Hablar por hablar

Dios como me desespera la gente que habla por hablar. Seré raro, pero me suele gustar el silencio, la calma, la tranquilidad. No se quien. En cuestión de palabras, prefiero la calidad a la cantidad. No me importan los silencios no me resultan incomodos generalmente, solo algunos.

Y todo esto viene porque hay gente que parece que le dan cuerda, como decimos por aquí. No para de hablar, no deja espacios entre unas ideas y otras, no tienen medida a la hora de hablar. Y sobre todo, si el tema de conversación son ellas mismas, apaga y vamonos. Podrías dejarlas hablando solas ante un servilletero que iban a disfrutar igual. La cuestión no es el dialogo y el conversar, no. La cuestión es decir muchas palabras una detrás de otra. Y tu metes un tema por medio, intentas cambiar de conversación o simplemente das tu opinión, pero da exactamente lo mismo. Como si oyeran llover. Siguen a lo suyo.

Como me cansan, la virgen.

También puede que te interese...

  • Clientes10 septiembre, 2013 Clientes (4)
    Ya lo he escrito en alguna ocasión antes pero hace mucho mucho tiempo y ahora hay muchos […]
  • Chivo Expiatorio28 julio, 2009 Chivo Expiatorio (1)
    Hoy me ha tocado, de nuevo, ser el chivo expiatorio de un problema en mi trabajo. Por […]
  • Profesionalidad16 marzo, 2010 Profesionalidad (3)
    La profesionalidad se puede ver en muchas cosas. En tomar interés por tu trabajo, en […]
  • Instinto maternal21 septiembre, 2017 Instinto maternal (2)
    ¿Os he contado alguna vez que carezco del Instinto maternal? Pues eso, me fascina y me […]
  • No leéis29 mayo, 2014 No leéis (0)
    Que rico es nuestro idioma y cuantas formas nos permite de decir exactamente lo mismo. O […]

1 thought on “Hablar por hablar”

Deja un comentario