Chorriestudios: ¿Cómo se forman las pelusas del ombligo?

PelusasCon este post inauguro una nueva sección en la web: Chorriestudios. ¿Y qué es un chorriestudio? Pues algo que alguien se ha dedicado a estudiar durante un cierto periodo de tiempo, desconozco si encima cobrando por ello, y cuyos resultados son de más que dudosa utilidad en el mundo real. Seguro que sabéis a lo que me refiero y si no en cuanto terminéis esta lectura os quedará claro qué es lo que yo considero un Chorriestudio.

Casi a diario leemos chorriestudios de algún tipo en alguna parte así que para esta sección se admitirán vuestras colaboraciones que seguro que habéis visto más de uno. Los que vayáis viendo podeis enviarlos a mi mail y los que pueda los iré publicando. De todas formas ya tengo unos cuantos en la cola así que vamos a por el primero que aunque tiene un tiempo fue uno de los que me decidió a crear esta sección de periodicidad incierta aunque intentaré que los miércoles sean los ChorriDays. Al lío: ¿Cómo se forman las pelusas del ombligo?

Que sí, que todos somos muy limpios y nos duchamos un montón de veces al día, nos perfumamos y todo (algunos afortunados con perfumes de 100 € o más) pero quien más quien menos a todo el mundo se le forman pelusas en el ombligo, ¿o no? Bueno, no a todos y también tiene explicación Y es que este hecho es científicamente demostrado que se produce y no tiene nada que ver con la higiene. Se trata de un proceso físico que el señor Georg Steinhauser ha estudiado.

Todo un señor químico atómico ha dedicado 4 largos años de su vida a estudiar muestras de su propia pelusa umbilical, más de 500, para comprobar su procedencia y formación. Ahí es nada. 4 años en los que ha descubierto que las pelusas proceden de la abrasión que se produce entre el vello capilar y la tela de las camisetas, lo que hace que se desprendan pequeñas partículas que se acumulan en ese rinconcito formando las pelusas. Por tanto la depilación y ausencia de vello hace que las pelusas no aparezcan o lo hagan en menor cantidad al reducirse la abrasión.

En su estudio analiza además como a medida que usamos una camiseta cada vez genera menos pelusa, ya que la abrasión inicial es más sencilla que cuando ya se han desprendido las hebras iniciales. En su estudio publicado en la revista VOX tenéis datos sobre ese índice de abrasión y alguna curiosidad más, como que el peso medio de las pelusas, al menos las suyas, es de 3 miligramos.

¿Como se os ha quedado el cuerpo? ¿A que no sabéis como habéis podido vivir hasta ahora sin tener estos datos? La pelusa del ombligo, esa gran desconocida… hasta ahora. En algún momento, más chorriestudios. Y no olvidéis mandar un mail a dagarin@dagarin.com si encontráis alguno por ahí.

Fuente: Xataka

También puede que te interese...

Deja un comentario