya os conté que soy cigarra, me asombro con estas historias. Me maravilla esa capacidad de mirar dentro de uno mismo hasta el punto de saber que no eres quien quieres ser, no sólo que no estás haciendo lo que quieres.

Desde aquí mi más profunda admiración por esas personas con esa capacidad de saltar, de cambiar, de no conformarse. Con lo cómodo que es quedarse donde se está, dejarse a merced de la corriente y fluir. Yo no soy capaz ahora mismo, con los años que tengo, de hacer esa reflexión sobre mí, menos la hubiera hecho en mi adolescencia.

Y a ti, ¿te gusta la persona que eres?

4 thoughts on “¿Te gusta la persona que eres?”

  1. Evidentemente que me gusta quien soy, pero tengo mis momentos de duda, como todos, o eso creo, algunos dias me pregunto si se puede hacer de otra forma…

    1. Es bueno tenerlo tan claro. Yo nunca lo he pensado mucho. Así por encima te aseguro que no hay muchas cosas de mi que no me convencen nada, otras claro que sí. Será cuestión de pararme, analizar y hacer cambios en aquello que no me guste.

      Un abrazo, Fran

  2. No, no, no… no me gusto y me alegro, así puedo seguir creciendo. Reconozco que no me pego ya tanta caña como antes, que me doy cuartelillo y a veces hasta palmadita en la espalda. Qué bien te lo has hecho Paula! Y a vivir. ¿Y a ti, te gusta la persona que eres?

    1. Hay que darse cuartelillo y una cosa es aspirar a mejorar, que debería ser hasta el fin de los días, y otro estar contento con como eres.

      Yo pregunto, no respondo, que bastante casco en general. En realidad es que nunca lo he pensado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.