El efecto reloj

HitchcockSi señoras y señores: confesad que echabais de menos estos post de sábado por la noche fruto del alcohol y/o las «drojas», jajaja. Es broma, que estoy muy bien, y además hoy el post es sobre cine/series, que acabo de ver el final de Breaking Bad. Como os dije el otro día en este post VEDLA!!! Es, en la modesta opinión de este que os escribe, la mejor serie que he visto nunca. Pero no os digo más que no quiero desvelar del final ni la trama. Pero este última temporada, sobre todo su segunda mitad, me ha traído a la memoria a Alfred Hitchcock.

¿Sabéis quien es Alfred Hitchcock? Confieso que estas cosas me hacen sentir un poco mayor. Se trata de cine clásico, buena parte en blanco y negro. Cine de suspense, no de terror ni de sustos. Cine de mantenerte en tensión. Hitchcock, el maestro del suspense. El director de clásicos como Psicosis o Los Pájaros. Hitchcock además de películas hizo algunos trabajos para televisión. Una serie especialmente que presentaba cada semana. En blanco y negro, seguro que muy pocos la habéis visto. La mayoría de los capítulos no los dirigía el pero los presentaba.

En una de esas presentaciones hablo del efecto reloj. Haciendo cine para asustar o inquietar a la gente tienes dos opciones, el efecto bolsa de papel o el efecto reloj. Haced la prueba. Ambiente tranquilo, relajado y de repente coged una bolsa de papel sin que nadie se entere la infláis y explotadla. Todo el mundo pegaré el bote en un segundo y se le acelerará el pulso. Ese efecto en cine es el típico muerto que está muerto, alguien cerca y de repente un efecto fuerte de sonido, muy fuerte a ser posible, montaje de 2-3 cortes rápidos y el muerto, que estaba de parranda, coge al que estaba ya tranquilo. Todo el mundo en el cine tira las palomitas y la chica se abraza al chico fuerte y tal. Pero sólo dura un segundo.

En cambio probad a colocar una bomba bajo una mesa. Se enciende una cuenta atrás. 30 minutos. La habitación se empieza a llenar de gente que desconoce que hay una bomba. Vamos filmando a la gente, los buenos, los malos, alguna niña rubia y monísima de la muerte que todo el mundo quiere que sea su hija, e id recordando la cuenta atrás de vez en cuando. Los buenos buscan la bomba, no saben que es una bomba, no saben cuando estallará no saben donde esta… pero el cronómetro sigue. Vemos a la niña rubia, a la pareja mona, a la ancianita felliz, a los buenos esforzándose… y ese reloj descontando segundos inexorablemente. Ese es el efecto reloj.

El susto de un segundo de las palomitas se convierten en 30 minutos de tensión. Por supuesto lo segundo es mucho más difícil. Hay que enganchar al espectador, que empatice con la gente de la escena y no quiera que mueran, que deseen que se detenga la bomba. Y recordarle, sin ser pesados, que hay una bomba. En Breaking Bad incluso tienen ese efecto reloj, porque esa serie es buena. A esa serie no le vale el susto de un segundo. Usan el efecto sorpresa de vez en cuando, pero no el susto repentino.

Breaking Bad es muy buena, pero al margen de eso buscad el efecto reloj en muchas películas y admirarlo cuando está bien llevado. No tiene que ser una bomba. Puede ser que sepáis algo que la gente de la escena desconoce. Que hay un infiltrado, que alguien va a morir, porque habéis visto al principio del capítulo un entierro. Mantener la tensión y el suspense durante unos minutos en una serie es complicado. Durante todo un capítulo de una serie aún más. Durante toda una temporada de una serie está al alcance de muy pocos guionistas.

4 thoughts on “El efecto reloj”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.