Me llamo Dagarin y soy Adicto a las Redes Sociales

Redes
Ved la tira completa pulsando en la imagen.

Hay post que salen “der tirón” y otros que duermen un pequeño o gran sueño de los justos hasta que salen o mueren definitivamente en la papelera de reciclaje virtual de este blog. Algunos durante ese tiempo de pausa sufren modificaciones pequeñas y otros, como este sobre las notificaciones, cambian de cabo a rabo. Hasta el título era “Notificaciones” y ha pasado a ser “Adicto a las Redes Sociales”. Y es que todo empezó como un borrador sobre lo contento que vivía desde que, con Android, ya no tenía notificaciones de Twitter. Ya sabéis, ese pajarillo azul que es mi perdición.

Ya os conté que me niego a usar la aplicación oficial de Twitter. Sigue pareciéndome lo peor de lo peor. Y resulta que el resto de aplicaciones para twitter en Android que son decentes no tienen notificaciones push. Eso significa que no me va a notificar de menciones o DM en el momento que se producen. Puedo configurarlo para que cada cierto tiempo lo chequee pero me da que va a consumir más batería y, sobre todo, ¿para qué? La gracia de las notificaciones es que sean en tiempo real. Por lo menos para mi.

Visto esto decidí pasar de las notificaciones de twitter. Y estaba muy feliz. No pasa nada por no enterarse en el momento de que alguien te ha mencionado en un twit. O que te han mandado un Mensaje Directo. No, no pasa nada. Y claro, pensaba escribir sobre que ya no dependo del móvil, que la vida 1.0 es maravillosa y toda esa patraña hasta que el viernes pasado ¡¡ME QUEDÉ SIN DATOS EN EL MÓVIL!!

Nunca me había pasado. Desde que tengo internet en el móvil, allá por los tiempos del primer iPhone que se vendió en España, siempre me había bastado y sobrado con la tarifa de datos “media” que hubiera. Nada exagerado y siempre el uso más o menos normal. Nunca me había faltado hasta el viernes pasado. Justo el día que cerraba el ciclo de facturación con Movistar. A las 12 de la mañana mi móvil murió. Si, murió. Con un 80 % de batería pero ya no me servía para nada. ¿Llamar? ¿Todavía hay gente que hace eso tan Vintage? Si vale, yo soy de esos, lo confieso, pero el 99 % del uso que le doy al móvil va asociado a los datos. Twitter, FaceBook, Noticias, Guasap, Instagram… ¿Que haces cuando Movistar te baja la velocidad hasta velocidades de Modem de los 90?. Que eso y na, la misma mierda lo mismo da. Que podía comprar un bono pero en 12 horas volvería a la vida y pagar 10 euros como que no merecía la pena

Y ahí estaba yo, sin poder consultar twitter. Sin descargar imágenes de guasap, sin poder inaugurar el #DagaFinDeSemana como es debido compartiendo con mis followerciños la foto de mi primera cerveza/GinTonic. Tomando una copa con un amigo en un garito nuevo que han abierto decorado en plan Chicago años 20 sin poder compartirlo con el mundo, como si al mundo le importara un pepino. ¡¡Y me sentía tan raro!! Y mira que estaba a gusto y en buena compañía y disfrutando unas vistas espectaculares en uno de esos extraños bares donde hay más féminas que varones. Pero echaba de menos esa tranquilidad de contar con los datos, compartir esa Pink con Schweppes de pimienta rosa con la amiga que me la descubrió.

Si, es triste, es así. Soy adicto a las redes sociales. #SocialHolico, como ley ayer en esta infografía que twitteo @MarketingAnaSol anoche Aunque no las use, porque también soy capaz de mantenerme alejado de ellas. O guardar el móvil en el bolsillo durante horas en silencio porque la situación y la compañía así lo demandan. Pero me gusta saber que está ahí. No me gusta esa sensación de no tenerlo disponible cuando lo necesite. En fin. Supongo que soy uno de los nuevos Yonkis del siglo XXI.

La tira que acompaña a este post y que publicó mi amiga Yolanda el otro día en su twitter es para reflexionar, no os la perdáis. Podéis verla completa pinchando aquí o directamente sobre la imagen.

5 thoughts on “Me llamo Dagarin y soy Adicto a las Redes Sociales”

  1. Yo también soy yonki tecnológico. Pero con menos adicción 😉 con leerte a ti, y a Ali, tengo suficiente. Pero si, hay gente que vive mirando hacia abajo(su smartphone) que para enfrente

    1. Yo he descubierto que soy de esos, de los que mira mas hacia el smartphone que hacia delante. Eso si, siempre depende de quien tenga delante, que si fuera Alicia te aseguro que al móvil le iban a dar mucho por… 😉

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.