Mi vida digital IV: Philips Hue.

Y después de tanta teoría e introducciones sobre la domótica en mi casa entramos por fin en la parte más práctica con mi primera adquisición: un kit de bombillas Phillips Hue color con el puente necesario para hacerlas funcionar y entenderse con Siri. Como hacen los buenos Youtubers os dejo enlace al kit para que lo podáis comprar o consultar. No, lo siento pero no tengo poderío para ofrecer descuentos ni nada, sólo tenéis el enlace

Philips Hue White and Color Ambiance – Kit de 3 bombillas LED E27 y puente, 9,5 W.

Esto, junto a una bombilla adicional blanca (Las del kit eran RGB para poder cambiar de color), fue mi kit de iniciación. No sé si es cuestión de que han sabido hacer mejor marketing, supongo que es eso, pero siempre asocio la iluminación ambiental domótica con la gama Hue de Phillips y quise empezar por ella sabiendo que había alguna opción más barata. Los años en el mercado que llevan y la compatibilidad asegurada con Siri fueron lo que me hicieron decantarme. Como podéis ver, comenzar no es del todo barato pero luego ir avanzando no sale tan caro.

Nota: Preguntad, preguntad malditos.

Antes de continuar quería haceros un comentario. Sé que estoy soltando algunos tochos importantes, como el que viene a continuación. Sé que a muchos no os interesará lo más mínimo pero puede que a algunos sí. A los que no os interese lo comprendo pero para los que sí estéis interesados recordad que tenéis los comentarios abiertos. Podéis preguntar dudas si se os queda alguna, aportar comentarios o lo que sea. Si deseáis consultar algo concreto intentaré darle respuesta si lo sé o si no a ver si alguno de los otros lectores puede responder. Que sea un foro un poco abierto si os parece. Y ahora, al lío.

Instalando: El puente / hub / concentrador

Como habéis visto el kit principal Hue, que es en el que me voy a centrar, son 3 bombillas multicolor y un puente, también llamado hub, concentrador, pasarela… para que no os lien cuando leáis diferentes páginas. Se trata del aparato que hará de enlace entre las bombillas y el software de control. La idea que debe quedaros clara para poner todo el sistema en marcha es esta: Necesitáis un puente conectado a la corriente y a la red de datos de la casa por cable. Este puente / concentrador es el que conectará con las bombillas de casa y desde el software del móvil o a través de Siri os conectaréis al concentrador para dar órdenes a las bombillas. Creo que una imagen vale más que estas palabras os dejo un esquema.

Para puristas y avanzados, ya iremos viendo que puede no ser necesario el puente, que cada sistema lleva el suyo, etc. Tranquilos, todo se verá pero yo os cuento mi experiencia paso a paso tal como la he vivido.

Una vez conectado todo enlazar el concentrador a la aplicación es sencillo. Basta abrir el programa y seguir el asistente. En un momento dado os pedirá que le deis al botón grande que tiene el puente en la parte superior y ya lo reconocerá. Lo siguiente conectar las bombillas, basta con dar a la opción de agregar bombillas en el software y encender las bombillas. En unos segundos empezará a detectarlas. Fácil y rápido. Sólo tenéis que asignarles nombre si queréis, que si no luego será un lío para encender y apagar, y listo. En menos de 5 minutos tenéis el sistema funcionando, no tiene más misterio.

El programa Phillips Hue

A partir de aquí todo es ponernos a jugar con el software de Phillips Hue. Ahí está toda la potencia del sistema. Lo primero que nos pedirá es que creemos una cuenta online para controlar nuestro sistema desde cualquier lugar con conexión a internet. ¿Para qué? Pues desde saber si hay luces encendida, encender luces desde fuera si estamos de vacaciones y que parezca que hay gente en casa, etc. Hay muchas cosas que podremos y seguramente querremos hacer desde fuera de casa. A partir de ahí nos podemos poner a configurar mil cosas.

Lo primero será configurar nuestras estancias. Yo tenía tres luces en el salón, no tenía mucho sentido, pero en nada conecté la del despacho y ya tenía algo más de sentido. Creamos habitaciones y asignamos las luces. Todo el software es muy intuitivo, no tendréis complicaciones.

Luego empezaréis con los ambientes. Vienen muchos pre-instalados y se pueden descargar decenas más. Según si nuestras luces son de color o no, si tiene temperatura de color o no, etc… ajustará los ambientes. Cálidos, fríos, relajantes, “creativos”, Por supuesto podéis crear los vuestros. Yo el primero que me creé es un ambiente “tele”. Encendía dos luces del salón en un tono cálido suave y me aseguraba de que todas las demás estuvieran apagadas.

Podéis pasar tantas horas como creativos y exigentes seáis creando ambientes. No olvidéis que además luego podremos automatizarlos mediante Siri o rutinas, que es lo siguiente que os gustará.

Rutinas

Las rutinas son muy potentes y lo serán mucho más cuando lleguemos a los asistentes. Una de las primeras rutinas que probé fue la de despertar. Programamos una hora a la que queremos despertar pero no nos va a sonar una alarma, lo que hará será encendernos luces. Ojo, las luces que queramos, en las habitaciones que queramos, con la intensidad que mejor nos venga y de una manera progresiva.

Dicen los estudios del sueño que es la mejor forma de despertar porque simula el amanecer. Si queremos despertar a las 7:30, podemos programar una rutina que a las 7:15 comience a encender la luz del dormitorio progresivamente para que al llegar a las 7:30 estén al 70 %. Será lentamente y nuestro cuerpo irá despertando sin que nos demos apenas cuenta. Yo de momento no podía probar esta rutina porque no tenía luces en el dormitorio, pero si fue programando una en el salón para que las luces se fueran apagando progresivamente hasta que a las 23:00 no había luz. No era especialmente práctica, es cierto, pero funcionaba.

Las rutinas que más me gustaron desde el principio fueron las de al salir de casa y al llegar a casa.

Quando arrivi a casa

Gracias a la localización del móvil se puede programar que las luces se enciendan o apaguen al llegar o salir de casa. Las luces que queramos, claro. Una luz en la entrada, otra en el salón y la cocina, por ejemplo. Es fácil. No tiene ninguna complicación hacerlo. Y por supuesto al alejarnos que se apaguen todas. Esto funcionará también en función de la hora. No es necesario que se enciendan a las 2 de la tarde al llegar a casa, a no ser que tengamos una casa en un sótano. Lo más normal es programarlo a partir de la puesta de sol y por supuesto se puede hacer. Es fantástico y eso me llevo a la siguiente inversión: quería que las luces de mi pasillo funcionaran así. Y lo conseguí.

Antes tenía que hacerlo funcionar con Siri, que no olvidemos que era mi objetivo inicial, pero esto mejor lo dejamos para la semana que viene, ¿no?

4 thoughts on “Mi vida digital IV: Philips Hue.”

    1. Lo es!! Con las luces Hue es super sencillo. Pero también te digo que tiene mucha profundidad y puedes llegar a hacer muchos ajustes a medida que añades dispositivos… pero eso empezaremos a verlo más adelante.

      También aviso que por desgracia no todo llegará a ser tan sencillo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.