Gran Hermano

Gran Hermano

Gran HermanoCreo que en alguna ocasión ya os había comentado que en su momento fui muy muy fan de Gran Hermano. Con mayor o menor interés creo que las 8-10 primeras ediciones las seguí con intensidad. A partir de cierto momento desconecté y ahora que está recién empezada la decimoquinta edición tengo que reconocer que apenas he visto unos minutos de la nueva edición de Gran Hermano, siempre mientras zapeaba.

Apenas veo nada pero lo poco que vi de las últimas ediciones distaba muchísimo de la primera. ¿La recordáis? Yo además de los personajes y de esos cientos de frases míticas que dejaron para la historia de la televisión (ese no lloréis, el quien me pone la pierna encima…) recuerdo todo lo que se hablaba. Que inocentes éramos y eran los concursantes de ese primer Gran Hermano.

Se hablaba de experimento sociológico, de como en pleno siglo XXI recién empezado iban a poder soportar 100 días sin televisión, radio, teléfono, prensa… Era impensable. Solo hablar entre ellos. Recuerdo, especialmente hoy que leo que un concursante ha abandonado la casa y tendrá que pagar 12.000 € de penalización, como en aquel gran hermano abandonar la casa era un derecho de los concursantes y toda una deshonra. Creo que sólo abandonó uno por problemas familiares y mi querida paisana Silvia por “amor” y solidaridad. Era un derecho que tenían totalmente voluntario, porque ellos allí no estaban encerrados, era una convivencia voluntaria.

En esa final cuando les enseñaron revistas y vídeos para que vieran toda la fama que habían conseguido y que los concursantes, aislados, apenas podían imaginar. Recuerdo el triunfo de la naturalidad, la simpatía y el saber convivir. Que distinto.

Hoy son todo personas que pretenden vivir de la televisión. Todos saben a lo que van y son conscientes de donde se meten y como jugar, porque ya es un juego. Como saben que es más rentable salir al principio para vivir de platós y galas. De hecho por eso ahora abandonar está penalizado, para que no se peleen por salir. Como ha cambiado Gran Hermano, ¿verdad?

Yo hace años que perdí todo interés por esas vidas falsas, hace mucho que no lo veo. Supongo que yo he cambiado pero también estoy seguro de que es que Gran Hermano ya no es ni la sombra de lo que era.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.