Al otro lado

Siempre he tenido mucho respeto por la gente que está al otro lado del mostrador. Como cliente, usuario, comprador, comensal, lector… me gusta pensar que siempre tengo respeto máximo por la gente que está al otro lado de la barra o del teléfono para atenderme. Parto de varias premisas para pensar y actuar así.

La primera y principal: son personas. Como tú y como yo. Gente corriente con sus días buenos y malos, sus alegrías y tristezas y sus buenos y malos rollos. Desde ese momento ya tienen ganado mi respeto porque toda persona, a priori, merece respeto.

La segunda, ya algo más ilusa, es pensar que todo el mundo es bueno hasta que se demuestre lo contrario. No todo el mundo está de acuerdo con eso pero en ese sentido me gusta ser positivo. Si no me has hecho nada malo, ¿porqué pensar que estás en mi contra? Prefiero pensar que intentarás ayudarme y atenderme lo mejor posible. Y esto me lleva a la tercera, que es pensar que esa persona, con su buen o mal día, sus mejores o peores conocimientos,… va a intentar servirme lo mejor posible. Por servir entiéndase desde una cerveza a recomendarme el mejor móvil según las necesidades que le exprese y de lo que estemos hablando.

Esas son mis premisas y voy siempre con el respeto por delante cuando me acerco a un lugar a ser atendido por algún desconocido o cuando realizo trámites por internet o similares. Creo que es fácil, que debería ser la norma, pero no. De hecho, muchas veces yo estoy al otro lado. Soy quien atiende a las personas que tienen problemas. Y os aseguro que cumplo las premisas que os he comentado: pongo todo mi interés y mi mejor voluntad en ayudar a la gente que lo necesita. Gente que tiene algún problema con sus ordenadores, que es mi misión. Intento darles consejo, atenderles, solucionarlo lo antes posible… pero hay gente que no se merece ese respeto

Y es que parto de la base también de que si no me respetas, no mereces mi respeto. Si entras de malas, imponiendo, con la escopeta cargada que decimos por aquí, insultando, despreciando… no te mereces mi respeto. No tengo más remedio que tragar, el cliente casi siempre tiene razón, pero tienes mucho perdido conmigo. Ese es uno de los problemas que tenemos hoy en día, la falta de respeto y empatía. Pero de esto ya he hablado en alguna ocasión y creo que no merece la pena alargarse: la gente a veces no tiene educación. Y no hablo de cultura y su forma de escribir sino de no pensar en que delante hay otra persona que va a intentar ser profesional.

Pero hay una cosa más que debería ser importante y que es la higiene. Sí, algo tan básico como la higiene. Cuando voy a una peluquería procuro lavarme el pelo antes aunque me lo haya lavado por la mañana. Si voy a una zapatería me cambio de calcetines y me vuelvo a lavar antes de ir si han pasado unas horas antes de la ducha. Cuando he tenido que llevar algún producto a reparar o devuelto algún producto a la tienda, lo procuro empaquetar y, como poco, limpiar lo más posible de las marcas normales del uso. Pues algo tan básico hay gente que no lo cumple. He visto cosas que vosotros no creeríais.

Algo tan sencillo como pasar un paño a un mando para quitar la mugre acumulada de las manos para que las personas que lo van a revisar al otro lado no tengan que usar guantes para probarlos me parece lo más normal del mundo. Básico, sencillo, imprescindible. Pensar que eso lo va a ver y lo va a tener que tocar otra persona debería darle vergüenza a algunas personas. Si en tu casa quieres ser un guarro, y perdonadme que lo diga así de claro, es tu problema pero debes tener respeto por la gente que está al otro lado. Ya no hablo de marcas de uso, inevitables con el paso del tiempo, hablo de mierda que se quita con un paño y un poquito de producto de limpieza. Me parece una falta de respeto y educación tremenda no pensar que eso lo tiene que tocar una persona al otro lado. Llámese teclados, ratones, auriculares, un coche….

De verdad, un poquitín de respeto, no pido más.

PD: Que quede claro que la mayoría de la gente es normal y no hace esas cosas, pero hay cada elemento…

8 thoughts on “Al otro lado”

  1. Hombre, si no respetan al que atiende, ¿Como van a dejarte las cosas limpias ya? Hasta con migas de pan mohosas he abierto teclados Dani.

    1. Con restos de “plantas fumables” me he encontrado yo alguno. Pero restos que daban para preparase un cigarrito de la risa, no un poco. Algunas personas no tiene vergüenza ni educación

  2. Totalmente de acuerdo, no cuidar la higiene es la mayor falta de respeto y consideración hacia los demás. Muuyy fuerte vamos!!!!!!! Un besito, guapo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.