Depresión

Depresión

DepresiónLa depresión es una enfermedad muy jodida. Es jodida en si como enfermedad, porque las enfermedades de la mente son las más difíciles de curar, y porque sin una mente sana el cuerpo nunca funcionará bien. La depresión es jodida porque no es fácilmente medible ni diagnosticable. No hay un análisis de “cerebro” que te diga si estás deprimido o simplemente es un bajón, ni que grado de depresión tienes. La depresión es jodida porque difícilmente se ve venir hasta que no la tienes encima y ya te está afectando. E insisto, no sólo te afecta mentalmente sino también a tu cuerpo físicamente.

Pero además la depresión no sólo afecta al enfermo sino que las actitudes que provoca alteran a todos los que le rodean. Amigos, familia, compañeros… Pero puede que lo peor de todo es que la depresión es una enfermedad que en demasiadas ocasiones la gente no entiende. Y por la gente me refiero a quien rodea a la persona que sufre la depresión.

Veía el otro día un capítulo de Mad Men en el que una de las protagonistas es llevada por su marido a un centro de salud mental para recibir electroShock. Si, en los 60 aún se hacían esas burradas. Intentaban curarle la depresión a base de impulsos eléctricos. Ella lo describe como una forma de borrarle el cerebro, ciertas cosas que la hacen sufrir. Realmente y si lo pensamos no es tan distinto a lo que hacen hoy, más sutilmente, las técnicas modernas a base de pastillas: anular ciertos pensamientos.

Pero lo que más me llamó la atención es que con quien estaba hablando y a quien se lo explicaba la llamó cobarde, que de los problemas no se huye, se los afronta. Y esa es la actitud que muchas veces sufre la persona que está deprimida por parte de su entorno: rechazo e incomprensión. Que fácil es ver desde fuera los problemas y darles solución. Cuantas veces he escuchado hablando del trabajo esas frases de “es que te lo tienes que tomar de otra manera” “Aguanta, hombre, que un trabajo es un trabajo”. Incluso “Pues problemas tenemos todos, a ver si te crees que los tuyos son más gordos. Aguanta”. Si, ese es el nivel de compresión que algunas personas exhiben.

Por supuesto que los problemas de una persona deprimida, no con un bajón de ánimo, no tienen que ser más ni menos graves que los de los demás, pero esa persona está enferma. Lo mismo que un escalón es la cosa más sencilla de subir del mundo pero si tienes la rodilla rota no puedes subirlo. Seguro que ahí todo el mundo acude a ayudar a esa persona que tiene la pierna rota, pero con la depresión se ve igual siendo el mismo problema.

Además el mismo enfermo se avergüenza a veces de su enfermedad. No sueles decirlo para que no te miren como a un loco o te desprecien. Te sientes mál por estar deprimido, ergo te deprimes más y más. Es una espiral de la que es difícil salir y hace falta ayuda, voluntad y tratamiento. Del tipo que sea, pero de esto no se sale solo.

Si tenéis alguien deprimido en vuestro entorno, por favor sed comprensivos. Intentad empatizar, comprended que hay veces que no será el mismo, disculpadle, apoyadle, dadle el cariño que quizás a veces no se va a merecer pero que va a necesitar muchísimo, más que nunca. Comprended que la depresión no es ninguna tontería ni plato de buen gusto para el que la sufre. Os lo aseguro.

PD: Tranquilos, no estoy deprimido ahora, pero lo he estado, lo he sufrido y desgraciadamente sé bien de lo que hablo. Ahora hay gente de mi entorno que la sufre y para estas personas, especialmente para una, mi total apoyo y cariño.

4 thoughts on “Depresión”

  1. Lo peor de todo es que la mayoría de las veces se sufre en silencio porque ni siquiera las personas más cercanas entienden tu comportamiento. Te sientes culpable por no ser esa persona que se supone que “debes ser” y acabas hundiendote cada vez más, eso sí, intentando, cada vez más, disimularlo.

  2. Ríos de tinta se podrían escribir sobre la depresión, pero lo has resumido muy bien, Daniel.
    Un día te rompes, a veces con motivos más que suficientes a veces sin ellos, aparentemente. Y todo se desmorona alrededor; trabajo, familia, amigos, … si alguien cercano lo ha sufrido quizá encuentres un poco de empatía, sino, olvídate. Nadie te va a entender. Y llegará ese sentimiento de soledad que quizá nunca habías conocido, pero que se quedará para siempre.
    Con un poco de suerte durará unos meses, y quizá puedas reunir las piezas y volver a pegarlas. Quizá vuelvas a recuperar tu vida y tu entorno “te perdone” el daño que les has hecho con tu enfermedad.
    Pero si se alarga en el tiempo, ay!!, mal lo llevas. Aquí no hay Dios que aguante a tu lado, ni siquiera tú mismo podrás aguantarte. Y tu vida se convertirá en una piscina, a veces más llena, a veces más vacía, y tu luchando por sacar la cabeza para tomar aire de vez en cuando.
    Ya nada vuelve a ser como antes, ya no podrás mirar la vida igual. Ya nadie te mirará igual.
    Mi empatía a aquellos que lo han sufrido o que lo están sufriendo. Importante salir solos, hacerlo solo por nosotros mismos, es la única manera de no volverte a ahogar cuando te des cuenta que no hay nadie a tu lado.

    1. Hola, respecto a este tema que tan bien has sintetizado me gustaría hablar o preguntarte, no se trata de mí sino de la persona de la que me he enamorado, en su caso, también tiene hipertimesia. Mi consulta es que consejos podríais darme para ayudarle (sé que nunca llegaré a entender lo que siente hasta que lo sufra en mis carnes) pero tal vez la experiencia de tu caso podría ayudar a iluminar un poco el camino. Resulta que la depresión es un tema del que la gente que consigue superarla no quiere hablar del tema, y me gustaría saber que ayudó a otras personas a salir de ese pozo negro.
      De momento lo único que le puedo brindar es mi apoyo, amor incondicional y la máxima comprensión posible, lo cual me apena porque me frustra mucho no poder ayudarle de verdad y que queriendo ayudarle él se aisle.

      Un blog estupendo, nunca lo había visto pero trata temas muy interesantes.

      Gracias de antemano.

      1. Hola, Peke. No sé que paso con el comentario pero no lo vi par aprobarlo, disculpa.

        ¿Consejos? No soy de darlos y menos en estos temas. Es algo demasiado personal y cada uno lo vive de maneras diferentes. Creo que ese apoyo, amor y compresión es lo mejor que le puedes dar. Entiende que estará triste o enfadado sin que tú entiendas la razón y es que la vida se ve con un velo negro que hace que todo empeore y lo que para una persona normal no es nada, en plena depresión es todo un mundo.

        Comprensión, que pida ayuda profesional (yo también lo hice) y que no tenga miedo o vergüenza a hablar contigo de su problema.

        Ojalá mejore, se puede salir de ella, no lo dudes. Que se ponga en buenas manos y contar con apoyo de gente querida va a ser una gran ayuda.

        Un abrazo y muchísima fuerza para esta travesía. Para los dos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.