Querencia a la barra

BarraSegún la RAE, querencia es, en su segunda acepción, “Inclinación o tendencia del hombre y de ciertos animales a volver al sitio en que se han criado o tienen costumbre de acudir“. Pues yo confieso desde ya, aunque más de uno lo sabréis o habréis intuído ya, que tengo querencia a la barra. Y claro, conociéndome como me conocéis no hablo de la barra fija esa de los gimnastas, nop. Hablo de la barra del bar. Si: tengo querencia a la barra del bar.

Que sí, que también disfruto sentado en una mesa pidiendo buena comida o con un gintonic sentado en una terraza, pero si a mi me queréis ver feliz, llevarme a la barra de un bar, no hace falta que me sentéis ni nada. Y por barra entiéndase desde la barra al uso, pegada a donde están los camareros, hasta uno de esos barriles de moda donde sólo caben un par de vasos/copas y una ración de bravas. Y quien dice bravas dice queso de Almagro, jamoncito del “weno” o una tosta de Melva. Que la cuestión es que la mesa sea pequeña y que los comensales estemos juntos.

Claro que entiendo que como en una mesa no se come en otro sitio pero es que tengo querencia a la barra y a todo lo que eso implica. Implica conversación distendida. Implica falta del protocolo al que nos “sometemos” en una mesa. Implica compartir las tapas, raciones e incluso bebidas. Implica la ausencia de un elemento físico que te separe del resto de comensales. Implica estar juntos, posible contacto físico, mejora el contacto visual, favorece la conversación entre los comensales…

Yo es que si hay que ser protocolario lo soy, no queda más remedio, pero si los puede uno quitar de en medio, mucho mejor. Con la familia desde hace años compartimos siempre en nochebuena y/o nochevieja una fondue de queso. Por si no sabéis lo que es, básicamente consiste en una cacerola llena de queso fundido en el que se van introduciendo elementos de libre elección, cada uno con su palito, para bañarlo en esa mezcla de quesos con especias y comerlo caliente y delicioso. Albondigas, pan, jamón, salchichas, embutidos varios… todo es susceptible de ser pinchado e introducido en la fondue.

Podeis suponer que se aleja de todos los protocolos navideños de cada uno en su plato, un primero, un segundo, postres…. eso es zafarrancho de combate y cada uno a su ritmo. Creo que eso es algo que lo tengo en mi subconsciente y me hace tener querencia a las barras de los bares.

Disfruto en la barra de un bar de tapas como un guarrillo en una charca. En buena compañía. Sentados en un taburete alto y compartiendo hasta los travesaños del taburete para apoyar los pies. El del enfrente en mi taburete y yo en el suyo. Disfruto comiendo con las manos ese plato de queso, aunque utilice 20 servilletas para limpiármelas. Disfruto la cercanía. La complicidad que se crea.

Aunque vaya sólo, siempre busco esa barra donde sentirme cómodo, pero si la compañía acompaña, ¿qué queréis que os diga? Esa persona que se siente igual de a gusto casi de pie o apoyados en asientos altos. Que guste de comer ambos del mismo plato, que guste probar pequeños bocados variados en vez de grandes platos. Que guste de la charla que propicia esa comer a pequeños bocados. Entonces ya ni os cuento.

Siempre lo he intuido pero últimamente lo tengo clarísimo: tengo querencia a la barra. Y mejor en buena compañía.

También puede que te interese...

  • Soñando16 Julio, 2013 Soñando (11)
    No puedo evitarlo. A punto de cumplir los 43 tacos el jueves sigo siendo un soñador. […]
  • La Coquette Blues Bar16 Abril, 2015 La Coquette Blues Bar (5)
    Como ya sabréis si me seguís por Twitter, Facebook y/o Instagram (y si no muy mal), he […]
  • Calor1 Julio, 2014 Calor (0)
    Hace calor por las tardes y noches ya. No es noticia. No voy a hacer un especial […]
  • Da igual1 Mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Un café con… Estepy9 Julio, 2015 Un café con… Estepy (6)
    Bienvenidos de nuevo a una sección que, por desgracia, tenía un poco olvidada. Café […]

8 thoughts on “Querencia a la barra”

  1. Ya lo decía Gabinete Caligari: “Bares qué lugares tan gratos para conversar…”

    Qué gran verdad todo lo que cuentas en el post, pero un “pequeño” tirón de orejas!! La barra tiene su protocolo, los taburetes para las damas, controlar quien entra y sale a por su cerveza/vino en el círculo de conversación formada para no acabar empapado, preguntar a quién corresponde el último trozo de tapa/ración (el de la vergüenza que decimos en mi casa) 😉

    Buenos días Dani!! Y como le escribía a alguien algunas veces… “Nos vemos en los bares!!”

    1. El de la vergüenza se dice también en mi casa, jajaja. Pero eso no se controla, hombre. Eso siempre hay algún sinvergüenza que lo trinca 😉

      Nada, protocolos los justos que a las barras se va a divertirse 🙂

      Nos vemos en los bares!

  2. El taburete pa las damas yujuuuuu!!!
    Muy bueno el post. Yo tambien soy de la de bares q lugares… y Jordi te tomo prestado lo de “nos vemos en los bares”. Por cierto por cual andareis hoy?

Deja un comentario