Encuentros y desencuentros

En las últimas semanas he vivido experiencias muy diversas sobre encuentros y desencuentros con personas. No es que saque ninguna conclusión con ello, pero no deja de resultarme curioso como pueden ser las relaciones humanas y, como este blog es mio, pues voy a soltaros mis reflexiones en letra informática 🙂

Como digo, es curioso como podemos reaccionar las personas con otras personas. Por una parte, hace unas semanas tuve un encuentro con una conocida/desconocida. Supongo que si tenéis la suerte de trabajar, os pasará como a mi, que conocéis a muchas personas durante meses o años a través del teléfono o mail pero no llegáis a tener un encuentro real, cara a cara. Vivo esa situación con muchas de las personas con las que a diario tengo la suerte o desgracia de tratar vía teléfono. Por unas cosas u otras, aunque la persona que está al otro lado de la linea te caiga bien, no se dan las circunstancias para llegar a tener ese encuentro real. Pues el otro día tuve la suerte de que conocer a una de esas personas con las que tengo muy buena relación telefónica pero que nunca había visto ni en foto.

Fue un encuentro muy curioso, porque ninguno de los dos sabíamos que el otro estaría en la reunión a la que asistíamos. Incluso compartimos un rato juntos, uno al lado del otro, sin saber quienes éramos. Finalmente pude enterarme de que esa persona con la que había compartido el coctel previo a la cena era esa con la que había compartido muchas horas telefónicas de trabajo. Me acerqué a ella, me presenté y fue un momento impresionante. Nos abrazamos y nos besamos (muy castamente, no penséis algo como esto). Fue un momento de muchísima alegría y fue como si realmente nos conocieramos desde hace años. En cierto modo era verdad, pero muchas veces estos encuentros, casuales o intencionados, acaban en una gran desilusión. Por suerte, no fue el caso.

Por otro lado, hace muy poco me reencontré con una amiga con la que hacía meses, si no años. que no veía. Algún cruce casual en alguna parte, cuatro palabras y el típico “tenemos que quedar”, que luego casi nunca se hace realidad. Pero en este caso, si que se ha hecho realidad. Cuando suceden estas cosas, que por un motivo u otro pierdes el contacto con alguien, mi experiencia en estos reencuentros suele ser bastante negativa. No es que ya no te caiga bien esa persona, pero esa relación, esos nexos de unión que mantenían la amistad viva, se han perdido en muchos casos. Cuentas cuatro cosas, hablas de como te va la vida, le preguntas como va la suya, pero poco mas. El encuentro llega a hacerse interminable y casi estás buscando una excusa para poder marcharte. En varios casos ha sido mi último encuentro con esos grandes amigos/as porque te das cuenta que la vida os ha separado. Ya no queda mucho de aquello que tanto te unía a esa persona. No es culpa de nada, es que las personas y, sobre todo, sus circunstancias cambias.

Este reencuentro de hace muy poco tiempo fue totalmeente al contrario. Parecía realmente que no había pasado todo ese tiempo. Sentí por esa persona la misma afinidad, el mismo cariño, compartíamos las mismas cosas, el tiempo voló en el reencuentro de varias horas que pasé en muy buena compañía y muy a gusto. Solo me quedó la pena de porqué no nos veíamos mas, y pondré todo mi empeño en que esto no suceda. Me sentó muy bien hablar con ella y creo que también estuvo a gusto. Quedamos en volver a vernos pronto, que no vuelva a pasar tanto tiempo, y voy a intentar que sea así.

No hablo en ningún caso de relaciones sentimentales. Esto es mucho mas difícil mantener en la distancia. Hablo de Amistad. Si, con mayúsculas. Supongo que la Amistad se basa en pensamientos y emociones comunes, que cariño y respeto mutuo. Si todas esas cosas perduran en ambas personas, la Amistad puede perdurar eternamente. De hecho, lo hace. Lo sé por experiencia. Hay Amistadas que nunca mueren, por mucho tiempo o kilómetros que pasen.

También puede que te interese...

  • Da igual1 mayo, 2014 Da igual (0)
    Da igual a cuanta gente siga en twitter, cuantas listas y tontas cree o como me […]
  • Constancia23 noviembre, 2008 Constancia (0)
    Como veis voy manteniendo la linea que seguía en mi antiguo hogar de titular los post […]
  • ¿Merece la pena?30 abril, 2009 ¿Merece la pena? (2)
    Creo que, de nuevo, sufro una crisis bloggera. Los lectores de El blog del jugópata ya […]
  • Conformismo27 enero, 2013 Conformismo (14)
    Empiezo confesando que este post surgió para  el blog de Marta Fernández. Viendo las […]
  • Tristón22 noviembre, 2009 Tristón (3)
    Pues si, hoy estoy bastante tristón. Me viene desde ayer y se agudizará el lunes. Ya […]

5 thoughts on “Encuentros y desencuentros”

  1. Es muy bueno que hoy en día haya personas que aún valoren y sepan el significado de la palabra “Amistad”, cuando normalmente se suele confundir con otras cosas, entre otras el sexo.

  2. Suele ocurrir que entre un hombre y una mujer parece que no puede existir amistad, el sexo siempre se interpone (que gran conversación entre Harry y Sally esa, lastima que solo se recuerde el orgasmo de Meg Ryan de esa pelicula).

    La Amistad, entre personas del mismo sexo o sexos opuestos sets muy infravalorada en los tiempos que corren.

    Un saludo.

  3. Ya dani pero muchas veces no por el simple echo de llevar tiempo sin ver o hablar con un antiguo amigo no quiere decir que se haya perdido esa amistad, sobre todo si fue muy intensa o cercana, por lo que a veces nosotro mismos agrandamos mas esa separacion pues si como tu dices cuando estas con una persona y estas deseando decirle adios e irte, la otra persona percibe esa actitud y puede que ella realmente aunque te pregunte como te va la vida y tal como tu dices, puede que aunque sea una pregunta vanal puede que te lo pregunte y se interese de corazon. un saludo de uno que si se cree tu amigo por muchos años que pase sin que nos veamos.

  4. Precisamente te doy toda la razón y por eso mi experiencia en este caso ha sido de lo mas positiva, porque a pesar del tiempo y la distancia, la amistad se mantiene como el primer día. La lástima es que no siempre ocurre así, por el motivo que sea y que la culpa tenga que ser de nadie. La vida de muchas vueltas, todos cambiamos (o debemos cambiar) con las experiencias y a veces eso provoca que dos almas gemelas lleguen a separarse, porque viven cosas diferentes.

    Nunca se sabe y siempre, cuando me reencuentro con un/a viejo/a amigo/a lo hago con ilusión y ganas, aunque a veces la cosa no resulte ser como se espera.

    Y eso en ningún momento significa que esa amistad no fuera verdadera en su momento, en absoluto. Pudo ser totalmente real y sincera. Son cosas del tiempo y la vida.

    Un saludo anonimo amigo.

Deja un comentario