Je suis Charlie

EbolaEbolaSupongo que todos conocéis ese nuevo grito de guerra contra el terrorismo. Je suis Charlie. Yo soy Charlie, en alusión a la revista que ha sufrido el brutal ataque de unos bárbaros en París hace unos días. Ante todo y que quede bien claro, toda mi solidaridad por todas las víctimas del brutal atentado del pasado miércoles en París. Bueno, a todas menos a los terroristas. Por ellos, aún muertos, sólo puedo mostrar desprecio.

Y una vez dicho esto con total sinceridad y desde el corazón me vais a permitir que haga una reflexión al respecto. Siento mucho asco por la gente que ha cometido esos asesinatos, que ha matado a ese policía indefenso en el suelo con las manos levantadas, como si fuera un muñeco. Siento desprecio por todos aquellos que se aparan en la religión, sea la que sea, para asesinar. Los asesinatos nunca están justificados por ninguna ideología. Pero no deja de llamarme la atención la tremenda solidaridad hacía esos ilustradores que vivían en sus casas de París. Tranquilos y jugando al juego de la provocación. Si, arriesgando sus vidas por decisión propia haciendo unos dibujos que igual les reportaban esta desgracia pero que también les dejaban buenos dineros en sus bolsillos. Al menos para vivir.

Como nos duele cuando estas cosas pasan a blanquitos occidentales de clase media y nos hace pensar que nos pueden pasar a cualquiera de nosotros ¿verdad? Ahí si que se nos remueven las conciencias, salimos a la calle y se agudiza el ingenio para sacar punta a la tragedia y reivindicar tantas y tantas cosas. ¿Sabéis que ese mismo día murieron más de 30 personas e hirieron a más de 60  en un atentado en Yemen? (EuroNews) ¿Sabíais que 2 días después del ataque a la revista Charlie Ebdo una niña de 10 años se inmoló en un mercado en Maiduguri, en el noroeste de Nigeria, matando a 19 personas? (El Pais). En esa zona se estiman que han asesinado a unas 2.000 personas en sólo 7 días. El 4 de enero otro terrorista estampó su coche contra un grupo de soldados en Somalia. 9 muertos. (El País).

A la gente del semanario les asesinaron por el mero hecho de dibujar y satirizar. A esas personas que he comentado antes y cuyos nombres nunca sabremos ni merecerán una viñeta fabulosa para recordarles les mataron simplemente por ir a comprar el pan o la fruta o por pretender apuntarse a una academia de policía. Que no seré yo quien defienda a los desalmados que han aterrorizado París y a Europa estos días. Que no seré yo el que busque justificación, a lo Willy Toledo, porque esa barbarie no tiene justificación. Pero si quiero dejar una reflexión y es que esas cosas, o mucho peores, mientras pasen «ahí abajo», entre ellos y eso, como que nos importan bien poco. Ahora, cuando pasa en la puerta de nuestras casas si que nos duele. Y mucho.

La viñeta que ilustra el post la vi hace tiempo acerca del ébola. Creo que no necesita explicación el porqué la pongo hoy, ¿verdad? Demasiados «Je suis Charlie» veo para lo poco que en general nos importan esas cosas cuando pasan fuera de nuestro tranquilo mundo occidental

7 thoughts on “Je suis Charlie”

  1. Muy bien explicado, ahora es cuando va a tocar pensar en soluciones porque, al igual que el ebola, está empezando a llamar a nuestras puertas y nos sentimos amenazados de verdad.

    Ayer leí este artículo, que da una nueva perspectiva sobre el objetivo de todo lo que está ocurriendo…
    http://t.co/lDYzjbhUkH

    1. Lo leeré con calma en casa Jordi. Lo que pasa es que esto durará unas semanas y luego quedarán tres tonterías de ‘seguridad’ o incluso lo usarán para cortarnos libertades con la excusa de la protección. Ya lo hemos vivido.

      Un saludo!

      1. Es cortito, pero interesante. Cierto, lo único positivo que veo en todo esto (si es que lo hay) es que los propios musulmanes se están revelando y alzando sus voces contra esos que dicen defender su fe… veremos lo que dura!

        Un saludo!

  2. Pues todas son victimas dignas de respetar, pero igual que con el ebola, no estamos programados para «sentir» el dolor de la gente tan lejana, no voy a decir que sea justo, pero funcionamos asi de mal, a veces es un elemento de proteccion, a veces te vuelve insensible

    1. Puede ser eso o puede ser sobreexposicion en algún momento y ya nos insensibiliza. O simplemente que en el fondo somos egoístas y nuestra preocupación somos nosotros.

  3. En el fondo y en la superficie, si no te afecta a ti o a tu circulo de confianza, las tragedias se sienten menos, ni el ebola, ni las epidemias de disenteria, tifus, malaria, se sienten igual, son cosas que pasan en «otro mundo» (ni las muertes por inanicion de cientos de miles de niños, mientras sean en Africa)

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.