De Ingress a PokemonGO, como convertir un experimento en un fenómeno de masas

Ahora que estamos en plena vorágine con PokemonGO y todo el mundo habla de la Realidad Aumentada aún sin conocer el concepto, me viene a la memoria este post que escribí hace ya un par de años en La cafetería de Alicia. Niantic, la desarrolladora de este experimento para frikis y minorías aprovecha toda su experiencia adquirida durante años a una de las marcas más potentes en el mundo de los videojuegos, Pokemon. PokemonGO es la palabra de moda, el juego de moda. Millones de personas patean las ciudades móvil en mano buscando PokeParadas, gimnasios y especialmente Pokemons. Posiblemente hablemos de ello en unos días pero hoy viajo al pasado y os traigo este post donde ya apostaba porque esto de la Realidad Aumentada.

ingressNo sólo de juegos sencillos para echar un ratito viven los móviles, ya lo iremos viendo poco a poco por aquí. Hay un apartado que aún no esta demasiado explotado y que es usar la realidad aumentada para jugar. Para no extenderme sobre qué es la Realidad Aumentada, os dejo este enlace donde podéis leer algo que escribí hace un tiempo sobre el concepto de Realidad Aumentada (por desgracia ya no está operativo)pero básicamente se trata de introducir en nuestro entorno real elementos que no existen. Puede ser información adicional, monstruos o, en el caso que nos ocupa hoy, items recolectables.

Ingress es un juego de Realidad Aumentada apadrinado por Google, por desgracia sólo en inglés de momento. Sobre un mapa de nuestra ciudad veremos señalados puntos de energía que deberemos ir recolectado y por otra parte “portales” que deberemos ir conquistando, unos elementos que no vemos en el mundo real, sólo gracias a nuestro dispositivo móvil. Debemos ir físicamente a esos portales y controlarnos. Así de sencillo… como base. Porque hay mucho más.

Para empezar nos estaremos solos sino que se trata de un juego global y lo que otros jugadores hacen afecta a nuestra “partida”. Un portal puede estár ya controlado por otro jugador, que no nos importaría mucho, pero lo peor es que hay dos bandos: iluminados y resistencia. Si el portal está controlado por nuestros enemigos podemos intentar luchar por él. Además estos portales se conectan entre sí creando redes. Re-conquistar un portal enemigo implica dejarle sin parte de su red, o perder uno nuestro significa debilitarnos. Como veis la cosa se complica y hay mil elementos mas, pero esa es la base: conquistar portales en el mundo real que solo vemos través de nuestro dispositivo en un mundo virtual. Esto implica ir allí. Y revisar periódicamente esos sitios para ver como se encuentran nuestros portales.

Unamos a esto una amplia red social, poder comunicarnos con los de nuestro bando que estén cerca de nuestro entorno. Imaginad un portal enemigo y que hay varios de nuestro bando cerca. Podéis solicitar ayuda a los demás y eso significa estar físicamente cerca, lo que puede propiciar encuentros en el mundo real de gente que sólo se conoce virtualmente. De hecho ya ocurre. En resumen es una forma de integrar juegos de rol y de estrategia en tiempo real, los que habitualmente ocupan horas de nuestro tiempo encerrados en una habitación, con salir a la calle, el mundo 1.0.

Interactuar, viajar, desplazarnos, hacer cosas inverosímiles por conquistar un portal e incluso conocer gente. Es un terreno virgen que puede depararnos muchísimas sorpresas en no mucho tiempo. ¿Y si unimos esto a las Google Glass y vemos con nuestros ojos esos “portales”? Un concepto interesante que además es fácilmente amortizable si, por ejemplo, empiezan a dar puntos extras por visitar ciertos sitios “patrocinados”.

También puede que te interese...

Deja un comentario