Sueños de una noche de verano

FollowYourDreamsHay personas que entran en tu vida cuando menos te lo esperas y que son capaces de ponerte todos los principios patas arriba. De hacer sentir lo que nunca habías sentido o lo que pensabas que jamás ibas a volver a sentir. Si creyese en el amor a primera vista, cosa que no tengo nada clara, casi diría que lo sentí por primera vez aquella noche de Julio.

Ese no conocer a una persona, no tener ni idea de quien es, de donde ha salido, que es de su vida, porqué está allí… pero querer saber todo eso y mucho más lo antes posible. Querer devorar cada instante que estás pasando con ella porque ni siquiera sabes si los astros volverán a alinearse para que puedas volver a disfrutar de una noche así con ella. Si será sólo una estrella fugaz o podrás volver a disfrutar ese algo especial.

Que cada palabra que dice te haga pensar o reír, que estando entre un montón de gente a quien conoces y quieres sientas que todo y todos te sobran, que sólo existe ella y que todos los demás podría irse a sus casas tranquilamente y dejaros allí hablando hasta que salga el sol e incluso que se vuelva a poner.

Y casi ni eres consciente de lo que está pasando. Porque hace años que no sentías esa atracción por alguien. Y menos por alguien a quien acabas de conocer, pero está sucediendo. Pasa. Está ahí esa sensación y esas ganas de que la noche no acabe. Pero claro, eres una persona adulta y sabes que todo tiene su fin. La noche acaba, el grupo se disuelve y apenas consigues atrapar un pequeño hilo con el que intentar seguir divisando de vez en cuando esa estrella y que te ilumine.

Por desgracia los sueños de una noche de verano se acaban igual que los de invierno. Por desgracia las cosas no siempre suceden como a uno le gustaría. Tristemente las cosas son como son y lo que no puede ser no puede ser. El sueño se alargó algo más de lo que podía imaginar en aquel momento. Y el sueño fue dulce a veces y no tanto otras hasta que finalmente, como todos los sueños, se desvaneció. ¿No os ha pasado despertar de un sueño y querer volver a dormir para continuar soñando? Seguro que si, pero ya es imposible. Tu cerebro consciente no tiene esa materia de la que están hechos los sueños y ese sueño que tan feliz te hacía ha terminado.

Sólo puedes recordarlo, intentar que el tiempo vaya difuminando lo malo y que lo bueno quede lo más vivido posible. Guardarlo en ese rinconcito de tu cerebro donde están las mejores cosas de la vida, bien cuidado para que de vez en cuando puedas echarle un vistazo y pensar que hubiera sido precioso no despertar. Pero los sueños son así de caprichosos. Y más si son sueños de una noche de verano.

Nunca dejemos de soñar y, mientras podamos, persigamos esos sueños

7 thoughts on “Sueños de una noche de verano”

    1. Mucha historia detrás de ese post, Gabi. Mucha. En realidad era una especie de “aniversario”. Experiencias que no siempre terminan como esperan pero que no cambiaría.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.