Feliz 2017

Señoras, señores, ¡que se nos acaba 2016! Así a lo tonto habrá que ir despidiendo y haciendo resumen del 2016, que tengo que decir desde ya que no ha sido en absoluto un mal año para mi pese a las muertes célebres que te hacen querer que termine de una vez. Pero aún así, y mirándolo desde mi egocéntrica mirada, no ha estado mal y el 2017 promete aún más. Comenzamos.

Ya he leído por ahí unos cuantos resúmenes de despedida de 2016 y me gustaría tener una mente prodigiosa para poder recordar todo lo importante que me ha ido pasando este 2016, que os aseguro que es mucho, pero mi memoria de pez me lo impide. Apenas recuerdo un par de hechos importantes contables aquí así que mejor ni lo intento. Sí leí hace poco que Molinos definía su 2016 como “feliz”. Incluso Peligrosamente feliz, decía. Le tomo prestado ese concepto de definir el año con una sola palabra y definiré mi 2016 como el año de la madurez.

Con 46 años y medio (casi) siento que por fin he conseguido madurar, ahí es nada. He logrado aprender a encontrar el foco, a centrarme en lo importante de verdad y no en lo urgente. He aprendido a tomar las cosas con calma, a disfrutar la paz, a ser feliz, a vivir, a no dejarme avasallar, a no dejarme pisar, a dejarme querer. Si, dejarme querer, que tontería, ¿no? Pues me costaba mucho, muchísimo. Aún me cuesta pero voy aprendiendo.

Me costaba aceptar que alguien me quisiera, que me tocara, que me abrazara, que me dijera cosas bonitas… no me las creía por la sencilla razón de no creerme merecedor de ellas. Supongo que porque tampoco me quería demasiado. Ahora he conseguido quererme bastante. Ser consciente de lo que soy, de lo que me importa, de mis cosas buenas y malas. He aprendido a quererme como soy y eso me da tranquilidad. Me ha desparecido mucha ansiedad porque ahora estoy feliz conmigo, me he hecho fuerte y eso me hace inmune, o casi, a los ataques exteriores. He conseguido superar mi ansiedad, he conseguido sonreír más, de esa manera un tanto particular que dicen que tengo de sonreír, pero sonreír al fin y al cabo. Me han querido este 2016. Lo he notado y disfrutado mucho. También me quisieron muchísimo en el 2015 pero me da que este año lo he saboreado diferente, lo he disfrutado con consciencia además de con pasión.

Este 2016 he conseguido que el trabajo sea trabajo, que no me altere tanto en mi vida. Cuantas veces lo había intentado y que pocas lo había conseguido. Ni el trabajo ni la gente tóxica. He llenado mi mundo de paz interior y he mantenido fuera todo eso que me alteraba. Y ojo, que eso no significa que no haya disfrutado. He vivido, he reído, he llorado, he amado, he bebido, he comido, he bebido más todavía, he disfrutado la gente que me quiere con toda la intensidad del mundo, devorando cada instante. He aprendido que cada instante es único y hay que disfrutarlo. Y en ello estoy, porque sobre todo me he dado cuenta que es muy importante VIVIR.

¿Cosas especiales que puedo destacar aquí? Pues voy a destacar dos. La primera y que conocéis de sobra es que 2016 ha sido el año de Fritz, de El Comité, de mi primer libro. Ahí es nada. Jamás de los jamases se me pasó por la cabeza la idea de escribir un libro, y eso que muchos me lo habían comentado, pero este 2016 El comité surgió de mi cabeza. Llegó Fritz y con él llegaron Olga, Heidi y el resto de personajes de El Comité. La web os gustó pero os encantó el libro. Casi 200 ejemplares vendidos para mi es todo un logro y una gran suerte pensar que tantos de vosotros habéis creído en mi y os ha gustado la historia hasta el punto de comprar el libro. Como tantas veces, daros las gracias a todos por estar ahí siempre y ofrecerme tantísimo cariño. Para mi ha sido toda una experiencia escribir por primera vez en mi vida toda una historia de principio a fin. Me ha encantado al punto de que, como puede que sepáis, ya ando enfrascado en la segunda que a ver si para 2017 está lista.

Y la segunda cosa que voy a destacar aún está por culminarse pero ya os la puedo adelantar: 2016 es el año del fin de una larga época de mi vida: cambio de trabajo. Tras más de 15 años despido 2016 a dos semanas de abandonar esta empresa que tanto me ha marcado para comenzar una nueva experiencia. Me preguntaba el otro día un amigo si no me asustaba cambiar de trabajo. Le respondí sin dudarlo que no. Me apetece mucho el desafío nuevo, me apetece aprender cosas, volver a estar todo el día con ordenadores, me apetece el nuevo horario, los cambios que va a provocar en mi vida, aunque no todo sea perfecto… Me apetece muchísimo cerrar esta página de mi vida que ha sido tan larga. Hacía tiempo que me apetecía y da la casualidad de que se va a cerrar al principio del nuevo año. Os contaré más en un próximo post cuando suceda pero ha sido el broche de oro para un 2016 que considero positivo.

¿2017? Año de cambios. Cambiar de trabajo va a provocar muchos cambios en mi vida. Espero controlarlos gracias a esa madurez que he descubierto en mi y sobre todo quiero dedicar este 2017 a mi salud. Siento que mi mente está sana, quiero que también lo esté mi cuerpo. Aprovechar los cambios de hábitos para esos propósitos que siempre vamos dejando. Dieta sana, deporte, médicos… quiero que 2017 sea el año en que deje de vivir peligrosamente. Sé que es un propósito muy manido pero no me lo suelo prometer. Sin embargo ahora sí que sí. Merece la pena y es el momento. Aprovechar el impulso del cambio de trabajo para realizar otros cambios. Voy a ello y vosotros lo veréis.

A vosotros daros las gracias por estar ahí. Por aguantarme, quererme, comentarme, escribirme, animarme… sois la caña. A los que lleváis tiempo y a los nuevos. Gracias por acompañarme un año más en estas andaduras. Espero de corazón que vuestro 2016 haya sido muy bueno pero que este 2017 que empieza en nada esté lleno de satisfacciones para todos. Gracias y mis mejores deseos para vuestro 2017.

Y a la gente que tengo cerca, ¿Qué deciros? Que gracias por tanto. Gracias por darme vida, vida. Gracias por estar a las duras y a las maduras, por la paciencia, por los consejos, por el cariño, por las risas, por los abrazos… Gracias

¡Feliz 2017!

También puede que te interese...

  • Feliz 201631 diciembre, 2015 Feliz 2016 (12)
    Venga, va. Ya sé que es el post típico un día 31 pero permitidme que caiga en el típico […]
  • ¿Podemos quejarnos?24 septiembre, 2013 ¿Podemos quejarnos? (3)
    Hoy la pregunta que hago en el título del post sobre si podemos quejarnos no la voy a […]
  • Da igual1 mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Trabajar28 febrero, 2016 Trabajar (7)
    Me gusta trabajar. Así de claro y de fuerte os lo digo, a bocajarro. Me gusta trabajar. […]
  • Adios 2009, Feliz 201031 diciembre, 2009 Adios 2009, Feliz 2010 (0)
    Quiero dedicar este post para felicitar el 2010 que está a punto de llegar a todos los […]

11 thoughts on “Feliz 2017”

  1. Buenos días,

    buena manera de empezar el día, con un buen resumen del dagaaño.

    Pues sólo decir que aquí estaremos siguiendo las nuevas dagaaventuras!!

    Un abrazo, y que tengas una gran salida y entrada de año!!

  2. Pues nada mas que darte las gracias por una novela que me hizo pasar muchos buenos ratos y alegrarme por esa madurez que has adquirido, suerte con los propositos (y si tienes alguna duda con el deporte te intentare echar una mano si lo deseas) Un abrazo y feliz año Daniel, nos iremos leyendo…

  3. Vaya chute de alegría que nos has metido con este post! Tu felicidad, además de serena, es contagiosa…. gracias!!!
    Como los puntos destacables de tu 2016 he tenido el privilegio de disfrutarlos y regarlos contigo voy directamente a lo que más ha llamado mi atención… ” He logrado aprender a encontrar el foco” APILICUÁ!, ese es el concepto y no me he dado cuenta hasta que no lo has escrito tú. Me has hecho pensar y pensar, y seguiré pensando y buscando porque ese es el verdadero sentido de la vida, del ser y del estar, y yo desde hoy me propongo encontrar el mío. No sé si tardaré 2 años, 10 o toda mi vida pero tu mensaje debería incluirse en los libros de Filosofía junto el de los grandes pensadores (déjate de rollos que te leo la mente y sabes que jamás he sido pelota). Vaya con el Dagarín! que callaíto se lo tenía!! tan profundamente guardado que ni siquiera lo hemos celebrado (me debes un cava rosado pues).
    “He aprendido a dejarme querer, a que me toquen” Ay corazón-coraza! no sabes que quererte a ti es como comprar algo en el rastro; bueno bonito y barato. Sale muy barato quererte, sí, porque nunca exiges nada a cambio. Y tocarte, tocarte con la rodilla mejor (guiño guiño).
    Te deseo para el 2017 que por estas fechas estés calcando este post y sólo tengas que cambiar el número del año y “nuevo trabajo” por “MI trabajo”. Que tengas otro hijo y que sigas demostrando que los sueños, si se sopla fuerte…. se cumplen!

    1. Oh!! Para chute de energía el tuyo!! Gracias por compartir tanto conmigo. Este año y lo que quedan. Ese cava está hecho pero a la de ya! Un regalo tenerte cerca, de los buenos, de los de “no tienen precio”, de los que uno no para de agradecer.

      A por un 2017 genial y que al final de año esté celebrando contigo también ese cambio que tanto ansías.

      Beso, Amiga. Sólo uno, ya tu sabes.

  4. Pues llegados a este punto, quiero aprovechar este espacio en blanco en la pantalla para llenarlo como una sincera felicitación y mis más sinceros deseos de paz y bien para ti en 2017.

Deja un comentario