Demasiados GinTonics

Demasiados GinTonics“Tomas demasiados GinTonics” me dijo desde el cariño mi querida E. la penúltima vez que nos vimos. “A la gente no le importa si te tomas un GinTonic, o dos o los que sean”. Lo cierto es que la conversación en si no versaba sobre los GinTonics en concreto sino sobre si me exponía demasiado en las redes sociales. Y le dije que si, que posiblemente tenía razón, pero lo cierto es que si lo pienso ahora no tomo tantos GinTonics, lo que pasa es que cuando me los tomo me gusta compartirlo con vosotros. Bueno, más que con vosotros con mis followerciños por twitter y Facebook. Y normalmente hacer un ChekIn en FourSquare cuando me estoy tomando uno de esos Gintonics. Sea en la puerta del trabajo celebrando que está comenzando el fin de semana o sea en el Chicago con mi querida pelirroja y con alguno de mis amigos.

Si, me gusta tomar un GinTonic de vez en cuando y cuando estoy a gusto y feliz me suelo acordar de mis seguidores de Twitter y me gusta compartirlo también con ellos. Y se lo dedico a Alicia, o a Laila, o a Angels, o a quien se tercie. Porque estoy disfrutando un buen momento y soy de los que piensan que lo bueno hay que compartirlo. Por supuesto que también de vez en cuando suelto alguna burrada triste porque no aguanto más, pero prefiero compartir un GinTonic con vosotros, mis queridos followerciños.

¿Demasiados GinTonics? Hasta pensé si no tendría razón pero creo que no. No los tomo todos los días, pero ayer compartí uno que tomaba con mi amigo Jose Bueno en el Chicago. Con olor y sabor a fresa, con una suave rodaja de uva roja (sabéis que no soy de ensalada con los GinTonics pero confieso que esa punto le viene de lujo). Y estaba liberándome de un mal día, una mala semana y de un montón de malos momentos. Y estábamos a gusto. Y lo compartí con vosotros.

Y hoy he vuelto a ir. Y he vuelto a repetir GinTonic. He compartido confidencias con Neneland y con mi querida pelirroja. Y hemos estado a gusto. Sin más. Sin borracheras, sin beber más de la cuenta. 2 Gintonics en 4 horas no es para emborracharse. Es para disfrutar. Y he disfrutado. Y me gusta compartir los buenos momentos con estos amigos míos 1.0 y con los de la vida 2.0.

¿Demasiados GinTonics? No, sólo que cuando estoy tomando un vaso de agua o cuando estoy con ganas de lanzar el móvil contra el suelo y no volver a saber más de la persona que está al otro lado, o cuando pienso lo que pudo haber sido y no fue, o … cuando paso malos momentos no me acuerdo de la buena gente para compartirlo. Me acuerdo de vosotros cuando estoy pasando un buen momento. Ahora estoy en casa tranquilo, escuchando a Rozalén, con una copa de Baileys y una vela perfumada encendida. Y me apetece compartir con vosotros estas confesiones y este buen momento que estoy pasando.

Si cada GinTonic es un buen momento, nunca son demasiados GinTonics a compartir con vosotros.

También puede que te interese...

  • Da igual1 mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Calor1 julio, 2014 Calor (0)
    Hace calor por las tardes y noches ya. No es noticia. No voy a hacer un especial […]
  • A veces es difícil2 septiembre, 2014 A veces es difícil (8)
    Hablaba el otro día con un buen amigo sobre una cosa que le había pasado y un comentario […]
  • Feliz 201631 diciembre, 2015 Feliz 2016 (12)
    Venga, va. Ya sé que es el post típico un día 31 pero permitidme que caiga en el típico […]
  • No es de fiar4 junio, 2015 No es de fiar (8)
    Ya me lo habéis dicho más de uno y de una alguna vez por Facebook y twitter: no me fío […]

Deja un comentario