Mi obsesión por las fotos

Lo confieso: tengo un pequeño síndrome de Diógenes con el tema de las fotos. Las conservo, guardo y copio casi de manera compulsiva. Especialmente las personales. Y por personales no son sólo las que yo hago, sino las de mi entorno. Si voy de viaje y alguien hace fotos suelo pedir que me las manden. […]